Mié. Dic 8th, 2021
Compartir

 

Cuando era pequeño y mi andadura por el mundo de los videojuegos apenas comenzaba, mis padres me regalaron una Nintendo DS con un juego que siempre odié debido a que era incapaz de completar, me perdía en su mundo, todo resultaba terriblemente complicado y en muchos casos laberíntico, llevándome al punto de abandonar el juego a la mitad; ese juego fue Wario: Master of Disguise, mi primer metroidvania, y uno de los juegos que probablemente nunca olvidaré como seguidor de esta industria.

Y si he empezado con esta anécdota sobre mis inicios como jugador es para destacar mi indiferencia con este género, uno el cual aborrecía completamente hasta la llegada de uno de mis juegos favoritos y que soy incapaz de clasificarlo otra manera que no sea perfecto, me refiero a Hollow Knight”, el primer metroidvania que complete y rejugué hasta conseguir ver todo lo que el juego tenía que ofrecer, así pues tras este descubrimiento, me lancé a probar distintas obras del género, pero ninguna consiguió despertar en mi ese afán y sensaciones únicas que habían acudido a mí con Hollow Knight”, y esto fue así, hasta la llegada de Metroid Dread, uno de los juegos llamados a ser clásico atemporal.

Metroid Dread es la nueva entrega de la afamada saga Metroid, la cual tiene en su haber 4 títulos de la línea principal, y unos cuantos spin-off (como la subsaga Prime, Federation Force…). Este juego esta llamado a ser la quinta entrega de la línea principal, la cual llega tras casi 20 años después de Metroid 4, el llamado Metroid Fusion. Así pues, era trabajo de los desarrolladores, MercurySteam, resucitar esta saga que se hallaba en un estado catatónico del cual solo había despertado levemente para presentar un remake de la segunda entrega para la consola 3DS, el Metroid Samus Returns que traía a la actualidad el Metroid Return of Samus de GameBoy.

Y si hablamos del juego en sí, estamos ante una obra maestras sin contemplaciones, un juego que destaca en todos los apartados pero que brilla por un magnífico diseño de niveles que es capaz de conformar un laberinto inteligentemente diseñado para resultar lineal sin aparentarlo. Esto es debido a unos mapas gigantescamente laberínticos que cuentan con la capacidad de guiar al jugador sin necesitar el uso de marcadores que nos especifiquen claramente el lugar a donde ir, siempre tendremos un punto que explorar o lugar en el que rebuscar en busca de nuevas habilidades o mejoras que nos permitan hacernos más fuertes o seguir avanzando. Reitero, todo esto es simplemente gracias a un inteligente diseño de niveles que domina la sutileza por encima de todo lo demás.

Aunque en ciertos puntos esto puede llegar a rivalizar con la propuesta de exploración libre ya que en ciertos puntos de la aventura se nos cerrarán por motivos argumentales algunas rutas o caminos, dejando únicamente una vía que nos guiará hasta nuestro siguiente objetico, aunque también cabe decir que este tipo de excusas se usan simplemente en un par de ocasiones sí que cabe destacar que pueden llegar a molestar a aquellos jugadores que busquen una experiencia menos lineal.

El juego en sí aún con las facilidades que propone para evitar que nos perdamos, tiene algunos puntos de exploración más libres en los cuales si que podremos llegar a desorientarnos y acaban rebuscando entre las salas, zonas nuevas para avanzar. Además de todo lo bueno del diseño de niveles, Metroid Dread es un juego clásico de la saga actualizado a estándares modernos, con todo lo que ello implica. Si por algo es conocida la saga (a parte de haber inventado un género), es por una ambientación lóbrega y solitaria, con distintos mapas que poseen ambientaciones muy características que permiten distinguir cada zona. Si algo no se ha perdido aquí, es la ambientación, la cual gana enteros con la idea de dejar atrás los pixeles para presentar un apartado gráfico en 2.5 dimensiones que nos permite apreciar unos fondos del escenario bien trabajados y que aportan a la inmersión.

Además de todo esto y las ambientaciones variables, Metroid Dread sigue con la idea de la soledad y la exploración inhóspita, y por eso, además de presentar elementos comunes a la saga añade a los E.M.M.I, unas criaturas robóticas que perseguirán a Samus y que con un mínimo roce serán capaces de acabar con nosotros. Cada encuentro con ellos prácticamente garantiza nuestra muerte y generando fases de sigilo y agilidad que aportan una variedad muy fresca y divertida al juego, produciendo unas escenas de tensión más propias de un Resident Evil. Como otro apartado a favor de esta mecánica, es importante recalcar que los E.M.M.I están relegados a zonas acotadas, por lo cual existe una diferenciación entre la exploración más relajada y los momentos de mayor tensión.

Otro de los elementos que es capaz de apoyar a esa atmósfera tan característica de la saga es la música, la cual resulta verdaderamente ambiental y es capaz de ponernos en situación, destacando sobre los demás el tema de las secciones de los E.M.M.I. Además de esto, el diseño de audio es inmejorable, con la capacidad de replicar todos los sonidos y ser muy inmersivo.

Aunque no todo en Metroid Dread es perfecto y esto es debido a la existencia de un problema ya clásico de la saga y el cual son los bloques ocultos, una mecánica que consiste en que ciertos bloques del escenario pueden ser destruidos, y en muchos casos las evidencias que nos permitan distinguirlos del resto del escenario son nulas, creando así momentos en los cuales pararemos en seco la exploración para empezar a disparar misiles a todas las paredes de la habitación hasta encontrar los bloques ocultos.

El problema de esta idea se hace perceptible cuando desde la propia desarrolladora se proponen ciertos elementos para paliar este problema: uno de ellos es que las habitaciones en las cuales exista un secreto se marcarán automáticamente en el mapa; el otro de los elementos que se ponen a nuestra disposición no esta disponible desde el principio por lo que para evitar posibles spoilers no develaremos nada sobre esta mecánica. Pero al final de todo, estos bloques ocultos siguen pesando en un cómputo total ya que parece que su adición se encuentra más por compromiso que por diseño, con unas ideas que funcionan como una tirita que solventa el problema pero que de algún modo lo combate, ya que el problema afectará sobremanera a los que no sean ávidos a jugar metroidvanias, sobre todo a los neófitos a la saga.

Nada de lo comentado hasta ahora es precisamente una novedad, ya que estos elementos (a excepción de los E.M.M.I) no resultan nuevos a la formula, porque si algo de verdad es capaz de aportar MercurySteam a una fórmula ya establecida como la de la saga Metroid son dos elementos de vital importancia en esta nueva entrega: La agilidad y el combate.

El concepto de movimiento a sido rediseñado de una manera muy inteligente, ya que tras lo mostrado en Samus Returns, MercurySteam debía seguir innovando en la fórmula, y en esta nueva ocasión lo han conseguido transmitir a través de Game Feeeling. En esta nueva entrega, Samus resulta considerablemente más rápida y ágil, ya sea debido a que simplemente el desplazamiento lateral resulta más rápido, o la inclusión de un par de nuevas habilidades: el deslizamiento, el cual nos permitirá agacharnos y pasar por huecos pequeños o esquivar ciertos ataques de los enemigos; y el golpe cuerpo a cuerpo, por el cual tanto si nos quedamos quietos o estamos en movimiento podremos golpear a nuestros enemigos, permitiéndonos la oportunidad de lanzar un contrataque si usamos esta habilidad en el momento adecuado.

Metroid Dread amiibo delayed

Además de las nuevas adiciones, se ha mejorado también el disparo, por el cual podremos disparar en 360º ya sean que estemos quietos o en movimiento, conformando todo ello, un set de habilidades que agiliza y mejora el concepto de movilidad que se conocía en la saga Metroid.

Además de la mejora en el movimiento, otro de los apartados que han sido ejemplarmente remodelado es el combate, que resulta verdaderamente ágil y presenta tanto enemigos como jefes que acaban resultando en jefes verdaderamente retantes y a los cuales resulta muy satisfactorios de derrotar, conformando así enfrentamientos verdaderamente memorables que quedan para el recuerdo o bien por el diseño de su combate o por la dificultad del mismo. Y esto es algo importante, porque en Metroid Dread vamos a morir, bastantes veces, y eso es algo bueno, ya que su curva de dificultad resulta agradable y bien escalada, que con la justa adición de reto acaba en un combate muy divertido por el cual siempre que veamos un jefe, sabremos que nos encontramos ante un momento muy único y divertido.

Y por si todos estos elementos resultaran poco, para aquellos que sean fervientes seguidores de la saga, Metroid Dread es capaz de dar carpetazo final a muchos de los interrogantes que la saga había planteado, llegando a ser capaz de resolver varios misterios, en ciertos casos mediante cinemáticas que aún sin ser excesivamente vistosas acaban resultando efectistas.

En el plano técnico Metroid Dread es un juego verdaderamente impresionante, siendo capaz de funcionas a 60fps con pequeñas bajadas en ciertos momentos pero aún así con una fluidez envidiable, y aún con ello presentar unos gráficos de infarto, con profundos detalles en los fondos y una gran variedad de escenarios, es uno de los mayores técnicos de la consola que solo deja entrever algo de mejora en sus pantallas de cargas entre las zonas principales, o en sus cinemáticas, las cuales generan un gran contraste debido a que se mueven a 30fps.

Para finalizar, Metroid Dread se convierte por fuerza mayor en un juego atemporal, un clásico moderno de la saga que quedará para el recuerdo como un metroidvania que se permitió innovar y mejorar una formula ya establecida. Desde Vidaopantalla no podemos más que recomendar su compra a todo el mundo sea fan o no de la saga, ya que estamos ante de los fuertes contendientes en la campaña por el GOTY de 2021. Y si ha existido polémica por la duración del juego (la cual nos ha llevado unas doce horas y media para completar el título en un 80%), os pedimos expresamente que no os dejéis llevar por estas ideas ya que os estaríais perdiendo una obra de una calidad excelsa que se convierte por méritos propios en juego imprescindible del catálogo de Nintendo Switch que conquistará a propios y ajenos con su propuesta de exploración y combate que parece propia de otro mundo.

Metroid Dread | Edição Especial do jogo é oficialmente apresentada pela Nintendo


Compartir

Por Alejandro García Blancas

Soñador y jugador a tiempo parcial. Escribo como hobby y ojalá como trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *