Portada » General » [Análisis] Night in the Woods: el regreso a casa
1

[Análisis] Night in the Woods: el regreso a casa

Compartir

Night in the Woods es un videojuego de aventuras desarrollado por Infinity Fall que se lanzó a principios del año 2017. Inicialmente se financió a través de Kickstarter obteniendo una cantidad muy superior a la esperada. El título, que actualmente está disponible para todas las plataformas, consiguió destacar gracias a una línea argumental adulta salpicada de un estilo gráfico infantil. Nuestra protagonista, Mae, decide abandonar de forma misteriosa la universidad y volver a su ciudad natal, pero parece que todo ha cambiado. ¿Que ha pasado? ¿Por qué Mae ha vuelto?

Su aspecto infantil y afable esconde personajes complejos, situaciones cotidianas y algún que otro misterio

Night in the Woods es un juego que se fundamenta casi en su totalidad en su estilo narrativo. Quizá no sea del todo justo decir esto, ya que el juego destaca en muchos otros apartados, pero la historia es el eje central de todo. No es un título del que nos tengamos que dejar llevar por las apariencias, ya que su aspecto infantil y afable esconde personajes complejos, situaciones cotidianas y algún que otro misterio que tendremos que intentar resolver. Nosotros somos Mae, una gata antropomórfica que vuelve a su pueblo natal, Possum Springs, después de haber abandonado la universidad por motivos desconocidos. Este será uno de los hilos conductores de Night in the Woods, nosotros ni siquiera sabemos nada de Mae, la iremos conociendo a través de las conversaciones que tengamos con los demás personajes.

Si hay algo que caracterice a Night in the Woods es su plantel inigualable de personajes y su relación con Mae, el cuál dotará al juego de una gran personalidad. Nos bastará con unos entornos 2D hechos al estilo cartoon y unos bocadillos aderezados con textos para que el juego cobre vida. Un entorno colorido, vibrante y muy cuidado que nos resultará familiar en cierta forma. Y es que la vuelta a casa de nuestros padres suele ser cuánto menos complicada y no estará exenta de algún que otro secreto. Pasaremos los días en Possum Springs sin aparentemente nada extraordinario que hacer, tan sólo caminar por sus calles y visitar a nuestros antiguos amigos.

La magia de Night in the Woods está en las situaciones más cotidianas

Además de mantener algunas interesantes charlas con nuestros padres en casa, como cualquier ex universitario normal, querremos pasar un tiempo con nuestros amigos. Y menudos amigos. El nervioso e increíblemente divertido Greg, la guay pero algo depresiva Bea, el cauto e interesante Angus… sin olvidar a los demás habitantes de Possum Springs, algunos de los cuáles  podremos intentar conocer más profundamente. Todo un pueblo a explorar con situaciones que cambiarán día tras día, haciéndonos ver que es más importante la calidad que la cantidad. Porque no hay número desbordante de personajes ni montones de lugares en el pueblo a los que podamos ir, pero no hace falta. La magia de Night in the Woods está en las situaciones más cotidianas: ir a visitar a alguno de nuestros conocidos, chatear con ellos antes de irnos a dormir, practicar con nuestro bajo o decidir con quién pasar el día.

Aunque Night in the Woods no es uno de esos juegos que se basen en decisiones, sí que tendremos que elegir unas cuántas veces qué camino preferimos tomar. Un determinado día podremos quedar con un amigo u otro distinto, intentar conocer a algún lugareño interesante o pasar más tiempo con nuestros padres. Por ello, algunas de las acciones que realicemos sí que influirán en conseguir algunos de los finales, no pudiendo ver todo su contenido hasta que nos pasemos el juego al menos tres veces. Si un día vemos a Bea algo irascible y triste y decidimos pasar un rato con ella y no con Greg, nunca sabremos que habríamos hecho con él al menos de que decidamos volver a pasarnos el juego. También influirán algunos secretos escondidos en el pueblo o ciertos vecinos con los que podremos llegar a entablar algún tipo de relación.

El título es una más que evidente exploración del tejido social de un pueblo cualquiera en el que podríamos haber estado montones de veces

Las mecánicas jugables de Night in the Woods se centran casi exclusivamente en realizar unas cuántas acciones en pos de avanzar en la trama. Pero explorar, charlas o elegir qué hacer no será lo único que podremos hacer a lo largo del título. En casa podremos practicar con nuestro bajo diferentes canciones que irán apareciendo en la historia. Algunas melancólicas, otras divertidas y algunas un poco más complejas, sólo para expertos del Guitar Hero. He disfrutado especialmente con Die Anywhere Else, que creo que es la canción que resume todo lo que significa la vuelta a Possum Springs. También podremos practicar un juego endiabladamente difícil que se encuentra en nuestro ordenador a un sólo click. Demon Tower merecería ser comentado un buen rato, pero mejor dejaré que lo experimentéis por vosotros mismos.

El título es una más que evidente exploración del tejido social de un pueblo cualquiera en el que podríamos haber estado montones de veces. Night in the Woods nos habla del paso de la infancia a la madurez y la vuelta a los orígenes, como todo cambia aunque nosotros no estemos allí para verlo. Por supuesto, no sólo viviremos situaciones cotidianas que harán florecer nuestros sentimientos, también nos cuestionarnos nuestros principios en más de una ocasión. Sin embargo, no esperéis personajes vacíos, diálogos que no van a ninguna parte o finales con moraleja incluida. En Night in the Woods, los personajes, empezando por Mae, tienen un sentido del humor muy especial, muchas veces esgrimiendo un humor negro que no parece propio de su estilo gráfico. Sus preocupaciones, anhelos y experiencias serán expresadas de forma contundente, pudiendo nosotros mismos haber experimentado algo similar en nuestra propia vida.

Los personajes son todo tipo de clases de animales, una metáfora de la gran diversidad de culturas y razas que nos podemos encontrar.

En Night in the Woods nuestros amigos, al igual que Mae, también son todo tipo de clases de animales, una metáfora de la gran diversidad de culturas y razas que nos podemos encontrar. En relación a los gráficos, los entornos son variados, algunos luminosos y llenos de vida y otros oscuros y asfixiantes. A pesar de ser entornos 2D aparentemente simples, los modelados son muy vistosos y juegan con los colores consiguiendo transmitir todo tipo de sensaciones. Los personajes son muy expresivos, y a pesar de que no hablan en ningún momento, con sus gestos y mirada es más que suficiente para intuir lo que están pensando.

Los efectos sonoros cumplen con creces, estado presentes de forma continua ajustándose a la narración. La música es muy variada y presente en todo momento, incluyendo diferentes versiones de algunas de las piezas más reconocibles. Habrá momentos de alegría, miedo, intriga…todos ellos aderezados con diferentes sintonías que nos ayudan aún más a meternos en la historia. Pero sin duda, lo más destacable son las canciones que toca la banda, absolutamente pegadizas y que dan ganas de llevarse en un Ipod para escucharlas en cualquier parte.

Night in the Woods es un juego con muchos textos, dependiendo de cuánto queramos intimar con algunos de los personajes secundarios, la durabilidad es variable. Normalmente la duración se sitúa entre las 12-14 horas, lo cuál está bastante bien para ser un título mayoritariamente narrativo. De todas formas, para desentrañar todos sus secretos, necesitaremos acabárnoslo al menos un par de veces, ya que algunas historias se solapan entre sí. En cuánto a la dificultad, no es un apartado que tenga importancia en un juego de este estilo, quizá sólo se deberá tener en cuenta para conseguir algunos de los trofeos. Entre ellos, habrá algunos en los que tendremos que tener un poco de maña tocando el bajo o explorar todo lo que podamos par encontrar personajes secretos o nuevas historias.

En resumen

Lo mejor:

  • El regreso a casa de Mae se siente como algo real, al igual que Possum Springs, un pueblo con encanto lleno de vida. Los personajes son complejos y con gran sentido del humor, dando lugar a conversaciones más realistas que en muchos juegos de corte más serio.
  • Los gráficos y el sonido son sobresalientes, utilizándose de forma muy eficaz para representar todo tipo de situaciones: miedo, angustia, alegría…
  • Es un juego que, si consigue atraparnos, deseamos saber más y más pero nunca queremos que acabe. Realmente consigue emocionar y hacernos pensar en temas más serios de los que podríamos esperar.

Lo peor :

  • Desafortunadamente, y a pesar de que hay algún parche de dudosa legalidad circulando por Internet, el juego está completamente en inglés. Aunque es bastante fácil de entender, sí que con el uso de ciertas expresiones y el argot utilizado en algunas ocasiones, su entendimiento se complica un poco.
  • El final es un poco acelerado en relación al ritmo pausado de la narración hasta ese momento. Prácticamente de repente recibimos mucha información con respecto a la resolución de la trama principal del juego.
  • Que no nos den más libertad para realizar acciones más variadas que afecten a la resolución de historias secundarias o al propio final del juego.

Como conclusión, Night in the Woods es un juego que realmente consigue dar lo que se propone. Nos veremos atrapados en la historia de Mae, queriendo conocer a todos los habitantes de Possum Springs, perdiéndonos en sus vidas y ayudándonos a descubrir más de nosotros mismos. En el juego se tratan temas como: la muerte, la soledad, las relaciones de pareja, la falta de oportunidades...Una combinación de historias y personajes que llegarán realmente a emocionarnos y hacernos sentir parte del pueblo. Si todavía no lo habéis jugado, no esperéis más. No os vais a arrepentir.

Os dejamos el tráiler de Night in the Woods

 

 


Compartir