Mar. Jun 15th, 2021
Compartir

[Análisis] Little Nightmares 2, la humildad de las pesadillas

Hace casi cuatro años que el mundo pudo conocer Little Nightmares, la obra de Tarsier Studios que distribuyó Bandai Namco en todas las plataformas. El éxito del título lo llevó a añadir nuevos DLCs para expandir su historia, así como a tener un juego para dispositivos móviles.

Ahora, la compañía sueca está de enhorabuena, pues los padres de Pac-Man han producido la obra que hoy nos atañe: Little Nightmares 2. Ya disponible en Nintendo Switch, Steam, Google Stadia, Xbox One y PlayStation 4, versión que analizamos, se postula como uno de los grandes reconocidos del año por su narrativa: oscura a la par que misteriosa.

Tanto si has disfrutado de la primera entrega como si no, te recomendamos encarecidamente dar una oportunidad a este juego, pues se trata de un viaje difícil de olvidar lleno de secretos, objetos a coleccionar, y una narración de infarto. Acompaña a Mono y Six en su escapada de un mundo lleno de pequeñas pesadillas.

No queremos destriparos la historia, por lo que lo único que os diremos es que controlamos a Mono, un niño que viste un abrigo y lleva una bolsa de papel en la cabeza, y tendremos la compañía de la protagonista del primer juego que nos ayudará a resolver una serie de puzles para avanzar.

Aunque a primera vista puede parecer que al estar acompañados se pierde la sensación de soledad y melancolía, no se siente así, se siente con mucha naturalidad y hace que quieras proteger su vida tanto como la tuya. En cuanto a los puzles sí que es verdad que algunos se podrían hacer con un solo personaje, no obstante, os aseguramos que todo tiene un por qué que en un análisis no podemos explicar.

Lo importante de Little Nightmares 2 es la narrativa, es decir, en el cómo cuenta su historia. Al igual que su predecesor, aquí no tenemos en ningún momento diálogos en pantalla en texto, sino que utiliza la comunicación no verbal para crear su mundo y generar sensaciones de incomodidad y terror.

[Análisis] Little Nightmares 2, la humildad de las pesadillas

Ello es importante, pues este tipo de comunicación es el más universal y da igual tu lugar de procedencia, entenderás a los personajes. Merece mucho la pena hacer este viaje donde acabarás pillando cariño a los personajes y viviendo sus peores pesadillas. No queremos decir nada, pero el final, desde luego, no dejará indiferente a nadie.

¿Es obligatorio, eso sí, jugarse el primer juego antes de probar este? No, pero sí que es verdad que si lo haces te darás cuenta de detalles que te sacarán algún que otro “anda”. La narrativa además se fusiona a la perfección con el estilo artístico del juego.

El apartado estético es una completa maravilla. No solo por lo bello que se ve (si entendemos en este caso la belleza como algo bizarro, oscuro, tenebroso y simbólico), sino también por esa paleta de colores en la que predomina el azul oscuro.

Lo carismático es cómo hace que los niños vean el mundo como un sitio enorme y tenebroso a explorar. De hecho, podemos interactuar con casi cualquier objeto, aunque no todos tienen una función especial ni nada por el estilo. Esa sensación de sentirse pequeño en un mundo desconocido del que no sabemos nada logra transmitirse en la pantalla.

Los diseños de los personajes también tienen su aquel, con extremidades deformadas y que realmente llegan a asustar y a ponerte en alerta. Si tenéis la oportunidad de ver el libro de arte, tanto el digital como el físico, echadle un ojo porque los diseños son una verdadera pasada (aunque antes pasaros el juego que uno de ellos tiene spoiler).

Como lo es también la dirección de sonido de Little Nightmares 2. Además de una banda sonora genial que logra una inmersión en su universo, los efectos de audio y los gritos de los personajes dan verdadero terror, generan angustia y consigue que quieras escapar a toda costa. Una pega es que algunos temas pueden ser poco memorables, no obstante, mientras juegas estará en tu mente sin que te des cuenta.

[Análisis] Little Nightmares 2, la humildad de las pesadillas

Y hablando de jugar, pasamos ya al apartado jugable. Hay que destacar que la jugabilidad apenas ha cambiado respecto al primer juego: sigue siendo un plataformas en 3D de scroll lateral con resolución de puzles y del género de escapismo. Si has jugado al anterior título, verás que apenas ha cambiado (de hecho puedes probar Little Nightmares 2 gracias a su demo en todas las plataformas).

Los únicos cambios que ha añadido es la posibilidad de agarrar de la mano a Six, que nos será útil en momentos cruciales, el poder llamarla y… Poco más. En ese aspecto no se siente muy innovador, aunque hay que destacar que el control es muy preciso y si te equivocas sabes que no ha sido por culpa del videojuego.

El mando se siente como una extremidad más de tu cuerpo, hace que la inmersión sea real. Lo que sí hay que destacar es que se ha añadido una especie de sistema de combate donde podremos coger objetos pesados como hachas o tuberías de acero para golpear a los enemigos.

Por desgracia, dada la duración del juego, estos combates son un tanto anecdóticos y no ocurren con frecuencia. Si por algún casual Tarsier Studios se plantease hacer contenido descargable que añada nuevos niveles, sería interesante ver uno con este tipo de situaciones.

Los puzles se dividen en varias mecánicas: desde pulsar interruptores con objetos específicos, tirar de palancas, recoger llaves o baterías para los enchufes, escapar simplemente de los enemigos… Algunos capítulos tienen además una mecánica en común, por ejemplo en el hospital muchos puzles se resolverán gracias a la linterna.

Eso sí, hay que decir que esta obra no es para todo el mundo, pues aunque algunos puzles tienen su dificultad, otros tantos elevan un poco el pico, lo que puede llegar a ser tedioso para jugadores más casuales. Por suerte, tenemos vidas infinitas y puntos de guardado muy frecuentes. Por último decir que hay una serie de coleccionables: sombreros para Mono y vestigios ocultos por los niveles.

[Análisis] Little Nightmares 2, la humildad de las pesadillas

En conclusión, Little Nightmares 2 es una obra que no te puedes perder. Claro aspirante a ganador en las categorías de Mejor Narrativa, lo puedes encontrar a un precio de 30€, y durando lo que es la campaña principal unas 6 horas (el doble si te quieres sacar el platino aproximadamente) creo que los merece bastante.

Hablando ya en lo personal, considero que el debate de si los videojuegos deben costar lo que valen es correcto, me interesa hablar siempre del tema. Y cuando un juego lo vale y cuesta lo que debe costar, me es imposible no recomendarlo. Cortito, pero muy intenso, difícil de olvidar y, sobre todo, muy humilde.

Ahora es tu turno. ¿Serás capaz de sobrevivir a las pequeñas pesadillas junto con Mono y Six?

Este análisis se ha escrito desde la versión de PlayStation 4 con una clave que ha facilitado Bandai Namco a VidaoPantalla.

Unboxing Edición de Televisión Little Nightmares 2


Compartir

Por Sergio Ortuño Fernández

Graduado en Comunicación Audiovisual. Jefe de Relaciones Públicas (PR) y Community Manager de VidaoPantalla. Redactor en DeVuego. Guionista, presentador. Fan de Resident Evil y amante de los videojuegos y la televisión. Shergiock@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *