Dom. May 22nd, 2022
Compartir

Este artículo es la tercera y última parte del resumen de toda la historia de Tales of Crestoria. Si no has leído la primera parte, haz clic aquí para leerla, y si no has leído la segunda, haz clic aquí. A continuación seguimos con el octavo capítulo del videojuego.

La historia de Tales of Crestoria - Parte 3

El grupo llega al Arabumi Plateau, donde descubren un campamento perteneciente al reino de Medagal. Aegis propone recopilar información para conocer mejor el área donde están. Al llegar al campamento, escuchan un rumor de que Leon, anteriormente soldado de Medagal, es ahora catalogado como un traidor. Antes de hacer nada, roban información y escapan. En el reporte se indica que cerca hay una aldea en la que existen unas piedras llamadas Truesight Stones que sirven para ver por dentro del alma de las personas.

De pronto, ven humo en directo a dicha aldea, por lo que deciden ir a investigar. Nash estaba ahí escuchando la conversación y dice que no sabe realmente qué es lo que quiere, si vengarse o no. Al llegar a la aldea, descubren que hay monstruos que hablan y solamente quieren condenar a la gente. Ahí conocen a Esvanilla, un hechicero que, con el poder de esas piedras, puede ver dentro del alma de las personas y, si estas son impuras, no tendrá reparos en matarlos con sus monstruos.

Afirma que las personas usan los vision orb por puro egoísmo, que para lo único para lo que sirve es para aliviar sus frustraciones. Con el poder de las Truesight Stones, quiere eliminar a todas las personas impuras. Cuando intentan detenerle los pies, sus guardaespaldas atrapan a Nash, y Esvanilla mira dentro de su alma. Lo que realmente siento Nash por Kanata es odio y desprecio, ya que a él se lo dieron todo y siempre era feliz, cosa que a Nash no le pasaba. Una especie de envidia.

Un monstruo se traga ese cristal y consigue la voz de Nash. En medio de la lucha, este monstruo colapsa, provocando un terremoto y un agujero enorme, donde caen los personajes y se separan. Durante esta parte, vemos que una Truesight Stone afecta a Misella, revelando que ella se odia a sí misma porque cree que ella es la culpable de que Kanata cometiera su crimen. Cree que si muere se resolvería todo y este sería perdonado, pero aparecen Eleanor y Sonia, y este le dice que es una tontería.

Su muerte ni traerá de vuelta a su padre ni perdonará lo que hizo Kanata, y que es hacer trampas decidir cómo la pueden perdonar, que es muy egoísta. Al darse cuenta de su error, despierta el poder de su blood sin, y decide ser la guardiana de Kanata y protegerle en todo momento. Al salir a la superficie, Kanata, junto con Nash, se encuentra con Esvanilla, y le dice que él destruirá el sistema de vision orb, que no es necesario matar a criminales para resolver el problema. Pero Esvanilla no lo desea.

Él cree que este sistema ayuda a encontrar a las personas impuras, y que así puede castigarlas. Utiliza una de sus Truesight Stones para ver su propia alma y crear así un monstruo con el que fusionarse para luchar. En medio de la pelea, aparecen todos los personajes. Sonia pide que por favor salven a Kanata pues, aunque le odia, quiere conocerle mejor para saber si es tan mala persona como cree, y así después juzgarle como ella crea.

Esvanilla utiliza una Truesight Stone contra Kanata y se revela lo que realmente siente, que no aguanta más con el peso de su pecado, con el hecho de que todo el mundo le odio por ser un transgressor, y que quiere morir para liberarse. Cuando Esvanilla aprovecha que Kanata está distraído, le da el golpe de gracia, pero Nash actúa de escudo humano. Esto se debe a que no quiere que Kanata abandone su vida para que todo acabe y ya, que quiere que viva para que se enfrente a su realidad.

Kanata se da cuenta de su error y decide vivir, despertando así el poder interior de su blood sin. Con el grupo unido, logran derrotarle y, derrotado psicológicamente por no poder hacer nada, decide tirarse por el desfiladero, aunque sin confirmar en ningún momento que esté muerto del todo. Quién sí fallece es Nash, no sin antes regalarle sus ojos a Sonia para que pueda ver el mundo a través de los suyos.

Al volver a casa de Rita, confirma que el doctor ha podido salvar uno de los ojos y se lo está implantando gracias a su poder mágico. Con todo terminado, vuelven a su barco ya reparado rumbo a la biblioteca de Toshimina para recopilar más información sobre Kasque.

Al llegar a Toshimina, ven que es una ciudad bastante alegre y llena de júbilo. En el camino a la biblioteca, Orwin, uno de los protagonistas que no aparece desde varios capítulos, les ve desde lejos y les persigue. Se encuentran y se conocen. Orwin les comenta sobre un pasadizo secreto para entrar en la biblioteca, pero no terminan confiando en él completamente, por lo que decide quedarse en un bar esperando a que acepten su ayuda.

Deciden hospedarse mientras que Kanata habla con Orwin en privado, confiando en él. Sin embargo, le traiciona, ya que sabe que está en busca y captura por el gobierno de Medagal. Por suerte, sus amigos y una misteriosa chica le salvan, siendo esta Aura, la hija de Orwin. Van a su casa donde están él y su esposa Naya. Al parecer Orwin no es un padre ni esposo modelo ya que suele hacer muchas cosas sin pensar, lo que hace que su hija no lo respete y su esposa le de igual. Eso sí, todo con muchísimo humor.

Aura comenta que su padre traicionó a Kanata para conseguir algo de dinero, pero que al conocer a Misella vio que no eran malas personas y no estaría bien entregarle. El grupo les pide ayuda para conseguir información en la biblioteca sobre Kasque, pero ni Naya ni Aura pueden conseguirla al ser documentación de nivel alto y ser ellas simples civiles. Pero Orwin sí podría porque es un ex miembro de la realeza, siendo el actual rey su hermano pequeño.

Todos se sorprenden por la declaración, y Orwin así lo confirma, aunque tras abdicar perdió todos los derechos y privilegios de la realeza. Como compensación por lo ocurrido con Kanata, intentaré hablar con sus contactos para conseguirla. Antes de partir, Aura comenta la existencia de un monstruo devorador de humanos, el Man Eater, como una petición para eliminarlo, lo que deja en blanco a Orwin y Naya. Al salir, Orwin muestra rechazo, ya que sabe algo que los demás no, y no quiere tener nada que ver en el asunto.

Este sospecha que su mujer puede estar relacionada con el caso, y no quiere que nadie de fuera interfiera. Una noche, se lo comenta por encima, y Naya le dice que se trata de un tema complicado, pero que confíe en ella. A la noche siguiente, el grupo, menos Orwin, ven cómo Naya sale fuera de su casa, y deciden seguirla. Es ahí cuando descubren que puede convertirse en un monstruo. Al verles, huye, y antes de que puedan perseguirla, aparece Orwin para detenerles, luchando contra ellos.

No quiere que la maten, y aunque dicen que no lo harán, cree que no pensarán lo mismo si les llega a herir de gravedad a ellos o a civiles. Por eso acudió a Medagal, para recabar más información sobre el tema, descubriendo que existen monstruos que son simplemente bestias así como criaturas ancestrales que se convierten en humanos. En mitad de la conversación escuchan que la ciudad está en peligro, y es que Naya está luchando contra el Man Eater. El grupo habla con ella y se quedan más tranquilos sabiendo que no es malvada, pero entonces aparece Aura, y el Man Eater la rapta.

La salvan y matan le matan, pero antes de morir, convierte todo su maná en llamas con intenciones de incendiar toda la ciudad. Naya se sacrifica usando su mismo poder para evitarlo. En su lecho de muerte, le dice a Orwin que nunca comió carne humana, ya que se enamoró de él de pequeña y supo que no podría comerse a nadie de una especie a la que pertenecía su amor. Regresa a su forma humana, pero no puede durante mucho tiempo, por lo que le pide a su marido que por favor la mate.

Orwin sufre por dejar sin madre a su hija, pero sabe que tiene que hacerlo para que esta muera feliz, dejándonos una escena verdaderamente desgarradora, ya que Aura despierta en ese momento y ve lo que su padre está haciendo. Condena a su padre a morir con su vision orb, dejando su Stain of Guilt en el ojo. Orwin no tiene fuerzas para luchar ni ganas de vivir. Vicious se sorprende por cómo ha tenido la voluntad de matar a alguien por amor, pero a su vez le dice que a los enforcers les da igual, que solo les importa el asesinato. Orwin no le da importancia y sigue pensando en que es mejor que lo maten.

Se considera un cobarde que siempre ha estado asustado por si Naya le seguía amando, que no podía aceptar que siguiera con él, que eran una mala pareja. Que sentía miedo de verla a los ojos, que afrontar la verdad, de preguntarle. Ese es su pecado, no querer ver la realidad, pero que cuando la mató vio lo preciosa que era y lo mucho que se querían. Al darse cuenta de su error, Vicious le despertó su Blood Sin. Al derrotar a los enforcers, Orwin habla con su hija, diciéndole que sí, él mató a su madre.

Aura le echa en cara su egoísmo y el cómo han podido abandonarla. En medio de su enfado, y como giro del argumento, la mitad izquierda de su cara se transforma en la de un monstruo, pero en el momento en el que Vicious la toca, vuelve a la normalidad y se desmaya. Cavan una tumba para Naya y, tras dejar a Aura en un lugar más seguro, el grupo se une y sigue su camino para buscar más información sobre Kasque.

La historia de Tales of Crestoria - Parte 3

El grupo se encuentra con Karvas Blue, el general del ejército de Toshimina y amigo de Orwin. Les comentan la posibilidad de entrar en el castillo, pero al verse su crimen desde el Vision Central, no pueden permitir que un transgressor entre. Sin embargo, quedan en una cueva para poder hablar con su hermano, Bakwin, a escondidas. No obstante, solamente es para hablar, porque se niega a compartir información sobre Kasque, pero menciona que existe una puerta dentro de la cueva donde están que da acceso a la biblioteca que antiguamente servía como vía de escape, pero al estar llena de monstruos tuvieron que sellarla.

Básicamente Bakwin estaba actuando como rey al negarles entrar, pero comparte un “detalle divertido sobre el reino” por simple placer de hacerlo. Le pide al grupo que por favor cuiden de Orwin porque sabe que está verdaderamente dolido y no cree que tenga derecho a preguntarle cómo está. Además, comenta que cree que su hermano abdicó del trono para que su hermano pudiera tenerlo, para que así este no estuviese siempre bajo su sombra.

Al llegar a la puerta sellada, Vicious la abre a la fuerza y entran en la biblioteca. Encuentran un libro que comenta que hace 800 años el mundo sufrió una crisis sin precedentes. Sufrieron el ataque de una bestia llamada “the Dreadfang”, que tenía como objetivo destruir todo ser viviente. Los humanos de aquel entonces no podían hacer nada, salvo esperar a su extinción, por lo que decidieron crear una enorme reunión y tomaron una decisión: crear una deidad.

Kasque es una diosa artificial creada para derrotar al Dreadfang. Originalmente ella era una humana corriente, de las dos únicas que nacieron con un poder inusual. La infundieron con enormes cantidades de maná hasta conseguir convertirla en un ser todopoderoso. Kasque derrotó al Dreadfang y ascendió a los cielos para velar por la humanidad. En otro libro distinto descubren que los vision orb se crearon hacer 90 años, dándole a cada humano uno de ellos así como los Vision Central en cada ciudad.

La ciudad sufre el ataque de unos monstruos causado por un terremoto y corren para destruirlos. Desde un Vision Central observan como el rey Gadel está lanzando un mensaje. Al parecer ese terremoto no lo causaron los monstruos, sino por el asesinato de una criatura que protegía un volcán que acabó arrasando más de 4.000 vidas. Se ve una falsa grabación en la que aparecen Kanata, Misella, Vicious, Yuna y Aegis matando a dicha criatura por placer. El grupo se sorprende de la tecnología que tiene el rey, capaz de crear vídeos falsos.

El pueblo reza por su condena, y aparecen los enforcers, obligando al grupo a huir de la ciudad. En ese momento aparece Milla para ayudarles a derrotar a los que quedan. Entonces, ella les pide que la ayuden a detener a Kasque. Al parecer ellas eran amigas hace 800 años, y deja claro que, aunque naciera en esa época, no ha estado viva todo el tiempo. Por motivos que no quiere mencionar, estuvo un largo periodo de tiempo en letargo.

Crear a un humano que pueda convertirse en una deidad no es sencillo, y la humanidad de entonces hizo innumerables intentos por crear el espécimen perfecto, siendo únicamente Kasque y Milla las únicas válidas. Milla quería ser ella la elegida para que Kasque pudiera vivir una vida libre y feliz, y esta le responde que le parece bien y que el ritual será por la noche en el santuario del oeste. Al llegar, Milla ve que no hay nadie, salvo una carta. En ella Kasque le pide perdón por engañarle, ya que el ritual será en otro sitio, además de que ella será quién se sacrifique porque cree que vivir durante miles de años velando por la humanidad es un trabajo muy agotador.

Kasque se convirtió en una diosa y derrotó al Dreadfang. Milla no reconoce a su amiga, y siente que alguien la está manipulando, por lo que quiere detener a quien sea que le esté haciendo sufrir. Se une al grupo y viajan juntos al Gran Árbol de Grassvalley, uno de los cuatro grandes árboles que Kasque creó para evitar la corrupción del maná, estando uno de ellos, el Gran Árbol de Earhart, ya destruido. Sospechan que Gadel trabaja para Kasque por su rápida intervención previa. Se dirigen a Wigaseya, que casualmente es la ciudad natal de Aegis.

En el camino se encuentran con una aldea cercana al árbol, pero no son bien recibidos. Desde el Vision Central Aegis escucha una voz familiar. Es la de sus padres, quiénes están pidiendo que no consideran que su hijo sea transgressor, que el vídeo que han mostrado es falso, y que no le castiguen, que él es inocente. El pueblo está en su contra, y deciden condenarles enviando allí a los enforcers. Aegis entra en pánico y corre hacia su aldea para intentar salvarles.

Al llegar, creen que ya es demasiado tarde y que estos han matado a sus padres. Aegis entra en ira y pretende asesinar a todos los vecinos por no ayudar a sus padres y, además, por parecerles bien su condena. Kanata intenta tranquilizarlo, pero no lo consigue. Vicious se posiciona delante y le quita su blood sin. De esta forma, él podrá dispararles e incluso matarles si lo ve necesario para que Aegis no manche su honor como caballero. Aegis recapacita y pide que no los mate porque la venganza no es justicia. En ese momento notan un nuevo terremoto, el Gran Árbol de Grassvalley está siendo atacado.

Vicious le devuelve su blood sin a Aegis y parten hacia el Árbol. Al llegar, se encuentran con Assid y Forte, que están intentando destruirlo. Para ganar tiempo, invocan a Makina para que luche. Orwin se sorprende al verla, y se acuerda de su hija. Le dice que es solo una niña y que no debería tener este tipo de luchas, que debería vivir su infancia. Él jugará con ella siempre que lo necesite, pero no a luchar. Makina entra en shock, porque para ella pelear y destruir es jugar, no conoce otra forma de hacerlo.

Le pide a Orwin que juegue con ella, pero empieza a agitarse, y explota por culpa de Assid, ya que en su estado actual ya no les sirve de nada. Orwin le recrimina que era su compañera y solamente dudó por un momento, que cómo pudo asesinarla, y Assid le contesta que se despojaron de su humanidad hace tiempo con el único propósito de servir a su diosa. Dentro del Árbol, Assid y Forte comentan que su diosa se arrepintió de crear los vision orb porque pensaba que sería una buena idea, pero que los humanos lo usaron en beneficio propio y los hizo más estúpidos, haciendo alusión a quiénes se aprovechan de su poder, y a quiénes creen ciegamente su palabra.

Entonces, si el mundo volviese a cómo estaba hace 800 años, la humanidad volvería a estar unida y no se dividiría por intereses. Deberán volver a trabajar juntos para restaurar sus vidas y su mundo. “¿Cuánta gente es realmente consciente del peso de sus condenaciones? ¿Cuántos consideran cuidadosamente los cargos y es responsable de su petición? ¿Cuántos abandonaron su deber de perpetuar la justicia? Estoy seguro de que nadie conoce mejor la respuesta a esa pregunta que vosotros, transgressors”.

Tras luchar contra ellos y escapar, Milla reúne el poder de los espíritus para poder salvar al Árbol, pero tendrá que quedarse dentro de este durante un tiempo indefinido. Antes de partir al siguiente objetivo, Aegis pide volver a su pueblo para enterrar a sus padres, pero Ivis aparece de la nada para decirle que no se preocupe. Ella tiene un poder con el que puede volverse invisible, y lo utilizó con sus padres para que estos no fuesen descubiertos por los enforcers.

Por desgracia, no hay momento para celebraciones, pues ni Ivis ni Vicious pueden notar la fuerza del Gran Árbol Pasca del sur. Como último giro y sorpresa final, el grupo de Lloyd, Genis, Colette y Arche que hace varios capítulos que no vemos, aparece justo delante del Árbol. Alguien lo ha cortado, y ese alguien sale de su interior. Para sorpresa de todos los fans, se trata de Yuri, protagonista de Vesperia, con una nueva vestimenta, y con un Stain of Guilt en el pecho. De esta forma tan abrupta, tan inesperada, y que deja con un panal de miel entero en los labios, se acaba la historia del videojuego de móviles Tales of Crestoria.

Durante 14 páginas de documento, y tres partes, habéis podido ver toda la historia de este ambicioso título de móviles. Una historia que me duele con toda mi alma vaya a continuar en un manga porque el presupuesto para el anime se lo ha llevado Tales of Luminaria. Una verdadera catástrofe para los que hemos estado más de un año jugando al título y flipando con una historia que, sin acabarse, llega a estar al nivel de los títulos principales.

Rezo porque llegue el día en que Bandai Namco recapacite y pueda darle una segunda oportunidad a este título, haciéndole un remake para consolas y PC manteniendo su sistema de combate por turnos, pero con más acciones. Los fans de la saga acabamos de perder a un verdadero diamante, pues a pesar de ser un juego para móviles y gacha, que esto no os engañe ni manipule.

Tales of Crestoria ha tenido sus problemas, pero fuera de todo eso, su historia es de una calidad exquisita, y de verdad que me duele lo que ha ocurrido. Mientras volvía a jugarlo para ver la historia no paraba de pensar “¿pero en serio a esto le van a dar un manga y no un anime o un remake?” Es verdaderamente doloroso.

Verdaderamente doloroso.


Compartir

Por Sergio Ortuño Fernández

Graduado en Comunicación Audiovisual. Jefe de Relaciones Públicas (PR) de VidaoPantalla. Guionista, doblaje, locución y presentación de radio y TV. Shergiock@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.