Lun. Oct 25th, 2021
Compartir

Blue Reflection

Hola a todos una vez más. Blue Reflection… no sé ni cómo ni por donde empezar. Esta entrada será abordada como mitad crítica, mitad análisis, pero nada demasiado profundo como lo sería uno al uso. Más bien quiero contaros un poco mis sensaciones respecto a este juego, cómo me sentí con él y cómo me siento respecto a él y explicando un poco, sin entrar en mucho detalle, de qué va el asunto. Sin más dilación, vamos a entrar en materia.

Allá cuando comenzó mi interés por los juegos de la saga Atelier y, por ende, los de su compañía, Gust, me encontré con uno que captó realmente mi atención desde un primer momento debido al tono azulado que lo rodeaba y los personajes que podía ver en las imágenes. Como bien habéis leído anteriormente, me refiero a Blue Reflection, una joya oculta del JRPG bastante único a la par que desconocido que fue lanzado en 2017 para Steam, PS4 y PS Vita (esta versión no salió de Japón), el cual se desarrolla íntegramente en un colegio llamado «Hoshinomiya» y cuya protagonista es Hinako Shirai, quien sufrió una lesión que le impide seguir realizando su hobby favorito: el ballet.

Poco tiempo después, se reunirá con las misteriosas hermanas Yuzu y Lime, quienes tras una serie de eventos, le otorgaran a nuestra protagonista el poder de luchar como una chica mágica conocida como «Reflector«, lo que a su vez hará que pueda moverse libremente, a pesar de la mencionada lesión. Bajo esta premisa, en principio un tanto cuestionable, si os gusta o sois fan de Madoka Magica, Sailor Moon y todo lo relacionado con el tema y estilo de las llamadas «magical girls», probablemente sea motivo más que suficiente para, al menos, darle a una oportunidad a este juego, pues su temática recuerda mucho a lo mencionado previamente e incluso, aunque salvando muchísimas diferencias, a una saga como Persona (en su última entrega). Es decir, somos «transportados» a lo que en el juego se denomina «otro mundo» y tenemos que ir consiguiendo que las compañeras que vamos conociendo durante el transcurso de la aventura nos entreguen los fragmentos de sus emociones derrotando en dicho mundo a aquello con lo que está interfiriendo con tales emociones. De este modo, iremos consiguiendo mayor afinidad y tendremos más ayudas en los combates contra jefes. También posee un sistema de creación de objetos, pero es muy simple y solo permite agilizar más los combates, entre otras pocas cosas.

Probablemente, Gust es la única compañía desarrolladora de videojuegos que sigue apostando fuertemente por el combate por turnos en los JRPG (y, sinceramente, espero y deseo que siga siendo así). Si a esto le sumamos el hecho de que presumiblemente no posee el mismo presupuesto que las grandes desarrolladoras, tienen mucho más mérito las bellezas visuales y jugables que consiguen en sus productos finales, ya sea en este o en sus otros juegos. Por no hablar de la calidad de sus bandas sonoras.

Blue Reflection es un juego que consigue llamar la atención a primera vista, pues el juego es precioso visualmente, con una estética muy anime y tremendamente bien cuidada y unos colores muy vivos de los diferentes entornos en los que se desarrolla la historia. El sistema de combate, pese a no ser muy profundo, no llega a cansar porque las batallas se hacen cortas si eliges bien tus movimientos, además de que no son muy difíciles. En el apartado sonoro es donde también destaca, pues tiene una banda sonora muy relajante pero sale a relucir especialmente en los temas de batalla, tanto normales como contra los jefes, donde introducen unos remixes bastante interesantes. Seguramente su «problema», por llamarlo de algún modo, es la repetitividad de la fórmula, ya que siempre se avanza de la misma forma: supera «x» misiones secundarias hasta conseguir «x» puntos para poder continuar, libera a la nueva compañera que has conocido de su sufrimiento emocional y así sucesivamente, con batallas contra jefes  (que se repiten) de tanto en tanto. En cuanto a lo mejorable, ojalá el sistema de amistad hubiese sido algo más profundo y no haber estado tan automatizado, pues solo tienes que avanzar en los diálogos, irte a dormir (el juego tiene ciclos de días, pero no importan ya que no «avanzas» como tal) y repetir. Por no hablar de los encuadres de cámara, más de una vez me di mil vueltas hasta que descubrí que podías «girar» la cámara doblando las esquinas (es absurdo, lo sé). Aun así, terminar el juego nos puede llevar unas 20-25 horas.

Blue Reflection

Si me preguntasen: «¿cual crees que es el juego del que nadie ha oído hablar?», no tendría ninguna duda en decir que es este, y es una pena. Una pena porque, en cierto modo, me da rabia que un producto con un acabado tan bueno y cuidado, sin llegar a ser ni mucho menos perfecto, pasase tan desapercibido en su momento y peor aún, a día de hoy. Resulta un poco triste no conocer a prácticamente nadie con quien compartir las experiencias vividas con el juego o poder intercambiar opiniones. Puedo llegar a entender que podemos sumarle el hecho de que únicamente llegase en inglés sumado a que este tipo de juegos no tengan una gran campaña de marketing detrás, pero soy de los que defiende que esta es una excusa del idioma me parece lamentable a día de hoy.

El 12 de noviembre de este mismo año, sale a la venta su inesperada secuela (me pilló muy por sorpresa su anuncio), llamada Blue Reflection Second Light, de la cual no he querido ver mucho para poder disfrutarla plenamente sin saber absolutamente nada, pero lo que sí he de destacar es que vuelve a tener un estilo artístico precioso y un diseño de personajes, una vez más, soberbio. Llegará únicamente en inglés para Switch, PS4 y Steam y la verdad es que le tengo muchas ganas, no os voy a engañar. Espero que mejore todo lo que pudo haber hecho mejor la primera entrega y vuelva a tener una música de escándalo, que estoy más que seguro de que así será.

Ojalá haya podido causar en vosotros algo de curiosidad respecto a estos títulos y os invito a que lo probéis si los conseguís en una buena oferta. Espero que venda medianamente bien pese a prácticamente estar condenado al nicho más profundo de las joyas ocultas antes de salir. Esto ha sido todo en cuanto a Blue Reflection, espero que os haya gustado. A mí ya solo me queda dar las gracias por el hecho de que estos juegos tan «exclusivos» sigan apareciendo. ¡No olvidéis seguirme en Twitter (@RinconGust)!


Compartir

Por Txustra

Sound Horizon como forma de vida. Fan de la saga 'Tales of' y amante de los JRPG en general. Amo Xenoblade. Nintendero, hater de la vida y tóxico. MIAU MIAU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *