Lun. Oct 25th, 2021
Compartir

[Análisis] Tales of Arise, la actualización del cuento

Tales of siempre ha sido un JRPG muy importante para la industria. A pesar de que otros juegos del género como Final Fantasy han gozado de mayor reconocimiento en Occidente, los cuentos de Bandai Namco han logrado asentarse poco a poco en nuestras zonas, con importante participación en América.

En Europa tuvimos la suerte de disfrutar de Tales of Symphonia en GameCube allá por el 2004 y de su secuela en Wii, pero no fue hasta 2013 que podríamos volver a jugar otro título (sin contar la reedición HD de Eternia en PSP en 2006) principal de la saga, esta vez en PlayStation 3: Tales of Xillia.

Con los años, Bandai Namco se implicaría en su compromiso con los fans, y es ahora, en 2021, cuando con la salida de Tales of Arise podemos asegurar que el esfuerzo ha obtenido un resultado sobresaliente y que la franquicia va a vivir sus mejores años en lo que le queda de vida.

La historia cuenta cómo el pueblo de Rena esclavizó a Dahna, un planeta sin tantos recursos, obligando a sus ciudadanos durante más de 300 años a realizar trabajos forzados en condiciones inhumanas con la muerte como su única salvadora. Tales of Arise comienza de una forma muy cruel, dura e impactante.

La narrativa es más directa que nunca, evolución que empezó en Dawn of the New World y especialmente en Xillia, logrando que quieras saber más y más sobre la trama. Los personajes se desarrollan favorablemente y siempre encuentran un momento para poder brillar con luz propia.

Siempre te vas a quedar con ganas de más, de querer saber qué va a ocurrir, y, como todo buen guion, tiene sus giros argumentales, pero también tiene sus momentos divertidos, emotivos, tiernos y de exploración psicológica. Todos los personajes, insisto, brillan, tienen su momento de gloria. Disfrutad conociendo su historia, y especialmente su narrativa, pues se nota la ambición del equipo.

En esta entrega, Bandai Namco renueva por completo las escenas o skits, siendo esta vez completamente en 3D en un estilo que recuerda a los cómics. Así, los personajes son más expresivos y dan mayor juego a la hora de comunicar, incluso mantienen los accesorios y trajes que les hayamos puesto.

Eso sí, y al menos en PlayStation 4 Slim, las escenas necesitarán un pequeño tiempo de carga, que inicialmente en esta plataforma requerirá de unos cinco segundos la primera vez que las activemos en la localización en la que nos encontremos. Estas escenas no aparecen cada poco tiempo al contrario que en otras entregas, pero hay que destacar que, cuando aparecen, pueden ser dos, tres y hasta cuatro del tirón.

La acción se detiene para relajar tensiones, y quiénes no deseen ampliar el lore del juego o repetirlas en su partida +, pueden omitirlas por completo en cualquier momento. Indicar también que ahora las misiones secundarias están mejor organizadas, aunque no se diferencia del resto de juegos del género.

[Análisis] Tales of Arise, la actualización del cuento

Tales of Arise supone un paso adelante en el apartado gráfico de la franquicia, y es que, manteniéndose fiel a su estilo anime, se actualiza a los estándares de la época ofreciéndonos un arte muy bello, lleno de colores y de pequeños detalles, en un estilo acuarela que le viene de lujo. Realmente se siente como una evolución lógica, sensata, y sobre todo efectiva.

No solo se nota en los escenarios, sino también en los personajes, siendo modelos más realistas pero con ese toque mágico que solo la animación japonesa logra crear, empoderando la expresión facial. El único problema, tal vez, es que algunos NPCs están reciclados de juegos pasados, así como algunas de sus animaciones, por no hablar de que son clónicos unos de si.

Otro dato que tenéis que saber es que en PS4 Slim algunas texturas necesitarán menos de un segundo para cargar, sin embargo, no afecta a la jugabilidad para nada. No obstante, si eso es lo único malo que os podemos decir de este apartado, cómo debe ser lo demás. Simplemente genial, un deleite para la vista. 

El ciclo de día y noche vuelve a la saga esta vez de forma más natural, y aunque no afecte en nada a la narrativa, te hace sentir que vives dentro del universo del videojuego, cambiando los colores para que nuestros ojos disfruten del arte. Arte que se potencia con el sistema de combate, pues los ataques conjuntos y artes místicas son más espectaculares.

De nuevo, Tales of se posiciona como una de las franquicias que más apuestan por el espectáculo audiovisual, y esta vez añade las famosas partículas que pudimos ver en otros juegos como Final Fantasy 7 remake. Estas harán que cada golpe, cada hechizo, cada ataque luzca, y genere una sensación de satisfacción que pocos detalles pueden conseguir.

Y, no podía faltar, el estudio ufotable, conocido por animar obras como Fate/Zero o Kimetsu no Yaiba, que regresa para realizar las cinemáticas. A modo de resumen: gráficamente Tales of Arise es todo un portento, y en PS4 Slim se juega de fábula, pero hay que tener en cuenta los pequeños tiempos de carga y ligeras caídas de frames puntuales.

[Análisis] Tales of Arise, la actualización del cuento

Musicalmente, el maestro Motoi Sakuraba y su equipo lo han vuelto a hacer. A pesar de que no se logran captar fácilmente los leitmotivs de las piezas, sí se siente una inmersión dentro del universo y de lo que está ocurriendo. Esta vez es más ambiental y atmosférica

Los temas son más apoteósicos y orquestales que nunca, con las voces que se pueden escuchar en una ópera, así como otros más eléctricos, relajados, divertidos, emocionales… Algunos de ellos son incluso reminiscentes de otras entregas, aunque sin llegar a ser totalmente remixes.

Los efectos de sonido mantienen ese realismo mágico clásico de los JRPG, y el doblaje al japonés es muy bueno, con voces como las de Akainu de One Piece o Kotomine Kirei de Fate/Stay Night, entre otros. Como siempre, un apartado bien cuidado y trabajado, con especial atención al opening interpretado por Kankaku Piero.

Todo se siente muy Tales of, no hay cambios serios ni preocupantes (salvo el multijugador local) en toda la jugabilidad. Si la tuviéramos que resumir en una palabra, diríamos “actualización”, pues evoluciona unas mecánicas que siempre, en cada juego, han intentado innovar de alguna manera.

Una de las quejas principales que han tenido los últimos juegos de la saga era la poca incitación a la exploración y la linealidad de sus mapas. En Tales of Arise han querido enmendar y ofrecen un mundo más detallado, con más secretos por encontrar, en entornos más abiertos y menos rectos.

De hecho las mazmorras ahora sí se pueden considerar como tal, aunque por desgracia se echan de menos mecanismos y otros detalles clásicos de estos desafíos, pues la mayoría consisten en buscar un interruptor para desactivar una barrera o activar un ascensor luchando contra un grupo de monstruos.

Por desgracia tenemos que decir que, aunque estas ya no son pasilleras, el desafío se repite en varias ocasiones. Es cierto que es un reto que, al superarlo, puedes conseguir un objeto muy beneficioso, pero que la gran mayoría sean así es un pequeño jarro de agua fría. Tal vez un poco de plataformeo le habría venido bien.

Porque por fin llega el salto a la franquicia, y con el podremos llegar a algunas zonas. Por supuesto esto no es Super Mario y solo tenemos un salto básico, no obstante, algún pequeño desafío con plataformas habría venido genial, y sería un soplo de aire fresco para renovar la exploración de la saga.

A modo de resumen: las mazmorras cumplen con su función, pero podrían ser más ambiciosas, más calienta cabezas. Lo que sí que nos la puede calentar es la búsqueda de los búhos, una especie de coleccionables bien camuflados. En varios mapas Hootle, nuestra mascota, nos avisará si tiene algún amiguito cerca.

Encontrarlos nos dará accesorios para decorar a los personajes, y si logramos una cantidad específica podremos conseguir trajes para los mismos, principalmente variaciones de colores del principal. Es bastante divertido encontrarlos todos y no se siente tedioso, pues cuando estemos cerca de alguno Hootle nos avisará.

Además de otras mecánicas clásicas como las tiendas, la herrería para crear armas, la orfebrería para los accesorios y las posadas, y los viajes rápidos, esta vez tenemos acceso a nuestro propio rancho para criar animalitos con los que conseguir comida. No es Farming Simulator ni mucho menos, pero sí un pequeño detalle que, tal vez, podría explotarse mejor en un futuro.

Lo que sí le vamos a pedir a Bandai Namco es que mantenga el minijuego de pesca, pues ha sido un verdadero vicio. Consiste en usar un cebo específico en una caña para pescar peces concretos que iremos encontrando en estanques localizados en varias partes de Dahna. 

[Análisis] Tales of Arise, la actualización del cuento

Una vez decidido el cebo, lo lanzaremos al agua y, pulsando una combinación de dos botones, tendremos más probabilidades de conseguir ese pez. Por supuesto, no solamente sirve para conseguir récords o divertirse, sino que también se podrán usar para cocinar en las acampadas y también para venderlos y conseguir dinero.

Y en este juego hace mucha falta, pues la economía no nos permitirá romperlo y hacerlo más fácil, ya que los precios son altos y deberemos plantearnos muy seriamente cómo queremos gestionarlo. Por suerte contaremos con misiones secundarias que nos facilitarán la obtención de dinero y puntos de habilidad (PH).

Estas misiones desgraciadamente sufren lo que la mayoría de RPG: son muy parecidas. Desde “derrota a X número de enemigos”, pasando por “consígueme estos objetos” o “ve a hablar con esta persona y vuelve”. Las hay que te hacen buscar una localización concreta a base de pistas, pero son pocas.

Lamentablemente este es un mal que afecta al género, y aunque son efectivas, los fans seguiremos soñando con que algún día el RPG las reinvente. En cuanto a los PH, estos servirán para desbloquear algunas artes y habilidades que solo conseguiremos con los títulos.

Ahora estos, en vez de subir nuestras estadísticas ligeramente o ser meramente un detalle estético, serán el árbol de habilidades. Con cierta cantidad de PH podremos ir desbloqueando mejoras para nuestros personajes. Al principio da miedo porque es mucho y tienes poco, pero te acostumbras mientras juegas.

Prácticamente eso es todo lo que tenéis que saber de la jugabilidad de Tales of Arise sin entrar en muchos spoilers, pero ahora llega el momento importante, probablemente el que más caracteriza a Tales of, el que siempre ha evolucionado y ha sido un referente para el Action RPG: su sistema de combate.

El Linear Motion Battle System (LMBS) ha sido el sistema de combate por excelencia de la saga. Un sistema basado en seguir una línea recta y que, con cada juego, se ha ido adaptando a sus épocas. Aunque en otras entregas era posible moverse por el mapa manteniendo un botón, en Arise tenemos total control abierto del personaje. En el momento en el que se ha publicado este análisis no conocemos el nombre exacto de este sistema de combate.

Es por ello que, de momento, lo vamos a llamar Dynamic Action LMBS. En este caso, si con Berseria teníamos un sucedáneo de Hack n’ slash, con Arise no llegamos a tenerlo del todo, pero sí se siente como si fuera uno. Por primera vez se dividen los ataques entre terrestres y aéreos, permitiéndonos crear varias combinaciones y estrategias. Otra gran diferencia es que ahora, en vez de protegerse, se esquivan los ataques.

Al principio el sistema será muy limitado, pero más adelante irá añadiendo nuevas mecánicas que lo enriquecerán y nos de más opciones de juego. Sin duda estamos ante una posible escuela para futuros juegos de Action RPG, del mismo modo que el año pasado lo fue el remake de la séptima fantasía final de Square Enix.

Por supuesto vuelven las artes místicas siendo más accesibles a la hora de ejecutarlas y se añaden los ataques conjuntos. Esto es que, si atacamos muy de seguido a un enemigo, lograremos llenar una barra y podremos realizar un ataque muy poderoso junto con otro miembro del equipo.

Pandilla que hay que decir es muy variada y logra, en el caso de tres personajes, romper con la barrera de que “el mago blanco solo cura y mejora estadísticas y el mago negro solo ataca”. No, aquí han querido modificarlo y nos ofrecen personajes muy frescos y divertidos de usar, y muy sencillos de cambiar entre ellos durante el combate. Estos son:

  • Alphen: espadachín. Su ventaja consiste en, a cambio de gastar puntos de vida, hacer ataques más poderosos de fuego. Es muy divertido jugar con él y es genial para quiénes no están acostumbrados a este estilo de juego. Su habilidad especial consiste en hacer mucho daño a los enemigos terrestres.
  • Shionne: usuaria de rifle, sanadora y hechicera. Perfecta para tenerla en el equipo atacando y curando, muy divertida de usar, aunque con la preocupación por sanar en todo momento. Su habilidad especial le permite atacar varias veces a los enemigos siendo más efectiva contra los aéreos, y con su ventaja mejora sus ataques explosivos.
  • Rinwell: hechicera. Puede realizar ataques físicos y otros de mejora de estadísticas, pero se centra en la magia. Con su habilidad puede “robar” la magia de sus enemigos y evitar que la usen, y con su ventaja puede reservarse un hechizo listo para lanzarlo y, en el siguiente hechizo, o lanza el reservado y el lanzado, o lanza uno más poderoso si es el mismo.
  • Law: luchador. Ataques físicos muy rápidos y frenéticos, perfecto para jugadores avanzados. Si no le tambalean, aumentará sus estadísticas temporalmente, y con su habilidad puede romper caparazones y escudos.
  • Kisara: usuaria de maza y gran escudo. Al igual que Alphen, Kisara es perfecta para usuarios principiantes que deseen un reto, pues consiste en ataques lentos pero más poderosos. Ella es la única que, en vez de esquivar, se protege con su escudo, y si lo hace en momento justo, potenciará sus ataques. Con su habilidad puede detener a enemigos que carguen contra el equipo. 
  • Dohalim: usuario de bastón y sanador. El personaje ideal para jugadores más avanzados, pues combina ataques rápidos, aéreos, de sanación y mejora de estadísticas. Es el más completo de todos en ese sentido, y el más retante para controlar. Si esquiva en el momento adecuado, su bastón crecerá y llegará más lejos, y con su habilidad especial puede evitar que los enemigos ágiles esquiven nuestros ataques.

[Análisis] Tales of Arise, la actualización del cuento

Importante las estrategias, pues ahora son más útiles que nunca. De hecho, os recomendamos que os pongáis una específica para los puntos PC, pues si no la tenéis activa, podéis veros con problemas en mitad de un combate importante. Pero no solo funciona con el PC, sino que se pueden aplicar muchas opciones que siempre vienen bien tener a mano.

Los puntos PC son la propuesta de Tales of Arise para unir todos los puntos de maná en un solo espacio, y que estos sean compartidos por todo el equipo. Únicamente se usan para hechizos de curación o de mejora de estadísticas, y hay que tenerlos muy controlados en todo momento, sobre todo al principio, ya que son pocas las formas de recuperarlos. La más rápida es descansar en una hoguera o posada, aunque también se pueden usar geles para recuperar puntos PC. 

Sin embargo, estos no serán muy fáciles de obtener, y deberemos ser prudentes a la hora de usarlos. Conforme avanzas en el juego aumentas tu cantidad de puntos PC y no se convierte en un problema serio, aunque por supuesto los hechizos más poderosos como Resurrección requerirán de un gasto mayor. Hay muchas cosas más por contaros, pero creo que ya va siendo hora de que terminemos, y de que lo descubráis todo por vuestra cuenta.

Tales of Arise es, rotundamente y sin titubear, un grandísimo JRPG que cualquiera que ame el género, sea fan o no de los cuentos de Bandai Namco, que haya jugado alguna vez o no a alguna entrega, debe tener en su colección. Es un imprescindible absoluto. Con más de 47 horas para una historia principal haciendo secundarias, y todas las que puedas emplear hasta sacarle el platino, así como las rejugadas, tienes videojuego para mucho tiempo.

Es la evolución correcta. Aquí no se siente que haya habido cambios, sino actualizaciones, adaptar lo que siempre ha sido Tales of a la era moderna, recogiendo todo lo aprendido y expuesto en otros JRPG, pero siempre manteniéndose fiel a lo que es. Es perfecto para iniciarse, junto con Symphonia, Vesperia: Definitive Edition y Xillia. Si os interesa probarlo, hay una demo gratuita para consolas.

Mi experiencia, como fan con más de cuatro años a las espaldas creando contenido y consumiendo sus obras, es la más agradable de todas. Le estoy infinitamente agradecido a Bandai Namco por el regalo que nos ha hecho, especialmente porque se tomaron su tiempo para cambiar la fecha de estreno a 2021 para que pudiese llegar en buenas condiciones a PlayStation 4, PlayStation 5, Xbox One, Xbox Series X y PC Steam.

Estoy convencido de que dentro de unos años, sean los que sean, tendremos un cuento que habrá aprendido de todo lo que Tales of Arise ha construido. Y espero, de corazón, vivir esa aventura a vuestro lado.

Este análisis se ha realizado jugando en una PlayStation 4 Sim con la actualización 1.03 del juego.


Compartir

Por Sergio Ortuño Fernández

Graduado en Comunicación Audiovisual. Jefe de Relaciones Públicas (PR) y Community Manager de VidaoPantalla. Redactor en DeVuego. Guionista, presentador. Fan de Resident Evil y amante de los videojuegos y la televisión. Shergiock@gmail.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *