[Primeras Impresiones] Battle for Azeroth

Tras innumerables batallas, la Legión por fin ha dicho adiós a Azeroth -por el momento- tras el encarcelamiento del poderoso Sargeras. Todo debería ser paz y armonía entre todas las razas que conviven en World of Warcraft pero ha ocurrido todo lo contrario: la última expansión del MMORPG más famoso de Blizzard terminaba con la gigantesca espada del malvado titán clavada en pleno Silithus, algo que está matando poco a poco al planeta, aunque algunos de sus habitantes están más preocupados por cierto ”mineral” que está saliendo a la superficie y que posee un cuantioso poder…perfecto para acabar con la facción contraria.

Y así es señores, Alianza y Horda dejan de luchar juntos para batallar entre ellos otra vez, pero esta vez con la intención de aniquilar para siempre su facción contraria, cueste lo que cueste. Así empieza Battle for Azeroth, la nueva expansión del juego la cual, nos trae un gran número de novedades y cambios como la inclusión de las nuevas razas aliadas de la Alianza: los Elfos del Vacío, los Draenei forjados por la luz y los Enanos hierro negro, y por el lado de la Horda: los Nocheterna, los Tauren Monte Alto y los Orcos Mag’har, cada raza con sus propios motivos para unirse a cada bando y que vamos descubriendo a lo largo de la trama.

Pero esto de las razas no se queda ahí, pues gracias a las dos nuevas zonas Kul’Tiras y Zandalar, tendremos que intentar lograr que los Humanos de Kul’tiras y los Trols Zandalari se unan también a nuestras tropas, a la vez que vamos explorando nuevas tierras y fascinantes criaturas.

Y con esta introducción, empezamos con nuestras primeras impresiones de esta nueva expansión:

Un conflicto real.

Desde el minuto uno que terminamos con la serie de misiones en Silithus, el juego nos adentra en el propio conflicto, formamos parte de él y nos acompañan grandes héroes como la Jefa de Guerra Sylvanas o el Rey Anduin, Nathanos y la desaparecida Jaina, entre otros. Batallando codo con codo junto a ellos, algo que nos ayuda a creernos los protagonistas de esta historia por su gran interactividad durante las gestas y misiones, al igual que pasó con el anterior parche.

Esta vez decantarnos por las dos facciones no es válido, y es que si alguna vez habéis jugado a World of Warcraft sabréis que tanto Alianza como Horda tienen sus propias versiones en cada historia, su punto de vista, quienes creen tener la razón y quienes no, y nunca las apariencias lo son todo, por eso el juego nos da totalmente la libertad de elegir al bando correcto.

Esta nueva trama por su parte, alberga grandes batallas, traiciones, decisiones difíciles y enemigos totalmente inesperados, en conclusión, todo lo que debería tener una historia para enganchar al público y que por supuesto, ha funcionado con nosotros.

Nuevo y mejor.

En cuanto a novedades, como ya os hemos mencionado, contamos con dos nuevos continentes divididos en 3 regiones cada uno y con sus respectivas series de misiones para conseguir la fidelidad de estos nuevos aliados. Respecto a lo visual de estos tenemos que decir que son preciosos y nos parece curioso que después de tantos años y de tantos parches, consigan incluir nuevas zonas que nada tienen que ver con otras, con su propio estilo de estructuras, paisajes y por supuesto, melodías.

Por otro lado, llegan al juego las Expediciones Insulares, gestas totalmente nuevas de 2 equipos de hasta 3 jugadores cada uno en las que quien reúna el mayor número de azerita, el nuevo material por excelencia de la expansión, gana, aunque un gran número de criaturas no nos lo pondrán nada fácil. Algo bastante innovador, aunque no sabemos muy bien como será el resultado final.

Y sin llegar a salir del modo PvP, se ha añadido el Modo Guerra, modo que al activarlo en la capital principal nos proporciona un aumento de la experiencia y las recompensas de las misiones, por supuesto esto tiene una pega: podremos ser atacados por alguien de la facción contraria en cualquier lugar, como llegaba a ocurrir en los propios reinos PvP. Sin duda es un gran método y una buena excusa para que los jugadores luchen siempre entre si y hacer más real el conflicto de la temática.

Las armas artefacto de Legión por su parte se han eliminado, algo poco gracioso para aquellos que dedicaron horas y horas para subir su nivel, y se han cambiado por las armaduras de azerita, las cuales podrán ser mejoradas gracias al poderoso Corazón de Azeroth y nos otorgarán nuevas habilidades pasivas según nuestra especialización de clase.

Por último y como es de esperar, se han añadido nuevas mazmorras, bandas y los frentes de guerra, un nuevo modo PvE que sin duda recuerda al mítico Warcraft, aunque para poder probar todo ello tendremos que esperar tras su lanzamiento.

Blizzard nos demuestra en cada parche que va sobrada de nuevas ideas y formas de llamar la atención de los jugadores, y por supuesto siempre aprovecha para no solo mejorar el sistema de combate, el equipamiento, las misiones o el juego competitivo, si no que también intenta aplicar novedades y mejoras a nivel gráfico, solo hay que echar un vistazo a dos expansiones atrás.

Battle for Azeroth nos ofrece una nueva historia adaptada tanto para los fans del jugador contra jugador como del jugador contra entorno y ciertos cambios que creían necesarios después de Legión, haciendo el juego más accesible para los nuevos jugadores. Aún no hemos podido descubrir todo el nuevo contenido que nos brinda ‘BfA’, por lo que esperamos con ansias al próximo 14 de agosto.

Y vosotros, ¿os uniréis a la guerra?

Susanapz

Susanapz Autor

Soy de las que nacieron con una PSX bajo el brazo hace 21 años, hermana de Crash Bandicoot y elegida por la Keyblade. De día, junto a mi guardián Auron, intento salvar Spira y de noche soy una assassin en busca de la libertad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *