//[Opinión] ¡No se pueden comparar Tales of y Final Fantasy!

[Opinión] ¡No se pueden comparar Tales of y Final Fantasy!

Compartir

[Opinión] ¡No se pueden comparar Tales of y Final Fantasy!

Antes de empezar este artículo quiero dejar claro que me he pasado todos los Tales of salvo Legendia, Destiny 2 y Rebirth, y he llegado hasta el final en Final Fantasy VI, VII, el primer disco de IX y terminados varios spin offs como ambos Tactics Advance, Crystal Chronicles y World of Final Fantasy. Aunque siento debilidad por Tales of, Final Fantasy también me encanta. Este artículo simplemente tiene la intención de comentar una comparación entre sendas franquicias JRPG, sin ninguna intención de afirmar «cual es mejor o cual es peor». Ambas son grandes sagas de videojuegos muy recomendables y, que demonios, amamos los videojuegos, ¿no?

Dicho todo esto, me gustaría hablar hoy de un tema que llevo tiempo sobre la oreja, y es la comparación entre los JRPG insignia de Bandai Namco y Square Enix. Personalmente, y como he comentado, siento debilidad por los cuentos de Bamco, pero las fantasías finales de Square también me encantan, en especial sus spin off. No obstante, siento una «hostilidad pasiva»  antes las discusiones, calumnias y peleas que las comparaciones entre sendas franquicias por parte de los jugadores pueda ocasionar.

Antes de ello, me gustaría hacer un breve resumen, para quienes no sean muy asiduos con Tales of y Final Fantasy, con el objetivo de dejar las ideas lo más claras posibles. Como en este blog tratamos en exclusiva los cuentos de Bandai Namco, vamos a comenzar con los invitados del día de hoy, las fantasías finales de Square Enix.

En 1987 Hironobu Sakaguchi desarrolló para Square el primer videojuego de Final Fantasy. Dicho juego salió un año después de Dragon Quest, desarrollado por Chunsoft y publicado por Enix en 1986. Este se convirtió en un éxito tanto dentro como fuera de Japón, y a día de hoy se considera la franquicia JRPG más importante de la industria de los videojuegos. Conseguir este título no ha sido tarea sencilla, y es que para lograr dicho hito ha sido necesario pasar por un sin fin de contenido audiovisuales y de merchandising, no solamente videojuegos tanto principales como spin offs, sino también películas, peluches, figuras, orquestas y, sobretodo, crear una comunidad unida, fuerte, sólida y sonora (quedaos con esto para más adelante).

Porque está claro que una producción audiovisual no es solo el producto en sí, sino también su comunidad, esa que aporta su granito de arena, ya sea con covers, remixes de temas musicales, cosplays, reportajes fans, en definitiva, expandir y difundir la palabra de Final Fantasy. Volviendo al videojuego, con la llegada de PlayStation, Square cambió de distribuidora, y Nintendo dejaría el relevo a Sony, donde se puede disfrutar de la séptima entrega numérica, hoy en día considerada la mejor de la franquicia, del género JRPG y de los videojuegos en general.

Final Fantasy ha sufrido grandes cambios, desde su jugabilidad clásica de sistema de combates por turnos, a un combate más abierto, pasando por un MMORPG para una de sus entregas principales. 33 años de duro esfuerzo y trabajo para pasar de lo que uno fue a lo que uno se convirtió. Un periplo que marcará un temario, por no decir un libro, en la historia de los videojuegos. Y, ¿cómo le ha ido a Tales of?

La historia comenzó en 1995, en Super Nintendo, de la mano de Namco y Eiji Kikuchi, director del juego. Tales of Phantasia, ocho años después, logró ofrecer un JRPG algo distinto a Final Fantasy, con un sistema de combate más «libre», en el que podemos movernos de derecha a izquierda y usar ataques especiales y normales que hayamos equipado previamente. Phantasia se centra sobretodo en historia más personales, desenfadadas, en las que no se muerden la lengua y puede haber más de una conversación subida de tono.

A lo largo del tiempo, y tras una gran evolución del sistema de combate, la franquicia no ha entrado en el terreno del combate por turnos en sus juegos principales. No obstante, uno de sus principales «problemas» es que en su inicio Namco no apostó tanto por Occidente, y ni siquiera llegó en su momento este primer juego a nuestras tierras. Poco a poco la franquicia se ha ido expandiendo más y más en Occidente, pero sin duda es en Japón donde más se ha apostado por la misma.

Tanto es así, que actualmente Tales of es junto con Final Fantasy y Dragon Quest una de las tres franquicias más importantes del género en terreno nipón. Tiene su propio festival anual, una orquesta, juegos de smartphone, spin off varios, así como varios capítulos animados y manganimes de sus juegos. Sin duda, si este contenido llegase a Occidente, estoy seguro de que Tales of tendría más reconocimiento.

Cosplay de Velvet Crowe realizado por la cosplayer italiana Kicka

Y es aquí donde entra la comunidad. Como bien he comentado antes, una comunidad, si es fuerte, es capaz de fomentar la pasión por cualquier cosa a cualquier persona. Sin embargo, Tales of tiene un pequeño problema, y es que su comunidad, aún grande y fuerte, no es sonora, no hace mucho ruido, está calladita, tranquila, disfrutando de los videojuegos, hablando entre ellos, compartiendo dibujos… Y rara vez logra expandir el mensaje hasta que hace ruido y, quieras o no, tendrás en tu time line algo de contenido.

Como ejemplo, haciendo alusión a otra franquicia de Square Enix y Nintendo, está la inclusión de Sora de Kingdom Hearts como DLC de Super Smash Bros. Ultimate. Fuera de debates sobre quién más y quién menos, no me sorprende que una franquicia tan querida como esta sea solicitada para Smash Bros. a pesar de que sus juegos principales, los numéricos, no han pisado terreno nintendero (por supuesto las entregas de GBA, DS y 3DS tienen su importancia tanto como juegos independiente cada uno como en el lore de Kingdom Hearts), ya que al fin y al cabo es una franquicia muy popular y es comprensible este tipo de contenido.

¿Mas por qué está el de Tales of, franquicia que empezó en Nintendo, cuyo título más importante y el primero en 3D fue exclusivo temporal de GameCube, que ha tenido otra gran cantidad de juegos, tan callada en cuanto a contenido? Por supuesto contenido de Lloyd Irving en Smash Bros. hay pero, ¿por qué hay más de una franquicia que es más de Sony que de Nintendo? (No, no estoy diciendo que Sony sea la dueña de Kingdom Hearts, pero no se puede negar que así ha sido hasta hace bien poco con la confirmación de su llegada a Xbox One).

Tomando esto como ejemplo (siempre que pueda hablar de Super Smash Bros. creedme que lo haré :P), viendo que hay dos comunidades bien diferentes, que los juegos de Final Fantasy y Tales of son tan diferentes, ¿por qué tanta comparación «para decidir cual es mejor o peor»? ¿No sería mejor disfrutar de sendas franquicias de videojuegos? O mejor todavía, si una no te gusta, ¿dejar tranquila a la comunidad que sí le gusta?

Ya no solo es que sus jugabilidades sean distintas, es que su legado, su patrimonio, es completamente diferente. Y aunque sí es verdad que una tiene más fama que otra, eso no tiene absolutamente nada que ver a la hora de disfrutar de los videojuegos, y sobretodo del género JRPG. O si no, que se lo digan a los fans de Shin Megami Tensei, Atelier, The Legend of Heroes, Disgaea, y algún que otro JRPG que se me haya olvidado.

Disfrutad de los videojuegos, ¡y del arte!


Compartir