[Análisis] Joggernauts

Análisis Joggernauts

La primera palabra que podríamos utilizar para describir Joggernauts es amor-odio. Después podemos continuar con un vicio derivado de la dificultad de los niveles y podemos terminar con un sistema de juego difícil pero satisfactorio una vez consigues dominarlo. Estos son los tres puntos principales del juego que vamos a analizar: Joggernauts, una obra desarrollada por Space Mace y distribuida por Graffiti Games.

Nada más empezar el juego nos encontramos con una escena en la que el capitán de una nave espacial habla a su tripulación con aspecto decepcionado. La nave espacial se ha roto y los trofeos del capitán se encuentran ahora repartidos por el espacio. Con esta breve introducción tenemos más que suficiente para meternos de lleno en este juego y sus niveles que tendremos que repetir hasta lograr pasar.

Cambia, cambia, cambia, salta…vuelve a intentarlo

Empecemos por lo más básico, ¿cómo funciona Joggernauts? Dejando de lado el primer nivel de tutorial, que es relativamente sencillo, a partir del segundo nivel nos enfrentaremos a un verdadero reto. Este se hará mucho mayor si jugamos en modo cooperativo. Para muestra un botón, podéis ver un vídeo del caos que se puede llegar a formar a continuación:

La partida comienza con un pelotón de entre 2 y 4 personajes, según el modo de juego -individual o cooperativo- los cuales se moverán atendiendo a dos botones de los mandos: saltar y cambiar. El primero tendrá un efecto obvio, y el segundo hará que el personaje que reciba la orden de cambiar se ponga el primero de la fila. El resto seguirá la fila en orden, y aunque el primero decide que camino tomar, todos tienen la opción de saltar por separado -aunque obviamente en individual el jugador controla el salto de ambos personajes con dos botones del mando separados-.

El cambio de líder de grupo es muy importante, pues cada uno de los personajes del grupo es de un color distinto, y los escenarios requieren que un color determinado esté el primero en puntos concretos para poder avanzar y no morir, lo que por cierto lleva a reiniciar el nivel. Este último punto hace recordar bastante a Bit.Trip Runner, pues el más mínimo error nos hará regresar al inicio de la fase, dando igual la altura del nivel a la que nos encontremos en ese instante, aunque esto tiene sus peros.

Aunque a diferencia de este juego tendremos varias porciones de vida a las que aferrarnos, lo que no quita que la dificultad sea exponencialmente superior en este, por lo que quedarían empatados.

Esto no es necesariamente malo, de hecho, es bastante interesante tal y como está planteado, pues anima a los jugadores a seguir intentándolo una y otra vez. Echando más y más horas en completar los niveles de este Joggernauts.

Joggernauts incita a los jugadores a seguir probando una y otra vez

La vida en Joggernauts funciona de la siguiente forma: cada personaje solamente puede interactuar con elementos del escenario que sean de su mismo color. En caso de ir en cabeza y tratar de utilizar un elemento de otro color, este personaje perdería una quinta parte de la salud compartida del equipo y desaparecería de la pantalla durante uno o dos segundos.

Mientras tanto, el resto de los personajes deben seguir corriendo hacia delante, aunque sin contar con este color entre sus filas, lo que puede hacer que se produzca una muerte en cadena perdiendo los cinco corazones de la vida total. En cooperativo puede llegar a ser mucho más complicado que en individual, pues intervienen muchos factores para evitar muertes en cadena.

Esta locura que es Joggernauts se extiende por tres mundos con unos 20 niveles en total. Una vez el/los jugadores se han habituado a los controles, es algo más sencillo moverse por los niveles, pero es casi imposible evitar una cantidad obscena de muertes entre nivel y nivel por la complejidad que lleva coordinar todos los personajes, e incluso todos los jugadores al mismo tiempo.

Por ejemplo, en el modo multijugador, si la persona que lleva el control de la fila -el personaje que está primero- decide saltar un elemento y alguien decide tomar el control a mitad del salto, este personaje se cambiaría de forma inmediata, se encontraría a mitad del salto y el jugador que saltó primero debería saltar de nuevo. Puede sonar un poco complejo, pero os aseguramos que lo es aún más. Lo que no quita que sea muy divertido.

Todavía queda un detalle importante sobre la jugabilidad que no hemos comentado, y es que la dificultad no solo radica en completar bien los niveles, que ya sería más que suficiente en un juego normal. No, Space Mace ha querido ir un paso más allá y han colocado una serie de trofeos por los niveles que debemos recoger si queremos completarlos con éxito. Y si alguien se había pensado que estos trofeos estarían puestos para cogerlos fácilmente, es que aún no se ha dado cuenta de la forma en que los responsables han querido diseñar este juego.

Nada está mascado, todo hay que hacerlo. Los trofeos se encontrarán encerrados detrás de llaves. Estas llaves tienen colores y por supuesto no hay solamente una, sino varias para los distintos colores. Si un jugador coge una que no sea de su color, todas desaparecen de golpe.

¿Pensabais que con esto se terminaban las dificultades? Joggernauts siempre tiene una sorpresa extra para los más atrevidos, o ingenuos, depende de como se mire. Según se vayan avanzando niveles no solo tendremos que pasar por diversas plataformas teniendo en cuenta los colores, sino que se unirán a la fiesta interruptores y palancas que harán a los jugadores replantearse la forma de jugar.

Mantiene una gran dificultad, aunque siempre de forma justa

Ahora una buena noticia. Antes hablábamos de ciertos peros a la hora de morir y reiniciar el nivel. Los responsables de Space Mace han pensado un poco, y de forma inesperada, en la felicidad de los jugadores. Podemos obtener ciertos pick-ups que nos darán recompensas como: puntos de control o escudos para proteger al equipo de errores como tratar de interactuar con un color erróneo o chocarse con algún obstáculo. Estos elementos son obviamente compartidos con todo el grupo.

Un detalle muy importante, y que le da muchos puntos positivos a este juego es que nunca se siente injusto. El jugador sabe en todo momento cuál es el motivo que le ha llevado a morir y empezar de cero. Generalmente en cooperativo suele ser culpa del jugador que ha decidido envalentonarse y volverse líder en un momento inadecuado. Además de esto, completar un nivel siempre resulta un alivio general para todos los integrantes del grupo, e incluso en muchas ocasiones nos hemos replanteado volver a intentarlo para hacerlo mejor.

Por lo que hemos jugador, realmente la mejor forma de disfrutarlo es con un grupo de amigos para reír y llorar en común, aunque en el modo individual también se le puede sacar mucho partido. El problema del modo individual radica en que tendremos que controlar a dos personajes al mismo tiempo, algo que en cooperativo se reparte entre dos, tres o cuatro personas. Pero no creemos que nadie debiera dejar de probarlo, si le interesa la idea del reto que propone Joggernauts, aunque solamente pueda jugar el modo individual.

Dejando de lado los aspectos jugables, que en este título es realmente de lo más importante, el apartado gráfico realmente acompaña muy bien a la obra. Es un juego que se basa mucho en los colores, y tanto los personajes como el entorno están muy bien hechos, escogiendo en todo momento colores adecuados para una jugabilidad fluida con mayor facilidad.

Es muy interesante el efecto que han creado para el cambio entre personajes. Se trata de una habilidad que se utilizará MUCHO durante la partida, por lo que está claro que sabían que tenía que ser algo que funcionase rápido, pero al mismo tiempo fuese atractivo para el jugador, y claramente lo han logrado.

También el diseño de sonido funciona muy bien en Joggernauts, los personajes tienen un tono de voz distorsionado y agudo que resulta bastante divertido durante los cambios de líder. Durante la partida iremos escuchando una banda sonora interesante y sobre todo muy divertida y cargada de energía. No resulta memorable en ningún momento, pero tampoco hacía falta para lograr un muy buen juego. Acompaña bastante bien y eso es más que suficiente.

Uno de los cooperativos más difíciles y satisfactorios

En definitiva, Joggernauts es un título con una jugabilidad muy concreta y sencilla, fácil de comprender, pero muy difícil de llevar a la práctica en cada uno de los escenarios que nos propone Space Mace. El juego puede ser jugador de forma individual o en modo cooperativo. En este punto querríamos hacer un paréntesis, y es que a pesar de querer dejar claro que el juego no desmerece en su apartado individual, es cierto que es difícil llegar a completarlo siendo solo una persona.

Es uno de estos juegos que requieren del refuerzo grupal para poder llegar a completarlo, de lo contrario probablemente será un juego muy divertido y desafiante, pero que se quedará relegado a sesiones no muy largas de juego prolongadas en el tiempo.

Antes de terminar, si que podría ser interesante destacar que hay un punto que no tiene ninguna relevancia en el juego y es la historia. Y es que no la necesita para nada. Es un juego divertido, logra entretener durante muchas horas a un grupo de personas y te hace sentir emociones por el mismo gameplay. Desde la emoción de estar a punto de completar un nivel complejo, hasta la frustración por repetir veinte veces el mismo nivel y perder siempre casi al final -y esto es verídico-.

Concluyendo, y esta vez de verdad, Joggernauts es un juego que pretende devolver la vida al cooperativo tal y como en su momento consiguió Overcooked, aunque exponencialmente más complejo como ya hemos comentado. Es un juego muy divertido y disfrutable. No apto para personas con una tolerancia cero a la frustración, pues ningún nivel se pasará a la primera.

Una gran experiencia para pasar unas buenas tardes disfrutando de su modo cooperativo, trazando estrategias de orden para ir eligiendo al líder y gritando en el grupo porque finalmente nadie se pone de acuerdo.

Ueki Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *