Jue. Feb 25th, 2021
Compartir

El concepto de libertad en los juegos de Tales of

La libertad es lo más importante que tenemos los seres humanos como sociedad. Muchas son las obras, de distintos géneros, que han abordado este tema y han querido aportar su granito de arena. Los videojuegos no se han quedado atrás con ello y son muchos quienes ofrecen una experiencia basada en ese tema.

Y de entre todos, creo que los juegos de Tales of han querido ofrecer siempre ese mensaje. Ahora mismo me podría hacer el interesante y citar a multitud de filósofos que definen la libertad con palabras raras y que si no tienes un diccionario al lado pues como que no te enteras, pero prefiero definir la libertad con mis propias palabras.

Para mi, una persona es libre cuando puede hacer lo que desea, siempre y cuando siga unos patrones éticos, morales y humanos. Pero bueno, que ya digo palabras raras. Para que me entendáis, mientras no cometas un crimen como el asesinato, la discriminación, la agresión física y similares, no creo que haya problemas.

El concepto de libertad en los juegos de Tales of

Claro, esto también tiene sus problemas y debates. Si soy libre, ¿puedo crear y dirigir un monopolio a mi antojo si tengo suficiente dinero? ¿Puedo dar a elegir a las personas con problemas de papeles si quieren trabajar para mi en las condiciones que yo quiera? ¿Puedo, en definitiva, hacer cosas inmorales?

En este blog no vamos a responder ninguna de estas preguntas, no por nada, sino porque la intención que he tenido a la hora de exponerlas es que se sepa que quién escribe este artículo es consciente de que hasta la libertad tiene sus problemas. Pero vamos a dejarnos de malos rollos y pasemos a lo que quería decir desde un principio.

El poder expresar tu opinión, el ser respetado por ello (opinar y discriminar son dos cosas distintas), el que los demás puedan dar la suya propia, por muy contraria que sea de la tuya, el que pueda elegir qué comida comer, qué bebida beber, qué coche comprar, si quiero tener hijos/as o pareja, si puedo vestirme como quiero… Todo ello tiene que ver con la libertad.

No podemos permitir que esta se vea corrompida por nadie. Y los juegos de Tales of lo dejan muy claro. Tenemos algunos ejemplos como en Phantasia, donde Cress quiere un mundo en el que nadie venga a decir quién debe vivir o morir, otros como Xillia, que lanzan un mensaje muy profundo por el medio ambiente, así como su secuela contra el mal uso del capitalismo.

Pero sin duda, si tengo que citar tres entregas cuyo corazón es la libertad, sin dudarlo serían Symphonia, Vesperia y Berseria. Por una parte, Symphonia lucha por un mundo sin discriminación, por conseguir que las personas dejen atrás los prejuicios para no volver a guerras absurdas, muertes, asesinatos, odio y separación.

En cuanto a Vesperia, realmente no hay que descubrir nada: la aventura de Yuri y compañía es una crítica brutal a la política y al abuso de poder. Esta entrega sin duda se desmarca de las demás luchando por una justicia para todo el mundo. Aún así, en lo personal, la de Berseria fue la que más hondo me caló.

El concepto de libertad en los juegos de Tales of

Cuando jugué Berseria lo estaba haciendo en una época un poco mal, estaba pasando una depresión que me duró más de 12 meses, y el hecho de que pudiese jugar a un juego como este creo que me ayudó un montón a salir adelante y, a día de hoy cuando tengo dudas o cuestiones, pienso en Berseria, en Velvet y su panda (o mejor dicho, la troupe de Magilou).

Porque en este juego Velvet se sacrifica para conseguir lo que más quiere: la venganza por la muerte de su hermano. No entraré en detalles para evitar spoilers, pero creo que este es el Tales of que mejor trata el tema de la libertad, dejándonos un montón de frases muy épicas, en especial Eizen, quién es un malak que no quiere ser oprimido y decide construir su propio camino, dirigir su propio barco.

Tales of es un JRPG que defiende que lo más importante que tenemos en la libertad y que debemos conseguir que esta persista por siempre. Y yo, desde luego, voy a poner mi granito de arena para conseguirlo.


Compartir
Sergio Ortuño Fernández

Por Sergio Ortuño Fernández

Graduado en Comunicación Audiovisual. Jefe de Relaciones Públicas (PR) y Community Manager de VidaoPantalla. Redactor en DeVuego. Guionista, presentador. Fan de Resident Evil y amante de los videojuegos y la televisión. Shergiock@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *