Sáb. Nov 26th, 2022
Compartir

Realmente tenía muchas ganas de empezar a escribir sobre Akiba’s Beat, pues ha sido un viaje que difícilmente voy a olvidar y que me gustaría haber aprovechado al máximo. El juego lo conocí gracias a mi colega Rasec ya que comentó en Twitter que se había pillado un JRPG para PS Vita, y toda persona que se compra un JRPG en PS Vita se merece mi atención y agradecimiento (también está disponible en PS4).

Tras dar el paso que todo usuario de la consola había dado menos yo, logré jugar al título para probarlo un poco a ver de qué pie cojeaba, y cuál grande fue mi sorpresa cuando me enteré, a los pocos segundos de empezar el juego, que se trataba de un título que usaba la fórmula de combates de Tales of, en concreto una fusión entre el de la era de Symphonia en adelante (realmente Destiny pero hablo del 3D) y la de Xillia.

Cuando tuve algo de tiempo libre no me lo planteé dos veces y lo comencé, dedicándole aproximadamente unas 30 horas (si dejas la PS Vita en suspenso te sigue contando las horas y acabas con más de 500), y descubriendo un título que no solo bebe de Tales of, sino también de la saga Persona, en concreto el 4 y el 5. Si amas el género y ambas sagas, te recomiendo sigas leyendo para descubrir un mundo lleno de “engaños”.

Akiba’s Beat: el hijo de Tales of y Persona

El juego comienza con una figura conocida como Kanon que nos habla sobre qué es la realidad y qué es la ficción, presentando también las “delusions” o engaños, que son zonas oníricas donde podemos ver el corazón de las personas y el cómo se sienten en su interior. Sí, estaréis pensando “esto es idéntico a los Palacios de Persona 5”, de hecho sorprende mucho que sendos juegos se lleven tres meses de diferencia, solo que en este caso hay una sutil diferencia.

Lo primero es que efectivamente es lo mismo que dicho juego, en vez de visitar el corazón de la gente y conocer su interior, conocemos sus engaños, sus propias mentiras que ellos/as mismos se creen, pero no podría decir que son los Palacios, sino más bien las mazmorras de Persona 4, ya que son zonas ya diseñadas con sus plantas y son bastante planas, sin muchos misterios.

Es un poco lo decepcionante del título, ya que pocas mazmorras se pueden salvar. Se nota mucho que el equipo ha tenido un presupuesto muy limitado, dando como resultado unas mazmorras… Muy Persona 4 y Persona 3, sin mucha chicha, aunque hay que decir que, cumplir, cumplen. No sé qué le pasa al JRPG que, en los últimos años, pocos son los que pueden decir que tienen mazmorras elaboradas y no lineales y monótonas (te miro a ti, Tales of Arise…)

Otra cosa que no me gusta es que hay momentos en que tienes que repetirlas varias veces, creedme cuando os digo que se os atragantará la de las muñecas, ya lo veréis… Por suerte, completar sus puzles solo tienes que hacerlo una vez, por lo que abrirás las puertas para ir más rápido al regresar. El problema está en que no se hace natural, pues muchas veces ocurren situaciones estilo “vamos al fondo del todo para hablar» y ya, sin un combate ni nada.

Cosas que se podrían solucionar con una llamada telefónica. En general, las mazmorras de este juego no son su mayor fuerte, sino que lo son la historia y los personajes. La trama consiste en un grupo de jóvenes de entre 14, 16 y hasta 28 años como bien nos tiene acostumbrados este tipo de juegos, que se hacen amigos para luchar contra los engaños que están asolando Akihabara (no, los fans más hardcore de Persona 5 pueden estar tranquilos, al contrario que NEO: TWEWY aquí no han plagiado la ciudad ficticia de Shibuya).

Estos pueden afectar a cómo funciona el mundo, pues las personas actúan de una forma u otra dependiendo del engaño, además de que ha generado un domingo que nunca acaba, y os puedo asegurar que hay giros de guion bastante buenos que te dejan pensando. Es de esas obras filosóficas sobre lo real e irreal, sobre si lo que dicen es malo es verdaderamente tan malo, pero sin acabar siendo superficial y pedante, sino más bien animado, de tú a tú, más cercano y menos pretencioso.

Akiba’s Beat: el hijo de Tales of y Persona

No daré más detalles de la trama pues me gustaría que la conociérais por vuestra cuenta. De lo vamos a hablar ahora son de sus personajes, pues si bien pueden parecer muy básicos, el protagonista en concreto me ha llamado bastante la atención, pues Asahi es un chaval de 19 años que es un nini (o NEET). Me sorprende porque no estoy acostumbrado a este tipo de protagonistas, y además rompe estereotipos de que son personas con mal carácter o sin intenciones de nada en la vida.

Luego tenemos a Mizuki, su amigo de la infancia, que me recuerda bastante a Flynn de Vesperia. De hecho diría que Asahi es un Yuri descafeinado y que tienen más o menos la misma relación. Seguimos con Saki, que recuerda más a Yukari de Persona 3, una chica de 18 años que sabe lo que pasa en el mundo, le explica la situación al protagonista y además tiene un compañero llamado Pinkun que actúa como la mascota del juego.

Finalmente nos quedan Riyu, de 14 años, que actúa como la niña inocente del grupo con un corazón bondadoso, Yamato, de 16 años que es el típico chico rudo que al final acaba siendo el recurso cómico, Kotomi de 17 años que es la chica bien engreída y con mal genio, y finalmente Reiji, el adulto del grupo con 28 años que siempre busca una oportunidad para meterse con ellos por ser más jóvenes que él, especialmente con Yamato. Es un grupo al que le acabas pillando mucho cariño.

La narrativa es muy similar a la de los juegos de Persona, con los textos en toda la pantalla y el grupo en pantalla. Sin embargo, regreso a lo que he comentado antes sobre el presupuesto, aquí no ocurre como en Persona, que a veces el texto deja de aparecer para ver alguna animación entre los personajes. No, aquí todo lo que pasa se muestra con textos y efectos de sonido. Es decir, puedes estar hablando con un personaje, y que alguien diga “eh, ¿qué es eso?”, y se escuche una explosión y “anda, ¡algo ha explotado!

No creo que costase mucho parar la lectura para poner animaciones y darle más dinamismo a las situaciones. Son pequeños detalles que no entorpecen la experiencia de juego pero sí sorprenden. Me atrevería a decir que la mayor parte del presupuesto se usaría en las canciones y las cinemáticas en 2D, pues tiene un número bastante satisfactorio de ellas. Por si fuera poco, Akiba’s Beat presenta su propio sistema de Social Link.

A medida que vayamos avanzando en la historia iremos conociendo nuevos personajes que tendrán también sus capítulos propios, actuando como las misiones secundarias. Al completarlas descubriremos más sobre su psique y obtendremos recompensas. Lamentablemente no he podido hacer tantas como quería, pero me ha gustado este pequeño detalle.

Akiba’s Beat: el hijo de Tales of y Persona

El juego está disponible tanto en PS4 como en PS Vita, y al jugarlo en portátil obviamente se han tenido que limitar algunos detalles para que fuese jugable. He podido jugar casi sin tirones, siendo estos muy puntuales, en combates contra algunos jefes (pocos), y siendo en el jefe final donde más he sufrido estas caídas. No entraré en detalles, pero ocurren muchas cosas en pantalla y eso al final hace que la consola apenas pueda la pobre moverlo todo fluido.

No obstante, en el resto de la versión se juega de lujo y va bastante fluido. En PlayStation 4 imagino que no habrá tanta caída, he estado viendo vídeos y no parece que haya problemas. Dejando a un lado la saga de ATLUS por el momento, Akiba’s Beat presenta una interfaz muy similar a la de Tales of, incluso algunos objetos tienen la misma función, siendo bebidas que nos recuperan, curiosamente, el 30% o el 60% de nuestra vida o maná. ¿A qué os recuerda esto?

Por eso digo que es una obra que contentará a los fans de ambas sagas: por una parte la narrativa de los juegos de Persona, y por otra las mecánicas y combate de Tales of, del que toca hablar en este momento del artículo.

El Linear Motion Battle System ha sido clave para la industria de los videojuegos de Action RPG. Si bien muchos JRPG se han inspirado en este combate para ofrecer sus propias propuestas, Akiba’s Beat directamente coje esta mecánica tal cual, lo que podría considerarse un plagio, pero que yo personalmente he agradecido.

Si habéis jugado a cualquier Tales of, salvo solamente el Arise claro, ya sabéis qué os vais a encontrar. Literalmente es lo mismo que juegos como Vesperia, tienes ataques normales y especiales que puedes colocar en las palancas arriba, abajo y laterales, así como también en el stick derecho. Además de ello cuenta con un Sobrelímite, que aquí se llama Imagine Mode, donde durante un periodo de tiempo podremos usar artes sin ningún tipo de límite.

Por si fuera poco, al llegar a cierto nivel, el personaje desbloqueará una habilidad EX, que actúa como el Arte Mística del juego. Sí, como podéis ver la inspiración con Tales of es muy clara. Esta habilidad la podremos usar cuando el Imagine Mode está completo y activemos el Imagine Field. Lo interesante de esta mecánica es que no solo todos los personajes podrán atacar sin límites de ataques, es decir, al igual que en los Xillia hay un límite de ataques que, una vez llega a cero, hay que descansar uno o dos segundos para que se rellene. Lo interesante está en que suena una canción de fondo mientras se activa el Imagine Field.

Este detalle me ha parecido genial ya que le da su propio carisma al juego, y además hay algunos temazos que yo ya tengo en el coche para ir al trabajo. Mis favoritos son Sakura Happy Maze y Drastic Emo Car, por si queréis escucharlos. Verdaderamente mola, es muy divertido jugar así, especialmente si te gusta este tipo de música o situaciones en los videojuegos (por eso amo Yakuza 5).

La inspiración en Tales of es tan clara que yo os pregunto ahora: ¿creéis que en el grupo habrá un traidor? ¡Ahí lo dejo! Con todo esto dicho, creo que ya va siendo hora de hacer el veredicto final. ¿Es Akiba’s Beat un buen JRPG y videojuego? Respuesta corta: sí. Respuesta larga, sí, pero con algunos peros.

Lo primero que quiero dejar claro es que este juego no lo ha desarrollado Bandai Namco ni Square Enix, sino Acquire, una pequeña compañía con apenas 120 empleados que ha trabajado especialmente en juegos para PlayStation y PC. Creo que es bastante injusto pedirle a este equipo una obra con la calidad y presupuesto que puede tener un Final Fantasy o un Tales of.

Es por eso que yo tengo que juzgar al juego como lo que es, una obra humilde sin intenciones de ser un vende consolas ni una obra maestra que trascienda. Simplemente un “oye que existimos y nos gustaría aportar nuestro granito de arena al género y la industria”. En lo personal ha sido una experiencia que he agradecido y que, además, es muy asequible, 20€ de normal y 10€ en rebajas. En febrero estuvo a ese precio, así que mucho ojo.

Lo que sí es verdad que no me ha gustado, y que al menos pasa en PS Vita, es que los menús van muy lentos. Una imagen vale más que mil palabras, por lo que simplemente os voy a invitar a ver este pequeño vídeo para que entendáis a qué me refiero. Por si no queréis detener la lectura, simplemente deciros que, cuando pulsas una opción, tienes que esperar como dos segundos para seguir pulsando otras opciones.

Y en los combates en los que necesitas usar muchos objetos acabas empleando más tiempo en usarlos que en el combate en si. Es lo único que sí que no puedo escudarlo con el presupuesto. Por lo demás, ninguna otra queja seria. Al menos respecto al juego, porque respecto a lo que dijo la prensa… Estamos ante uno de esos juegos en que la prensa dice una cosa y los jugadores otra.

Akiba’s Beat: el hijo de Tales of y Persona

He cometido el mayor error que un jugador puede cometer, y es entrar en Metacritic a ver qué pasó en su momento. Por desgracia necesitaba hacerlo para dar algo de contexto. Si bien algunas críticas eran comprensibles y hasta las comparto, otras me parecen que confirman mi teoría, que la gente analiza juegos de géneros en los que no son muy duchos, y que si no se llaman Final Fantasy, Tales of, Dragon Quest, Persona o Kingdom Hearts, como que les cuesta entender el JRPG.

Al menos esa es la sensación que me da. Por suerte, la verdadera opinión que importa, que es la de los fans, es prácticamente unánime: buen juego pero ya, ni obra maestra ni basura inmunda, un jueguito chulo con el que pasar un buen rato, en especial si te gustan las sagas en el que se basa. Por desgracia pasó muy desapercibido, pero es normal.

Curiosamente salió el 15 de diciembre de 2016 en Japón, un día y mes que seguro los fans de Tales of han sacado una sonrisita, y a mediados de mayo de 2017 en Occidente. Y si tenemos en cuenta que ese año fue el del pelotazo de Persona 5, de NieR: Automata y del estreno de Nintendo Switch con The Legend of Zelda: Breath of the Wild… Pues era de esperar que tanto Akiba’s Beat como cualquier otro juego no tocho acabasen en el olvido.

Akiba’s Beat: el hijo de Tales of y Persona

Con todo esto, creo que lo único que puedo decir es que, si tras leer este artículo y mis tweets has conocido este juego, y te animas a probarlo, yo me doy con un canto en los dientes. Mi objetivo es hacerle justicia a este título, pues al igual que muchos es un olvidado, un título que no hizo nada de ruido, que cayó en el olvido y no se sabe nada de su existencia.

Yo también he tardado en conocerlo, pero nunca es tarde para disfrutar de un buen videojuego. Porque eso es Akiba’s Beat. No esperes que te explote la cabeza como Persona 5. No esperes una narrativa propia de Persona 4. No esperes algo diferente al sistema de combate de Tales of. Espera Akiba’s Beat, lo que vas a jugar y conocer.

Si puedes, disfrútalo. Puedes adquirirlo desde la PS Store de PS4, está en inglés con doblaje al inglés y japonés. Gracias a todo el equipo por este viaje que he vivido en Akihabara. Ahora, ¡te toca a ti acabar con todos los engaños que asolan la ciudad!


Compartir

Por Sergio Ortuño Fernández

Graduado en Comunicación Audiovisual. Jefe de Relaciones Públicas (PR) de VidaoPantalla y creador de contenido. Guionista, doblaje, locución y presentación de radio y TV. Shergiock@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *