//[Análisis] Little Nightmares

[Análisis] Little Nightmares

Compartir

El equipo sueco de Tarsier Studios nos brinda uno de los títulos de horror que más ha llamado la atención de los fans de este género. Ya en sus primeros tráilers y gameplays que se mostraron, resultaba llamativa la ambientación y el diseño dantesco de los enemigos. Los chicos de…

Nota:

Historia - 8
Jugabilidad - 8.5
Gráficos - 9
Sonido - 8.5
Duración - 6.9

8.2

El juego de Tarsier Studios viene para compartir el trono con Inside y Limbo, en un título tan extraño como fascinante. La narrativa es muy sutil, la tensión constante y el apartado artístico brillante. Es difícil calificar una obra como Little Nightmares.

User Rating: Be the first one !

[Análisis] Little Nightmares

El equipo sueco de Tarsier Studios nos brinda uno de los títulos de horror que más ha llamado la atención de los fans de este género. Ya en sus primeros tráilers y gameplays que se mostraron, resultaba llamativa la ambientación y el diseño dantesco de los enemigos. Los chicos de Tarsier ya han tenido experiencia previa al ayudar en el desarrollo de los dos primeros Little Big Planet y desarrollaron la versión del juego para PS Vita.

¿Habrá llegado Little Nightmares a la altura de las expectativas? Al principio del juego despertaremos en una habitación sucia y húmeda, y desde ese preciso instante estaremos en constante movimiento para salir de la extraña isla artificial en la que nos encontramos.

Al igual que con Limbo, Little Nightmares se niega a contarnos trasfondo o trama de forma directa, aunque tampoco es que la historia sea inusualmente compleja. Lo poco que sabemos al empezar es que estamos es una especie de isla artificial, plagada de extrañas criaturas asustadizas con cabeza piramidal y cuerpo grisáceo y perturbadores monstruos que trataron de cazarnos para satisfacer sus oscuros motivos.

No podremos defendernos de los enemigos, sino que tendremos huir y escondernos de ellos, aunque a veces es posible darles esquinazo resolviendo puzles eventuales. Nosotros asumiremos el rol de un personaje con una especie de chubasquero amarillo llamado Seis; una niña armada simplemente con un mechero. La sensación de vulnerabilidad es total.

A lo largo de cuatro episodios, seremos acechados por uno o varios monstruos diferentes, teniendo que huir en la gran mayoría de los casos de ellos, y despistarlos resolviendo pequeños puzles. La sencillez de los controles es parte del encanto del título. No podremos acumular ítems ni hay ninguna clase de interfaz para garantizar una inmersión absoluta. Nuestro personaje se limitará a un salto limitado y a coger pequeños objetos del suelo, que podrá usarlos en el entorno, como llaves para abrir cerraduras o juguetes ruidosos para distraer a los enemigos.

Esta es la clase de puzles que veremos en el juego. Usar una picadora de carne con la que hacer una liana de salchichas.

A medida que vamos avanzando por los cuatro breves, pero intensos capítulos de los que se compone el juego, nos encontraremos dos coleccionables. Una muñeca de porcelana que al destruirla liberará una extraña energía negra y las asustadizas criaturas citadas antes, desbloqueando con estas últimas diseños y arte conceptual del juego, pudiendo verse esto en los extras del juego.

El nivel visual de Little Nightmares es uno de los puntos en donde más brilla el título, ofreciendo un juego de iluminación espectacular, acompañados de unos inmensos escenarios que no hacen más que aumentar nuestra sensación de vulnerabilidad. Normalmente, las áreas por las que vamos pasando tendrán detalles que contarán por si sola la historia de la grotesca isla artificial en la que estamos atrapados.

Mención especial el diseño artístico de los monstruos que tratarán de cazarnos, cuyo aterrador aspecto parece sacado de las pesadillas más terroríficas de un niño.

Estas son las únicas criaturas no hostiles que nos encontraremos a lo largo del juego, que nos echarán una mano eventualmente.

Acostumbrado a la escasa duración de este tipo de juegos como Limbo o Inside, el título de Tarsier Studios dura unas escasas 3 horas y media, en las que se comprime decenas de escenas tensas y momentos memorables que ya quisiesen tener títulos de más larga duración.

No es de extrañar pensar que este juego está dirigido a un nicho muy específico de jugadores en el saturado género del terror, por lo que es más que entendible que es una obra que no contentará a todos por igual.

Little Nightmares es una historia qué si comprendes los juegos como forma de expresión artística, vas a disfrutarlo enormemente, sin llegar a la calificación de obra maestra. Merece la pena jugarse por su brutal ambientación, la sensación de vulnerabilidad tan bien conseguida y los peligros dantescos que nos acosan en la isla artificial.

Little Nightmares podrá adquirirse a partir del 28 de abril para PC, Xbox One y PS4. Este análisis se ha realizado desde la versión de Steam con un código de descarga que ha facilitado Bandai Namco a VidaoPantalla.


Compartir