Sáb. Jun 25th, 2022
Compartir

[Columna] Mis cinco motivos para jugar los Zeldas en 2D

Este año estoy volviendo a hacer el #AñoZelda para rejugar todos y cada uno de los juegos de The Legend of Zelda (salvo spin offs) para reencontrarme con mi segunda franquicia de videojuegos favorita. Siempre que saco a relucir lo mucho que me gustan las entregas con vista cenital, o en 2D, muchos fans, especialmente los más jóvenes o que acaban de llegar de Breath of the Wild, les veo con «miedo» por si no les gustará debido al enorme contraste.

Por suerte, yo no soy de esos elitistas que «si no juegas los Zeldas en 2D es que no eres fan, no sé qué, muéstreme el carnet, haga usted el favor«. A esa gente vamos a decirles que sí, que no sois fans y seguimos a lo nuestro. Estas entregas son: The Legend of Zelda, Zelda 2: The Adventure of Link, A Link to the Past, Link’s Awakening, Oracle of Ages y Seasons, The Minish Cap, Phantom Hourglass, Spirit Tracks y A Link Between Worlds (recuerdo que no voy a contar los spin offs).

Como podéis ver, son muchos, diez de los dieciséis juegos principales que hay. Hoy me gustaría compartir cinco motivos por los que te animo a descubrir estos viajes.

1. Exploración cenital

La mayor diferencia entre los Zeldas en 3D y 2D es la cámara. Mientras que en los 3D podemos moverla libremente con una perspectiva desde atrás como la general, en la 2D está en cenital, es decir, desde arriba (técnicamente sería en picado, pero ya sería entrar en tecnicismos un tanto pretenciosos). Esta exploración puede resultar «aburrida», pero todo lo contrario. No hay nada más satisfactorio que encontrar secretos y completarlos, y eso lo saben hacer muy bien los Zeldas en 2D.

Además de que le da cierto encanto que se complementa genial con los siguientes puntos:

2. Portabilidad

Todos los Zeldas en 2D se pueden jugar en modo portátil. Originalmente los de NES y SNES eran de sobremesa, pero recibieron ports para GBA. Además, en la actualidad en Nintendo 3DS puedes jugarlos junto con los Oracle of (aunque to the Past es exclusivo de la familia New Nintendo 3DS). Minish Cap, Phantom Hourglass y Spirit Tracks son jugables en WiiU. Os puedo asegurar que no hay nada como estar en la calle o en el campo y jugar a estas entregas de bolsillo. Sobre todo cuando llegamos al siguiente punto:

3. Mazmorras perfectamente diseñadas

Mi parte favorita de todos los Zeldas son las mazmorras (pausa para que la gente que me conoce piense en lo que opino de las Bestias Divinas), y aunque las 3D son geniales, no hay nada como las de 2D. Mazmorras geniales, una exploración satisfactoria, diseños bien elaborados… Sé que en palabras es difícil expresarlo, pero una vez os animéis a jugarlos, entenderéis a lo que me refiero. De hecho, ¿sabías que los Zeldas de la familia GameBoy requieren de una llave para entrar en ellas?

Es un detalle que me gustó y que el remake de Link’s Awakening mantiene, ofreciendo aún más exploración a la experiencia. Porque al final estos juegos son…

4. Otra perspectiva del mismo juego

Al final los Zeldas en 2D son el mismo juego. Sigue siendo Zelda, siguen siendo exploración, siguen siendo mazmorras, siguen siendo una historia increíble, una banda sonora de escándalo, un viaje inolvidable. Lo único que cambia es que ahora no tienes control sobre la cámara, ¿realmente querrías perderte esta experiencia solo por eso? Si te da algo de «miedo» por si no te acabará gustando, yo te recomiendo mucho el remake de Link’s Awakening, A Link Between Worlds y Minish Cap, pues son los más accesibles para nuevos fans. Y, por supuesto, lo que más puedes disfrutar es del…

5. Legado indie

The Legend of Zelda, especialmente A Link to the Past, ha sido un estandarte para muchos artistas a la hora de crear sus propias obras. De hecho hoy en día a estos juegos no se les conoce popularmente como Dungeon Crawler o juego de aventuras, sino que directamente decimos «es un Zelda indie«, demostrando el enorme potencial que ha tenido la saga para la industria. Algunas de mis recomendaciones son Oceanhorn: Monster of Uncharted Seas, Blossom Tales, Anodyne, Ocean’s Heart, incluso The Blinding of Issac, o los próximos Tunic y Elementallis.

Honestamente, si te gusta The Legend of Zelda y te consideras fan, yo te animo encarecidamente a probar todos los juegos. Pero también te digo que no tengas miedo, que nadie tiene derecho a decidir si eres fan o no porque te guste todo o solo una parte. Y, si te encuentras con alguien así por la vida, dile que sientes mucho tener problemas de memoria, porque no recuerdas haber pedido su opinión.


Compartir

Por Sergio Ortuño Fernández

Graduado en Comunicación Audiovisual. Jefe de Relaciones Públicas (PR) de VidaoPantalla. Guionista, doblaje, locución y presentación de radio y TV. Shergiock@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.