Mié. Dic 8th, 2021
Compartir

[Análisis] Resident Evil Village, fin e inicio de la nueva era

Si Resident Evil 7 fue un reboot del primer juego, Resident Evil Village es el propio de la cuarta entrega numérica. La era de Ethan Winters ha firmado con broche de oro un nuevo espíritu para la franquicia de Capcom, rememorando su origen y su cambio a la tercera persona, dejándonos con dos títulos que los fans apreciarán y disfrutarán.

La compañía nipona nos preguntó en 2017 si queríamos que Resident Evil dejase atrás las mecánicas arcade por capítulos y volviese al terror puro del Survival Horror, recuperando las zonas con backtraking (o vuelta atrás) así como un inventario menos permisible y menos acción. Tras dos excelentes remakes de dos excelentes entregas, todos los ojos estaban puestos en una nueva que añadiese nuevo lore a la saga.

Y el resultado es de sobresaliente: un título sólido, rejugable, disfrutable y, sobre todo, importante para la historia de Resident Evil, pues por fin Capcom ha comprendido a su público, ha comprendido lo que realmente quieren, y definitivamente podemos poner la mano en el juego en que no van a defraudar con los siguientes títulos. Disponible en PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X, Steam y Stadia, Resident Evil Village es un regalo, un punto de encuentro entre fans y compañía, un lugar lleno de misterios por resolver, de pequeños detalles para que los más fans los disfruten.

La historia nos pone en la piel de Ethan Winters, tres años después de los acontecimientos en la mansión de los Baker. Su tranquila vida familiar con su esposa Mia y su hija Rose se ve alterada cuando Chris Redfield asesina delante de sus ojos a su mujer y les secuestra a él y a Rose.

Sin embargo, por azares del destino, Ethan logra escapar y parte en búsqueda de su hija, lo que le hará descubrir el pueblo (Village) dónde transcurre toda la acción. El mundo se divide en cuatro zonas a explorar y, para llegar a ellas, deberemos volver varias veces al pueblo, haciendo este una similitud con la mansión Spencer de la primera entrega.

A lo largo de la historia conoceremos a Madre Miranda y sus cuatro esbirros: Alcina Dimitrescu, Donna y Angie, Moreau y Karl Heisenberg, quienes tienen en su poder a Rose. La historia va avanzando de tal forma que, especialmente quienes son fans de la saga, tengas ganas de saber más y más.

[Análisis] Resident Evil Village, fin e inicio de la nueva era

De hecho muchas zonas del juego son secundarias, completamente opcionales, y en algunas te recompensan con documentos que aumentan no solo el lore de Resident Evil Village, sino de la franquicia en general, así como del futuro que le puede deparar. Porque como se ha podido ver en los tráilers, Umbrella tiene algo que ver con lo que está pasando, y sí, se explica con todo lujo de detalles.

Pero sobre todo lo que más ha brillado en la historia ha sido el protagonista, Ethan Winters, quién se sale del papel brindándonos un personaje redondo, de diez, que elimina por completo su planismo en la anterior entrega. Aquí Ethan es mucho más humano, se logra empatizar con él, quieres que recupere a su hija.

No obstante, sí es cierto que este detalle ha brillado precisamente por ello, por lo sencillo que era su concepción en Resident Evil 7, sin embargo, ello no le quita el mérito de saber reinventarse y hacer un protagonista al que le vas a pillar mucho cariño y vas a querer saber más y más de él.

Gráficamente el juego es un portento, y es que Capcom siempre ha aprovechado sus obras de Resident Evil para presumir del potencial de sus motores. En este caso se nota el trabajo y desarrollo del RE Engine, motor que nació con la anterior entrega y se ha usado en juegos posteriores como Devil May Cry 5, Resident Evil 2 y 3 remake e incluso Monster Hunter Rise.

De hecho, en la versión de PC se puede elegir a voluntad cómo queremos aprovechar la potencia de nuestro ordenador, así como usar otras configuraciones predeterminadas en relación a si queremos una potencia estándar, más centrada en gráficos, en rendimiento… Además de ello el juego se mueve a unos fluidos 60fps en todo momento, salvo con la pequeña excepción de las hijas de Dimitrescu, en la que en nuestra partida, al agarrarnos y atacarnos, sí se han notado bajadas de frames.

Eso sí, solo ha sido en esa situación específica. Otro detalle es la iluminación, que de nuevo Capcom nos ha entregado verdadera magia. No hay palabras para expresar lo bien hecha que está. Característica que mejora la inmersión de una estética de terror ambientada en invierno, estética que no se explora desde Code: Veronica (si no contamos el capítulo 2 de la campaña de Jake y Sherry en Resident Evil 6).

Un detalle que puede dividir a la comunidad es el hecho de que Resident Evil Village no da tanto miedo como otras entregas. El juego verdaderamente tiene su dosis, aunque son en contadas ocasiones cuando verdaderamente sentiremos miedo al qué pasará, pues al centrarse más en la acción este miedo no se nota tanto.

Y es tal vez uno de los puntos más controversiales. Por una parte alguien puede pensar que es un error pues se pierde parte de la esencia, y por otra alguien puede decir que no, que es mejor así para jugar más relajado. Sea como fuere, el resultado final es de sobresaliente, y pocas cosas negativas se pueden decir.

Lo que sí tal vez puede ser un punto débil es el apartado sonoro y musical. Para nada se trata de una mala banda sonora, el doblaje al inglés es muy bueno, los efectos de sonido están bien trabajados y la inmersión es real, te logra meter dentro del videojuego y sentir la tensión que siente Ethan. Es lo normal en un juego de Resident Evil.

[Análisis] Resident Evil Village, fin e inicio de la nueva era

Su problema, tal vez, es que no destaca en relación a anteriores obras, no innova ni ofrece nada nuevo. Dónde Resident Evil 7 nos sorprendió con sonidos desconocidos en la lejanía, y Resident Evil 2 nos aterraba con los fuertes pasos de T-103, Village no ofrece nada nuevo en este sentido.

No es algo negativo ni mucho menos, si algo te funciona debes seguir usándolo y apoyándote. Pero sí hay que destacar que es, quizá, su punto más débil, el que menos puede llamar la atención de la entrega. Una entrega que continúa con la primera persona y recupera el inventario que pudimos ver en la cuarta entrega numérica así como las máquinas de guardado.

Aunque puede parecer que no, el juego intenta reinventarse para ofrecer algo distinto a la anterior entrega. Como novedad ahora es posible, tras bloquear, empujar a los enemigos, y tendremos todavía más misiones secundarias por cumplir. De hecho, gran parte del juego y su lore está centrado en ellas, como hemos comentado.

El mundo que tenemos a explorar es prácticamente abierto, pero su tamaño es lo normal en un juego del estilo, lleno de puzles variados, aunque por desgracia no tan difíciles ni complicados. Lo que sí se agradece es el backtraking en el pueblo, pues hace honor al título del juego, ya que esto es marca Resident Evil, y hace que quieras explorar todo el mapa sin dejarte ni un solo secreto.

Es más, es importante explorar cada zona, ya no solo por el lore, sino porque si encontramos peces, gallinas o cerdos podremos obtener ingredientes para cocinarlos en la tienda de el Duque, que hace de Buhonero de Resident Evil 4. Además de poder comprar y vender objetos y munición, así como mejorar nuestras armas, si le entregamos dichos ingredientes podremos mejorar nuestras estadísticas, tales como la salud y la resistencia.

Los jefes hay que decir que son verdaderamente retantes, se nota que han trabajado en patrón en cada uno de ellos, y aunque a primera vista pueden parecer muy estándar, tienen sus propias mecánicas y patrones por aprender para poder hacerles daño. Eso sí, lo que más ha llamado la atención ha sido el sistema de crafteo, que ha dado algunas opiniones dispares.

[Análisis] Resident Evil Village, fin e inicio de la nueva era

En Resident Evil Village podremos obtener objetos secundarios para poder fabricar otros, tales como medicamentos, munición e incluso explosivos como minas o granadas. Esto puede estar bien ya que siempre que lo necesites puedes crear los objetos que te hagan falta, lo que hace que como juego sea un detalle a agradecer. Pero como Resident Evil…

Muchos fans pueden sentirse tristes por este detalle, pues esa sensación de “¿qué me llevo?” tan icónica en la saga se ha perdido. Puedes no llevar medicamentos, porque si necesitas uno, simplemente tienes que entrar en el inventario, crearlos (porque las hierbas y el fluido químico no ocupan espacio) y ya está.

Como juego se agradece esta comodidad, pero como Resident Evil se siente como una característica que se ha eliminado y, con ello, dicho sentimiento que añadía un toque más de suspense. Una lástima, tal vez ese sea el detalle que menos puede gustar cuando hablamos de Village como un título de su franquicia.

Por últimos hablar del modo Mercenarios, que hizo su debut en 1999 con Resident Evil 3, y que con el paso de los años se ha convertido en un extra muy querido para los fans. En este modo, que podremos desbloquear una vez terminemos el juego, deberemos derrotar hordas de enemigos en un tiempo estipulado, que podremos alargar al quitarles toda la vida o gracias a unos cristales especiales.

Antes de entrar en una fase, siendo cuatro normales y cuatro difíciles, deberemos prepararnos bien y diseñar una estrategia. Igual quieres ir solo con la pistola y puedes vender el resto de munición para mejorarla, o igual quieres ser más equilibrado. Las combinaciones son variadas y se adaptan a tu estilo de juego.

Durante el ataque podremos conseguir habilidades especiales para Ethan, que mejorarán nuestras estadísticas, tales como mejor defensa, ataque, velocidad o incluso hacer que los enemigos exploten al derrotarles. Este modo agranda la vida del juego y nos ofrece horas y horas de vicio sano.

[Análisis] Resident Evil Village, fin e inicio de la nueva era

En conclusión, Resident Evil Village es un imprescindible para fans y amantes del género. Con una duración aproximada de 9 horas en su campaña principal, muchísima rejugabilidad, extras desbloqueables como diseños de personajes, modelos en 3D e incluso armas, desafíos y vídeos especiales, tenemos juego para mucho tiempo.

Resident Evil Village se podría resumir como un punto de encuentro entre fans, nuevos fans y Capcom. Es una entrega que levantará más de una sonrisa, que emocionará a quienes llevan muchas entregas a sus espaldas, que dará ganas de conocer más y más de su universo, que deja con un buen sabor de boca cuando llega el final.

Gracias”. Eso es todo lo que puedo decir. Gracias Capcom por volver a hacerlo. Por resucitar a tu propio zombi.

Este análisis se ha realizado desde la versión de Steam. Análisis Resident Evil 7


Compartir

Por Sergio Ortuño Fernández

Graduado en Comunicación Audiovisual. Jefe de Relaciones Públicas (PR) y Community Manager de VidaoPantalla. Redactor en DeVuego. Guionista, presentador. Fan de Resident Evil y amante de los videojuegos y la televisión. Shergiock@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *