Vie. Abr 23rd, 2021
Compartir

Los años 90 fueron la década de proliferación de los juegos de conducción, años en los que se dieron a conocer grandes nombres como Gran Turismo, Colin McRae Rally o The Need for Speed (poco después conocido simplemente como Need for Speed). Pero estos grandes juegos y, más tarde sagas, solo se centraban en el vehículo de cuatro ruedas por excelencia. La modalidad de dos ruedas se encontraba huérfana de un gran juego que la representase al gran público o, al menos, ninguno resonaba al nivel de los mencionados antes.

No por falta de títulos que optasen a un buen reconocimiento, ya que existían algunos muy conocidos de la época, como el divertido Road Rash, el juego de carreras callejeras ilegales en el cual teníamos que atizar a nuestros rivales antes de que ellos nos golpearan a nosotros, y hasta teníamos que huir de la policía (muy deportivo no parece, ¿eh?); o Super Hang-On, el arcade de Mega Drive que, si bien es de finales de los 80, en Europa no salió a la venta hasta el año 1991.

Entonces, ¿esto es todo? ¿no hay ningún juego de motocicletas que le plantase cara a los de coches? Tal vez no en reconocimiento, pese a que en su día si estaban mucho más a la par en cuanto a fama. Si que hubo un juego que supo sacar partido a Windows 95 y a la primera PlayStation: Moto Racer. Delphine Software International creó en 1997 uno de los mejores juegos de la época en cuanto a conducción, mezclando un sistema arcade de lo más directo y divertido, con un modo competición en el que teníamos que dominar los circuitos para ganar en un campeonato de varias carreras.

Moto Racer

En Moto Racer tenemos modo de un jugador con tres tipos de partida: práctica, carrera individual y campeonato, y dos tipos de modalidades: Motociclismo y Motocross, cada uno era bastante diferente a la hora de jugarlos, lo que le daba variedad a las carreras. Una de las principales características del juego y, sobretodo, de los circuitos de motociclismo es la sensación de velocidad, en donde nuestros reflejos y aprendernos bien los circuitos serían claves para no chocarnos y perder velocidad, o directamente para no estamparnos y salir despedidos de nuestra moto. Los rivales también juegan un papel importante en las carreras, ya que chocarnos con ellos nos ralentizará y, en caso de no estar en las primeras posiciones, hará que los primeros puestos se alejen demasiado de nosotros.

Desde su salida, ya contaba con un modo multijugador en red de área local, y en la actualidad lo podemos jugar por internet. Porque jugar contra la máquina está bien, pero competir con otros pilotos reales siempre tendrá ese toque de tensión que nos produce «picarnos» con personas reales.

A la hora de jugar tenemos un buen número de motocicletas que escoger que, más allá de lo bonitas que nos puedan parecer por el color que llevan junto con el del piloto, cada una cuenta con unas características diferentes, lo que hará que queramos probar varias para ver cuál se ajusta mejor a nuestra forma de jugar. También contamos con la posibilidad de poner las marchas en manual, detalle genial para los fanáticos de las dos ruedas, o jugadores que busquen un reto mayor.

No hay demasiado que comentar en un juego de carreras en el que casi todo lo que se puede decir de el es bueno aunque, como todo, tiene que tener algún defecto. En el caso de Moto Racer, es la falta de circuitos, ya que de inicio solo hay cuatro del total de los circuitos, contando con otros cuatro que se pueden conseguir en el modo campeonato. Aparte de estos 8, existían otros dos que se podían descargar de su página web oficial, pero que con su cierre, esto se ha vuelto imposible. Una vez hayas conseguido dominar los circuitos, se acaba haciendo cansado el repetir los mismos, aunque algunos tienen mucho carisma y es difícil aborrecerlos, como el de la Gran Muralla China, sin duda, mi favorito del juego.

Unos pocos meses después de su lanzamiento, llegó una versión para PlayStation, lo que hizo que los usuarios que consola también tuviesen la oportunidad de disfrutar del juego, y darle aún más fama de la que consiguió tras su venta. Aunque como era de esperar, la versión de PlayStation no podía seguir el ritmo gráfico que su versión de PC, en donde los circuitos y los pilotos se veían algo más borrosos.

Moto Racer
La imagen de la derecha forma parte de la versión Steam, contando con la imagen mejorada respecto a la versión original de PC.

El cambio más destacado era el límite de pilotos en partida: en la versión PlayStation, el máximo era de 8 corredores, siendo en PC un máximo de 24, a pesar de que se podía cambiar el número de rivales. A pesar de otros cambios menores como diferencias en el menú, lo único que no cambiaba era la diversión, que pese a las pequeñas diferencias de ambas versiones, no variaba ni un ápice.

Moto Racer
Portada original de Moto Racer para PC

Si sois de los que lo pudo jugar en su día, o bien os interesa darle una oportunidad, podéis haceros con el de manera legal en Steam. Lo tenéis a tan solo 9,99 € en un pack con sus sucesores Moto Racer 2,  MR 3 Gold Edition y MR 15th Anniversary.

Y, por supuesto, si os gusta encontrar juegos similares de ésta época, no os perdáis el reportaje que le hicimos hace un tiempo a Speed Demons. Os dejamos con un gameplay que abarca la mayor parte de circuitos:

¡Hasta la próxima!


Compartir
Ralencoman

Por Ralencoman

Infiltrado en @Vidaopantalla cual Solid Snake en Shadow Moses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *