[Análisis] Out of the Box

Out of the Box, desarrollado por Nuclear Tales, es un videojuego de tipo narrativo y de toma de decisiones, a la vez que nos encargamos de ser portero de un local controlado por la mafia. Desarrollado por un estudio español compuesto por algunos de los integrantes de Nexus Game Studios, creadores de Randal’s Monday, nos han traído hace ya unos dos meses una historia digna de recordar.

Nos situamos en el 2001, nos llamamos Warren y acabamos de salir de la cárcel. Necesitamos dinero para ayudar a nuestra hija y para mantenernos nosotros mismos, sin embargo nadie quiere contratar a un ex convicto. Es aquí donde entra Harry, el líder de la mafia, ofreciéndonos un trabajo como portero de uno de sus locales, prometiéndonos un trabajo totalmente legal. Obviamente, no todo es tan fácil como parece, ya que nos veremos envueltos en los negocios oscuros de la mafia.

Sin duda, la historia de Out of the Box es entretenida, aunque no realmente profunda, pero disponiendo de una gran amplitud de posibilidades dependiendo de nuestras elecciones. También dispondremos de dos finales claramente diferenciados, sin embargo, cabe la posibilidad de que “perdamos” la partida antes de llegar a estos, y digo “perdamos” ya que siempre tendremos la posibilidad de cargar la partida en ese mismo día de trabajo y enmendar nuestro error.

La jugabilidad de Out of the Box es realmente buena, ya que toma elementos del ya bien conocido Papers Please, pero le da otra vuelta de tuerca adaptándolo a su obra. En este caso tenemos muchos menos factores en los que fijarnos a la hora de revisar a la gente, sin embargo abundan los eventos en la cola. Varios ejemplos podrían ser las típicas peleas de borrachos, la presencia de VIPs o los sectarios a los cuales debemos echar para  no perder clientela. Para lograr todo esto, tenemos un libre control sobre la cola, pudiendo elegir a quien atender primero, ya sea dejándolo pasar, pidiéndole la documentación, hablándole o incluso dándole una paliza si lo vemos necesario.

Con respecto a la calidad gráfica del título, no hay nada realmente remarcable, ya que contamos con pocos ajustes y casi cualquier ordenador es capaz de correrlo. Pero en lo que no nos han defraudado los chicos de Nuclear Tales es en su diseño el cual ya vimos en Randal’s Monday. Se nota que está realmente trabajado, con personajes no muy diferenciados en general, pero bien definidos y carismáticos.

La banda sonora está realmente lograda, y aunque no muy compleja, su encanto se halla en esa simplicidad que irradia. Esto ocurre de igual manera con los sonidos que encontramos a lo largo del juego, resultando incluso cómicos en ocasiones, encajando totalmente con la actitud ruda pero satírica de nuestro personaje.

Out of the Box es sin duda un juego bastante entretenido, muy bien logrado en todos sus aspectos y que se completa en apenas un sorbo. Sin embargo, no creemos que esto sea un aspecto negativo, ya que enseña todo lo que tiene y no pretende aburrir repitiendo sus mecánicas en exceso. Así que como dice el dicho, lo bueno, si breve, dos veces bueno.

Edgar Sanchez

Edgar Sanchez Autor

Un chavalito de 15 años apasionado por los videojuegos y en un futuro un periodista. Nacido y criado en Tenerife, el paraíso español. Amante del hip-hop y del freestyle. Anime + Rol + Kase O = Buena vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *