[Análisis] Hollow Knight, el héroe de Hallownest

Hollow Knight es un juego indie desarrollado por Team Cherry, una compañía de apenas tres personas afincada en Australia. Teniendo en cuenta que éste es su primer juego, no hay duda de que ha alcanzado unas cotas de popularidad sorprendentes. El título ya está disponible en todas las plataformas en descarga digital. Pero, ¿es realmente tan bueno como dicen?. Vamos a averiguarlo.

Hollow Knight es lo que podríamos calificar hoy en día como un metroidvania. Con tintes de hack and slash y de plataformas en 2D, pero metroidvania al fin y al cabo. Un juego de acción y aventura que mezcla, iguala e incluso mejora algunas de las características propias de la saga Metroid y Castlevania. Un juego que por su aparente dificultad ha sido objeto de comparación con la saga Dark Souls. No dudo que Team Cherry se haya fijado en el juego de From Software (aunque abiertamente lo haya negado), pero creo que no ha sido su mayor inspiración.

Hollow Knight tiene una historia bella y melancólica, pero tendréis que animaros a descubrirla.

Hollow Knight comienza con la inclusión de nuestro protagonista en un mundo misterioso, oscuro y bello. Un insecto con lo que parece una máscara, una capa cuál épico héroe y un aguijón en su mano. Descubrimos al cabo de poco tiempo que Hallownest ya no es lo que era. Se ha convertido en un lugar peligroso en el que pocos viajeros se animan a perderse. Pero como nosotros somos valientes, nos adentraremos en ese mundo solitario y hostil sin premura.

Podría decirse que Hollow Knight tiene una historia bella y melancólica, pero  tendréis que animaros a descubrirla. Hay todo un lore que orbita alrededor de este título, pero está muy bien escondido. En Hollow Knight iremos encontrando pequeños retazos de información acerca de lo que pasó en este reino ahora sumido en la penumbra. La interacción con algunos amigables NPCS nos ayudará a saciar nuestra curiosidad. Muchos de ellos son tremendamente carismáticos y te sacarán más de una sonrisa. Nombraría a Hornet, la heroína que todos quisiéramos ser, y Zote, el amigo patán y deslenguado que todos deberíamos tener.

En relación a las mécanicas jugables, es del tipo fácil de conocer pero difícil de dominar.

Una de las características que más nos maravillarán del juego es su mapeado. El mapa del reino es sencillamente enorme para un título indie de estas características. Un montón de zonas totalmente diferentes que acaban estando mágicamente interconectadas. Bueno, mágicamente no, sólo debido a un diseño de niveles excepcional. Podremos encontrar desde una preciosa ciudad en la que siempre llueve, un bosque misterioso, una montaña de cristal, unas cloacas, un nido oscuro y profundo que parece salido directamente de una pesadilla… Montones de lugares con enemigos comunes a cada zona y jefes finales totalmente diferenciados, con sus propias técnicas de ataque y desigual dificultad. Un bestiario realmente extenso que no podrás parar hasta que hayas conocido a todas las especies ocultas de Hallownest.

En relación a las mécanicas jugables, es del tipo fácil de conocer pero difícil de dominar. Esto se da en Hollow Knight más que nunca. A destacar lo increíblemente bien que se controla al personaje. Ni una fisura. Empezaremos pudiendo saltar (un sólo salto seguido), atacar con nuestro aguijón en todas direcciones y concentrar alma. Iremos aumentando nuestra alma a medida que luchemos contra enemigos, pudiendo después utilizarla para llenar nuestras máscaras (nuestra vida en el juego). Además, a medida que matemos enemigos o accedamos a lugares ocultos, encontraremos geo, la moneda de cambio de Hallownest. Al principio el mapa estará muy cerrado, sólo pudiendo acceder a un par de zonas. A medida que vayamos desbloqueando más habilidades, podremos acceder a más y más zonas. Hollow Knight premia la exploración por encima de todo.

  A la hora de la verdad, se implanta una de las bases del juego: el miedo.

Hay varios puntos algo polémicos en el juego. Como buen Metroid, no vamos a poder guardar nuestro progreso en cualquier parte. Eso le quitaría la mayor parte de la emoción. Sólo podremos guardar en los bancos al sentarnos, y no vamos a tener ni idea de dónde van a estar (excepto el que nos encontramos al inicio del juego). Además, no podemos ver en el mapa zonas que aún no hemos explorado. Esto es bastante obvio y, a la hora de la verdad, se implanta una de las bases del juego: el miedo. El miedo que vais a tener al llegar a una zona nueva, sin tener aún el mapa (debemos encontrar al cartógrafo para que nos lo venda sin saber lo que nos podremos encontrar. A lo mejor hay un tienda, unas plataformas un poco complicadillas o…un jefe que te deja atrapado hasta que le consigas matar. Francamente genial.

Otro punto polémico del juego bebe directamente de la saga Dark Souls entre otras: el tratamiento hacia la muerte. Cuando mueres se acabó, vuelves al último punto de guardado. Conservarás tus objetos y mejoras pero no tus geo. Lo repito: os habéis quedado sin los geo. ¿Para siempre?. Pues no. Sólo tienes que volver al punto en el que moriste y derrotar con un par de aguijonazos a tu sombra. Así recuperarás tus geo, muy importantes en la aventura. ¿Sólo tienes que hacer eso? ¿Genial no?. Y además queda marcado en el mapa.

No es un juego tan difícil. Ni siquiera es un juego difícil per se.

Pero.. a lo mejor no tienes el mapa de la zona y la marca está en un fondo negro. O a lo mejor intentaste adentrarte en una sección de plataformas un poco complicada y no eres capaz de volver a llegar. ¿Qué ocurre cuándo no eres capaz de llegar a tu sombra y matarla y mueres antes?. Pues que se sobrescribe la partida y tu sombra aparecerá en el último sitio dónde has muerto. Por lo que si tenías muchos geo, han desaparecido para siempre. Así es la vida. Injusta, ¿no? Puede….

Y como no, llegamos al punto polémico por antonomasia. La dificultad, la horrible dificultad. La frustrante dificultad. Que tedio, que hartura… pues no. Me explico. No es un juego tan difícil. Ni siquiera es un juego difícil per se. Depende de nuestra habilidad, del riesgo que estemos dispuesto a correr… ¿de las mejoras que tengamos?. También. En el juego además de nuevas habilidades imprescindibles para llegar al final hay mejoras del aguijón, de la vida, del alma.. y amuletos. Ése es el verdadero árbol de habilidades. A lo largo del juego matando jefes finales, en zonas secretas o en tiendas, podremos conseguir diferentes amuletos de un total de 40. Cada uno con características muy diferentes que combinados con otros conseguirás un resultado muy interesante. Hay amuletos que te dan más vida, otros más fuerza, otros ataques especiales…hay de todo. Es algo que también influye en la dificultad.

Depende de la vida que tengas, el alma, las mejoras, los amuletos…cambia todo por completo. Además, en el momento en el que el mapa se abra, no hay un orden establecido. Puedes encontrarte con un jefe mucho antes que otro jugador y que te cueste un montón, mientras que el otro ha ido por otro lado y ha llegado a ese jefe mucho después que tú siendo mucho más fuerte. Es cierto que, especialmente con las cuatro expansiones añadidas y algunos jefes finales no obligatorios, nos encontraremos en situaciones muy difíciles. Pero acabar el juego no es complicado, no es algo extremo que te haga sufrir. Otra cosa es acabártelo al 112%…si no eres realmente hábil sufrirás de verdad. Hay algunas secciones de plataformas que son una auténtica pesadilla y jefes que te parecerán casi invencibles.

Para ser un juego indie hecho por tres personas es realmente alucinantelo que da de sí

La duración del juego va de la mano de la exploración. La historia principal se puede acabar en unas 20 horas, pero probablemente vuestra aventura no acabará ahí. Seguramente acabaréis explorando todo lo posible, conociendo todos los NPCS, cogiendo todos lo amuletos, liberando a todas las orugas…Sí, esos pobres animalitos que encontrarás en los lugares más inesperados y te irán recompensando con geo entre otras cosas. lo que da de sí, puedes plantarte en las 50 horas tranquilamente para hacerlo todo.

Los gráficos y la banda sonora son totalmente impecables. Unos personajes dibujados a mano con mucho mimo y unos escenarios que te dejarán obnubilado. No hay zona o enemigo que te vaya a parecer soso o feo (y eso que hay lugares de auténtica pesadilla). El reino es totalmente desolador y triste, pero aún así es bello a su manera. No es colorido, realmente quiere inspirar melancolía, y da la sensación de que cualquier tiempo pasado fue mejor. Aún así, recordarás muchas de las zonas con cariño, y te parecerán tan ricas y variadas que te atraparán al instante.

La banda sonora es un punto y aparte. Es magnífica. Destila una epicidad en los combates difícil de igualar para otro juego indie. Música instrumental con especial peso del piano y la viola y con una variedad enorme. Diferentes piezas para cada zona y cada combate. Quedarán en nuestra memoria muchas de ellas, especialmente la de Ciudad de Lágrimas y los combates contra Hornet y las Mantis.

En resumen

Lo mejor:

  • Los gráficos y la banda sonora son magníficos, de 10.
  • El mapa es extraordinariamente grande, variado, interconectado y complejo. Un diseño de niveles estupendo.
  • Los combates contra los jefes finales son épicos y muy divertidos.
  • La libertad que experimentas cuando las zonas del mapa se van abriendo: no hay un orden fijo.
  • Es retante pero no imposible, largo y divertido a partes iguales.

Lo peor :

  • En contadas ocasiones los FPS bajan hasta hacerlo injugable, pero ya se ha solucionado con un parche y casi nunca ocurre.
  • Para algunos jugadores puede resultar frustrante y demasiado difícil en algunos puntos, hay que tener un poco de paciencia.
  • En alguna ocasión ocurre algo muy injusto: morimos intentando llegar a un sitio concreto y tu sombra no aparece exactamente dónde has muerto, sino un poco después. Al aparecer en un lugar dónde no conseguiste llegar la primera vez, puede que en este nuevo intento vuelvas a morir y pierdas todo los geo. En combates con jefes finales normalmente aparece un poco antes para que no te quedes atrapado si quieres dejar el combate para más adelante.

Como conclusión, Hollow Knight es un juego realmente especial. Una auténtica obra maestra salida de la mente de tan sólo tres personas. Puede que no sea del todo innovador, sus mecánicas parecen sacadas de Ori and the Blind Forest y otros metroidvania, pero es un juego sobresaliente en prácticamente todo. Al precio al que está, ni se os ocurra perdéroslo.

Hemos realizado este análisis con la versión de Nintendo Switch.

Midna85 Autor

Comentarios

    kanon

    (09/11/2018 - 03:20)

    Buen post, aunque debo decir que, en la parte de “Lo Peor”, exactamente en el punto donde se menciona el bajo de FPS, es algo que a mi nunca me paso, inclusive desde su salida, así que… bueno, no me parece que sea un punto que deba ser destacado siendo que solo a ti haya pasado.

      Midna85

      (13/11/2018 - 06:55)

      Fue algo que me pasó un par de veces y que no me generó demasiadas molestias (sólo en algunos escenaros con muchos enemigos y de forma muy puntual) exceptuando una vez que tuve que reiniciar la Switch (modo dock). Tal y como he explicado fue en ocasiones muy contadas en más de 50 horas. La verdad es que no es un juego al que pueda ponerle demasiados inconvenientes bajo mi punto de vista.Muchas gracias por tu comentario, seguiremos intentado mejorar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *