Mar. Ene 26th, 2021
Compartir

Sakura Wars, el exclusivo olvidado de PlayStation 4

Sakura Wars es un exclusivo de PlayStation 4 desarrollado por SEGA que no está pensado para todos los públicos, tiene sus problemas como cualquier otro videojuego, y se merece un poquito más de reconocimiento por una comunidad de jugadores bastante dispar (me refiero a la de Sony).

Con estas palabras empiezo mi agradecimiento a una obra que se ha convertido en un momento en uno de mis diez videojuegos favoritos de todos los tiempos. Un juego que, por supuesto, no es perfecto y tiene, de hecho, un fallo bastante grande que puede echar para atrás a algunos usuarios.

Porque si no te gustan las conocidas como “japonesadas”, las aventuras gráficas con toma de decisiones, el hack n’ slash (ya hablaremos de esto más adelante) y las dating simulator, desde luego no es tu juego, y déjame solamente decirte que el juego está traducido al español. Si esto ha logrado despertar tu interés, por favor, te animo a seguir leyendo.

Lo primero de todo sería explicar qué es Sakura Wars. Esta entrega se trata de un reboot que, a su vez, actúa como secuela de la estela de Sakura Teisen (lo llamo así para que distingamos la entrega actual de PS4 y las anteriores). En ella viviremos la historia de Sakura Shinguji y, en su medida, la de Kanzaki Sumire, de la Compañía de Combate Imperial.

Eso lo comento porque ese mismo personaje aparece en Sakura Wars, lo que conecta ambos juegos 14 años en el tiempo. Aquí tendremos una nueva División Flor formada por otra Sakura que nada tiene que ver con la de Teisen, así como otras personajes. Ahora seguramente pensaréis, ¿es obligatorio jugarse todos los Sakura Tensei para entender este juego?

Rotundamente no. Sí que es verdad que hay alguna pieza de historia que tiene su relevancia, no obstante, en el juego te explican con todo lujo de detalles todo lo ocurrido para que no tengas que volverte loco jugando (y traduciendo) los anteriores juegos, pues eso solo es el 15% del juego, el resto es todo completamente original.

Entre los puntos fuertes del título tenemos, más que su historia que está interesante, sus personajes, con los que es imposible no encariñarse. Cada una de las muchachas tiene su propia historia, su propio trasfondo, y te aseguro que más de uno te acabará sorprendiendo. Además de ello, tiene muchas escenas que pueden sacar alguna que otra sonrisa.

Técnicamente el juego está adaptado a las posibilidades de PS4, ofreciendo 60fps estables y una calidad de imagen bastante nítida. Además de ello hay que destacar la banda sonora, muy marchosa con temas que se quedarán en tu memoria así como una gran cantidad de canciones.

Esto es debido a que el mensaje del juego es el camino que deben seguir los artistas para llegar de no ser nada a ser algo. Y aunque esto solo ocurre al principio, se ve cómo van evolucionando las doncellas para ser mejores actrices, y eso a uno como artista le llama mucho la atención y hace que quieras que tengan éxito tras empatizar.

Aunque no todo iba a ser bueno. Como bien he comentado, si no te gustan las japonesadas y los malentendidos clichés, es posible que en más de una ocasión sientas que el videojuego es monótono, y que hasta incluso no llegues a sentir nada por estar jugando a un anime.

Además de ello, aunque el juego se ve precioso, recicla demasiadas animaciones en los NPCs, por no decir los mismos modelos, y verás muchos fallos en Matrix con los mismos personajes en escena. No afecta al disfrute de la obra, pero sí llama la atención. Lo que sí es verdaderamente débil son las partes hack n’ slash.

De vez en cuando tendremos que superar un nivel con esta jugabilidad, y su diseño… Es muy lineal, no tiene zonas a explorar, y además los personajes no aprenden nuevos ataques, sino que tienen los mismos siempre. Esto se podría haber solucionado con alguna gema que soltasen los enemigos al derrotarlos y usarlas en el Mugen, el mecha donde luchamos, para desbloquear nuevos ataques.

Así le habrían podido dar elementos de RPG que se agradecen. Además de que el combate es bastante fácil y no supone ningún reto. Es más, si pierdes una sola vez… Es porque has querido, porque ni siquiera el jefe final supone un desafío. Es probablemente el punto más débil del juego.

Sakura Wars, el exclusivo olvidado de PlayStation 4

Lo que sí quiero darle su propio apartado es la traducción, que sinceramente, el hecho de que un juego tan arraigado a Japón salga de allí, y no solo eso, sino que lo haga en formato físico y además traducido a varios idiomas, honestamente, pienso que es digno de alabar.

Porque siempre que un videojuego nos llega sin traducir la comunidad de jugadores (especialmente la que se identifica como gamer) pone el grito en el cielo, e incluso algunos análisis ponen la falta de traducción como un punto malo, negativo o débil. Y no estoy de acuerdo. Si las obras no se traducen no es porque sean malas obras, ni porque no haya dinero (con excepciones de estudios más pequeños, claro).

No se traducen porque las cabezas pensantes de las empresas no quieren gastar un dinero que no saben si lo van a recuperar. Y es entendible, si estuviera en su situación pensaría lo mismo. Por eso, cuando un juego se arriesga y contrata a un/a profesional o equipo de profesionales para traducir un videojuego, se merece toda mi atención, y especialmente en casos como este, mi admiración.

Sakura Wars se ha ganado mi corazón por esa preciosa historia que trata. El camino que nosotros, los artistas, tenemos que seguir. Las risas del público que se alegra de tus errores mientras trabajas, las enormes críticas que puedes recibir de quienes han pagado una entrada para ver tu espectáculo, algunas argumentadas y otras con intenciones de herir.

Es algo que me gustaría vivir en un futuro, y que un videojuego como este haya llegado para darme una breve interacción con sus personajes… Qué decir, me llega al alma. Además de ello destacar al protagonista, Seijuro Kamiyama, que aprenderá lo que verdaderamente significa ser un capitán y dirigir a un equipo de una forma magistral y muy realista.

Porque aquí no todo se soluciona con palabras bonitas y elogios, y eso lo aprenderá de la forma que sea necesaria. Son estos pequeños detalles los que hacen que aprendas bastante y que te demuestren, una vez más, lo importantes que son los videojuegos para el desarrollo emocional de las personas.

Sakura Wars, el exclusivo olvidado de PlayStation 4

Y no me podía despedir sin una mención a Sakura Wars the Animation, que actúa como secuela del videojuego y como un caramelo final para concluir la aventura. En este caso la historia es completamente original y nos llevará a descubrir toda la verdad detrás de una pequeña niña llamada Klara y la Compañía de Combate de Moscú.

El anime es bastante recomendable, y antes de que preguntéis si es posible verlo antes de jugar al juego… Sí, es posible, aunque veréis algún que otro spoiler (también es verdad que puede pasar desapercibido). No obstante, por supuesto, siempre es recomendable verla después de jugar al videojuego, pero eso ya lo dejo a vuestra elección.

Los primeros capítulos tienen sus escenas de humor y comedia, siempre con algunas escenas de acción y drama, y ya los últimos capítulos se centran en la trama y en la acción propia. Mención especial al antagonista, que cumple a la perfección con su papel como enemigo principal y sin duda es un quebradero de cabeza para nuestras protagonistas.

Sakura Wars, el exclusivo olvidado de PlayStation 4

Con todo esto, si tienes una PlayStation 4, no me queda otra más que recomendarte el videojuego. Sí, es posible que no te acabe gustando si no eres fan de las “japonesadas”, no obstante, si te ha llamado mínimamente la atención, te animo a probarlo por tu propia cuenta.

Puede que no cambie tu vida, puede que su música no se quede en tu memoria, puede que no te guste el videojuego. No te voy a mentir diciéndote que te va a encantar. Pero sí te voy a decir la verdad diciéndote que las historias de sus personajes despertarán tu atención y es muy posible que te encariñes con alguna de ellas.

Porque los videojuegos no tienen que ser perfectos. Solo tienen que ser lo que son: videojuegos.


Compartir
Sergio Ortuño Fernández

Por Sergio Ortuño Fernández

Graduado en Comunicación Audiovisual. Jefe de Relaciones Públicas (PR) y Community Manager de VidaoPantalla. Redactor en DeVuego. Guionista, presentador. Fan de Resident Evil y amante de los videojuegos y la televisión. Shergiock@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *