Menu

[Opinión] El individuo libre e Infinite

[Opinión] El individuo libre e Infinite

Antes de comenzar este artículo de opinión es menester indicar que va a estar lleno de spoilers del videojuego Sonic Forces, sobretodo del personaje de Infinite y todo el trasfondo que le sigue. Si no has jugado al juego, te recomiendo no leas el siguiente artículo si quieres conocer al personaje (y la trama del videojuego) una vez lo adquieras, por menos de 30€ lo puedes encontrar fácilmente en cualquier tienda de primera mano.

Este artículo iba a continuar la estela de “mi problema con” The Legend of Zelda: Breath of the Wild. Aprovecho estas líneas para daros las gracias por el feedback, recibí varios puntos de vista muy interesantes. Sin embargo, si me pusiese a escribir sobre ese juego seguramente necesitaría como un artículo entero para hablar del que, para mi, ha sido el mejor personaje de todo el videojuego (con mis respetos al Dr. Ivo Eggman Robotnik que, por fin, se ha puesto las pilas y ha demostrado ser un villano formidable). Se trata de Infinite, un chacal que abandonó su pasado para ayudar al Dr. a crear su mundo ideal.

Es importante decir que hay que leerse el cuarto cómic de Sonic Forces para conocer este detalle. Detalle que ha sido confirmado por los desarrolladores que es canónico (está muy bien hacer productos transmedia, pero si en el videojuego no lo explicas bien… Puede dar a muchas incógnitas sin resolver). En ese capítulo Infinite decide luchar junto con Robotnik a cambio de poder (“hagámoslo doctor. Te ayudaré a cambiar este mundo”).

Tras todo esto tenemos los acontecimientos de Sonic Forces, en los que Infinite demuestra ser un villano que podría incluso superar al magistral Mephiles the Dark de Sonic 2006. Un villano que disfruta con el sufrimiento de los demás, que disfruta haciendo daño a los demás, que mata sin ningún remordimiento… Vamos, un tipo al que hay que tener un poco de respeto (y no, tras darle la paliza de tu vida y tenerte seis meses supuestamente torturado preguntarle que cual es su color favorito o que si le gusta dar paseos románticos por la orilla de la playa… En serio, ¿en qué estaban pensando?).

Sin embargo, aún en mi vorágine de enamoramiento con Infinite (y lo que me queda), el personaje peca de un problema enorme, gigantesco y mortífero para cualquier ser humano: el orgullo. Puede entender que, en lo que viene siendo el juego, Infinite no mate a Sonic, ya que si no qué gracia tendría el juego (sí, podría marcarse un Mephiles, pero repetir esa fórmula… No sé, creo que preferiría recordar ese momento como “el momentazo de Mephiles” y no como “el momentazo de Mephiles que más tarde copió X villano de Sonic”.

Pero… Madre mía cuando juegas al episodio Shadow. Madre mía cuando, tras una campaña en que tanto Infinite como Robotnik se les va la cabeza y deciden lanzar un sol virtual a la Tierra para cargarse a toda la Resistencia (el Rubí Fantasma es, probablemente, una de las mejores invenciones que se haya podido crear para un villano en cualquier videojuego. Lástima que no lo exprimiesen tanto como tendrían que haber hecho), cuando durante toda la historia ves a un Infinite que te pone en situación, que llegas hasta a enamorarte de él… De repente llega el episodio Shadow, concretamente el segundo nivel… Todo se derrumba.

Os hago un resumen rápido de la escena, imaginaos que el que habla es Infinite: “buaaa buaaa, Shadow me ha dado una patada y lloro y tiemblo porque soy débil pero no lo soy, buaaaa buaaaa, quiero pegarle a Shadow porque es tonto y yo soy fuerte”. Vamos, una rabieta de niño pequeño que se carga por completo al personaje.

Cómo es posible que 30 segundos de cinemática se carguen a un personaje tan épico como lo es Infinite en la campaña principal del juego… Tras un marco como este, difícil me resulta defender a Infinite. Y es algo que jamás me entrará en la cabeza. Mi problema con Sonic Forces se resume en una pregunta: ¿cómo es posible que, tras idear una idea MAGISTRAL, con una historia más o menos decente, y tras crear un contexto, el Rubí Fantasma, sabiendo que tienes el pelotazo de Sonic Mania, un Robotnik que se pone serio y un nuevo villano que tenía a todos los fans de Sonic en vilo…? ¿Cómo me haces esto, Sonic Team?

O sea, sabes perfectamente qué quieren tus fans, sabes qué es lo que anhelan en tu franquicia, AMAN Sonic, porque la comunidad de Sonic probablemente es la comunidad más unida y con más ilusión por sus juegos. Desde fuera la gente odia a Sonic, quieren enterrarlo cuando no está muerto, se empeñan, pero eso da igual. Da un golpe en la mesa como lo has dado con Sonic Mania y demuestra que Sonic tiene mucho que ofrecer y mucho que vivir.

Pero no me hagas un juego de Sonic Moderno con niveles que duran nada y con un Sonic que, aun habiéndole dado la paliza de su vida, de jugar, literalmente, a voleibol con su cuerpo, le suelta a su casi asesino una broma cutre. Eso ni tiene ninguna gracia. Os voy a ser sincero, la primera vez que vi la escena de Infinite con Sonic cuando soltó la coña de “jajaja, cual es tu color favorito” tuve que darle al botón Home del Joy-Con de la Switch y parar el juego. Me superó.

Pese a todo, pese a sus problemas, Sonic Forces, un jueguecito que puedes adquirir por 30€ o menos si buscas bien y que, pese a sus grandísimos problemas, lo puedes disfrutar. Os dejo mi análisis del juego por si queréis echarle un vistazo. Llegados a este punto, estaréis pensado “pero Shergiock, ¿qué tiene que ver todo esto que me estás contando con el individuo libre?” Tras esta introducción, vamos con el tema principal.

Lo primero de todo me gustaría aclarar un concepto que he estado leyendo a lo largo de Internet que, sinceramente, me parece una palabra horriblemente despectiva: edgy. Os lo prometo, cuando escuché por primera vez esta palabra pensé que se refería a Miles Edgeworth, de Ace Attorney. Tras indagar vi que edgy era una forma de llamar a esos personajes que parecen “oh, mira que miedo doy, muajaja”. Y en parte puedo entender el concepto… Pero no cuando es injusto. Y con Infinite la gente ha sido muy injusta.

Lo primero de todo, y como bien he comentado al principio, lo que voy a decir ahora es para la gente que sabe quién es Infinite, que se han molestado en conocerle, bien jugando al videojuego o bien viendo una serie en Internet. Quién no conoce a Infinite y solo le insulta o se ríe de él porque otros en Internet lo hacen no merece mi tiempo. Vamos a hacer como que el episodio Shadow nunca haya existido, aunque realmente no nos va a ayudar mucho y además resulta muy difícil (si a mi me cuesta… Madre mía).

Infinite es un personaje que, al igual que Bayonetta, vive su propia vida. En este caso es gracias al poder que tiene, pero, ¿acaso las personas seguras de sí mismas no tienen poder? Unos tendrán más que otros, y no tiene por qué ser un poder de fuerza, puede ser también dinero, posición social… Aunque en el mundo real generalmente la mayor fuente de poder es el dinero. Sin embargo, ¿hace falta dinero para ser uno mismo, para vivir uno su propia vida? Pero esto ya es otra cosa para otra entrada.

En resumen, Infinite hace lo que quiere porque quiere. Es un personaje que tenía un sueño, conseguir más poder, y lo consiguió. Tenía una meta y la cumplió, que luego la jugada le saliese mal es otra cosa, pero él consiguió lo que se propuso, obtuvo el poder que anhelaba y renació. Él puede decir que cumplió su objetivo en la vida, que no se arrepentirá jamás de sus actos, que lo volvería a hacer una y mil veces. ¿Acaso una persona que cumple sus sueños es “edgy”? Si así lo quieres creer, como no, eres libre de hacerlo. Esta es mi defensa ante este concepto tan despectivo en este maravilloso personaje.

Por otra parte, esta su maravilloso temazo musical que comparte su nombre, Theme of Infinite. No quiero poner toda la letra al completo, me gustaría que fueseis vosotros mismos quienes escuchéis la letra, la traduzcáis al español y veáis el mensaje que quiere transmitir. Algunas líneas que me gustan son:

  • Nací con este dolor, solo duele si se lo permites
  • No me detendré hasta que conozcan mi nombre
  • Cogeré lo que es mío, y empezaré esta guerra
  • Solo cicatrices quedan de quién fui
  • Este dolor (persiste). No lo puedo (resistir). Pero es lo que toca para ser infinito.
  • Vives una mentira y eso es lo que nos diferencia
  • Tengo el poder, déjame demostrarte de lo que soy capaz

 

¿Os hacéis una idea, no? Una canción que dice que tengas cuidado, que en su momento yo fui débil, en su momento todos se reían de mi, todos creían que jamás llegaría a nada. Y ahora, tienes que tener cuidado porque ahora soy yo quién tiene la sartén por el mango. Quiero poneros mi caso para que entendáis por qué amo tanto a la canción y al personaje. Y con lo que voy a decir ahora lo último que quiero parecer es una víctima, ahora lo entenderéis.

¿Alguna vez en el instituto tus compañeros de clase se han reído de ti por cualquier cosa? ¿Te han acosado por ser tú mismo, por no seguir la norma establecida de “todos tenemos que ser así porque lo marca la sociedad”? ¿Algunos de tus profesores creían que no tenías potencial y que no cumplirías tus sueños? Vamos, ¿has sufrido acoso escolar? Yo sí. Durante casi tres años fui acosado por mis compañeros de la ESO en el instituto. Pero eso da para otro artículo (y en otro lugar, en VidaoPantalla hablamos de videojuegos y anime).

¿Qué tiene que ver esto con Infinite? Muy sencillo:

  • En mi adolescencia tuve el dolor de que la gente me odiase por ser yo mismo, que me acosase. Pero esa angustia solo me duele si lo permito.
  • Quiero (además por mi carrera es casi obligatorio) que todo el mundo sepa quién soy, qué hago y qué pienso.
  • Si es necesario, cogeré mis armas para demostrar en una guerra verbal, de intelecto y sin ningún tipo de agresión que yo lo valgo.
  • Mi pasado como alumno acosado es solo una cicatriz, ese chaval con miedo ya no existe.
  • Sin embargo, no puedo obviar el hecho de que me muevo debido a ese dolor que me dieron. Pero es lo que toca para transcender.
  • Crees que conoces el dolor, pero yo sé lo que realmente se siente. Eso nos diferencia.
  • Tengo los medios para demostrar mi poder, para demostrar lo que valgo. Permíteme que te lo demuestre.

Creo que ha quedado clara la idea. Ha quedado claro por qué amo a Infinite y por qué os animo a conocer mejor a este personaje. Como dato adicional, si os interesa el tema os animo encarecidamente a jugar a Tales of Berseria, que trata mejor este tema. Pero todavía más importante, si eres un/a alumno/a de instituto que sufre acoso escolar, no te calles, denuncia. Díselo a tus profesores, a tus padres, a quién sea. Pero no dejes que te callen.

No dejes que nadie te impida ser tú mismo/a. En lo más hondo de tu corazón hay una llama que no se apaga por mucho que quieras. Es lo que nos hace estar vivos.

Te puede interesar...

Shergiock

Jefe de marketing. Fan de Resident Evil y de Nintendo, pero abierto a todo videojuego. Estudio Comunicación Audiovisual, y todo lo que tenga que ver con la TV o los videojuegos me chifla. Soy ese que piensa que la música y el sonido son apartados extremadamente importantes en un videojuego.

Comentarios

No comments

Deja un comentario

Próximos Lanzamientos

No hay próximos lanzamientos