Portada » General » [Crítica] Hellboy vuelve desde lo más profundo del infierno

[Crítica] Hellboy vuelve desde lo más profundo del infierno

Compartir

Desde VidaoPantalla tenemos una mala y buena noticia. La mala noticia es que si esperabais volver a ver algo como hizo Guillermo del Toro con nuestro diablo comiquero más cineasta, no está por ninguna parte; la buena, es que este nuevo y joven Hellboy o «chico del infierno» ha venido a aprender, saber de donde viene, cual es su destino, y repartir toooda la caña posible hasta llegar a saberlo:

La sociedad secreta Club Osiris recurre a Hellboy para acabar con unos gigantes que están sembrando el pánico en Inglaterra. Entre tanto se está fraguando un mal mayor en Londres. Nimue, La Reina de Sangre, ha vuelto de entre los muertos con la intención de acabar con el mundo. La Agencia para la investigación y Defensa Paranormal (AIDP) centra sus esfuerzos en evitarlo enviando a fulminar a la bruja a su mejor equipo: Hellboy, el veterano Ben Daimio (Daniel Dae Kim) y la «pequeña» Alice Monaghan (Sasha Lane). Pero los demonios también tienen sus demonios, y los de Hellboy le llevarán a preguntarse si ha de velar por lo humano o… unirse a los suyos y convertirse en el Rey del Infierno.

Con esta premisa el director Neil Marshall (Dog Soldiers, Juego de Tronos) ha plasmado el reboot de este cómic tan querido por tantos, comiqueros cómo cineastas. Según su estreno en EE.UU se ha podido observar que no ha gustado mucho, pero al ser un reboot nos hace preguntar: ¿No ha gustado porque la película es mala o por que la comparaban con las de Del Toro? Sea cual fuera el motivo, el objetivo de esta se nota desde el minuto uno que es un film hecho para que pases 120 minutos de pura diversión, con una banda sonora de fondo al más estilo rockero, para que no nos olvidemos en ningún momento para qué sirve el brazo derecho de Hellboy.

Profundizando más en los personajes y trama, nos encontramos con un hilo argumental que se va cruzando con historias del pasado que no hemos visto como espectadores pero que se nos resumirán con Flasbacks para que no nos desviemos de la escena principal. Personajes que tienen cuentas pendientes con nuestros protagonistas que aparecen de la nada y sin saber por qué se odian mucho, -esto último pasa con un personaje bastante importante en la trama inicial y no se llega a entender si fue porque el director quiso hacerlo con la misma intención que hemos explicado anteriormente o simplemente ha querido apostar por la posibilidad de que todos los espectadores saben algo del mundo de los cómics de Hellboy.- Una de las razones por las cuales es inviable que podamos ver ni lo más mínimo la similitud entre el Hellboy de Ron Perlman y el actual David Harbour (aquí tenemos que añadir que hizo muy bien su papel del demonio) es la simple condición de que este nuevo Hellboy, es bastante más joven que el de las películas de Guillermo Del Toro, en esta aún no ha vivido ni la mitad de lo que nos mostraba la antigua saga. Y eso trae como resultado a un personaje más cabezón, más compulsivo, más avaricioso, más guasón y sobre todo más emocionalmente inestable.

Ahora sí, la gran triste noticia es que esta película ha sido bastante censurada por lo que se rumorea en España y creednos, que lo que han hecho es simplemente es para que sea un poco más familiar, que se entiende pero, si realmente queréis ver todo el potencial de ésta, buscad un cine que podáis verla en VOSE. ¡Coged palomitas y disfrutad del film!

Y recordad, mandadlo todo al infierno.


Compartir