//[Análisis] Oceanhorn 2: Knights of the Lost Realm

[Análisis] Oceanhorn 2: Knights of the Lost Realm

Compartir

[Análisis] Oceanhorn 2: Knights of the Lost Realm

Tras más de un año de incertidumbre por su exclusividad en Apple Arcade, Oceanhorn 2: Knights of the Lost Realm, ya está disponible en Nintendo Switch. Se trata de una obra que nos coloca milenios atrás del primer título y que además llegar en su Golden Edition que incluye nuevas misiones así como un objeto y mazmorra adicional, un final más expandido y otras mejoras jugables y de inmersión como lo son diálogos doblados, piezas musicales y gráficos actualizados.

Siguiendo los pasos de The Legend of Zelda, Cornfox & Bros. da el paso de la jugabilidad en 2D al 3D y lo realiza con un excelente resultado. Sin duda alguna, estamos ante uno de los indies de la generación que no debe pasar desapercibido para cualquier amante de las aventuras de Link. La obra está disponible por un precio de 29,99€, y creednos cuando os adelantamos que merecen verdaderamente la pena.

Esta entrega nos sitúa en sucesos anteriores al primer juego, y quiénes lo hayan jugado se darán cuenta tarde o temprano de algunos guiños y referencias que habitan en el juego. Durante la aventura controlaremos al héroe, un chaval sin nombre, así como a sus dos compañeros, Trin y Gen, que nos ayudarán a resolver una serie de puzles y también en el combate.

[Análisis] Oceanhorn 2: Knights of the Lost Realm

La historia realmente es curiosa, pues nada más comenzar veremos a un personaje conocido por quienes hayan jugado al primer juego: Mesmeroth. Y hasta aquí podemos leer, la historia es un apartado bastante interesante y no estaría bien por nuestra parte chafar ninguna sorpresa. Sí os podemos decir que está bien construida, bien narrada y te mantiene con ganas de saber más.

Musicalmente el juego no defrauda, al contrario. Sorprende mucho ver cómo una pequeña desarrolladora indie finlandesa ha cuidado mucho este detalle. De hecho en la anterior obra Nobuo Uematsu, el reconocido compositor de Final Fantasy, hizo algunas de las piezas musicales.

Además de ello, cuenta con un excelente doblaje al inglés en la mayoría de personajes (pequeñas excepciones con NPCs) y realmente hace que se sienta más vivo e inmersivo, pues en mitad del camino Gen y Trin pueden tener una pequeña charla, o cuando se acerca un enemigo.

[Análisis] Oceanhorn 2: Knights of the Lost Realm

La única pega es que la voz suena hasta que termina el diálogo, y esto cuando no cabe todo el texto en el bocadillo, tienes que pulsar A pasar pasar a la siguiente página y entender lo que ha dicho el personaje. No es nada molesto, eso sí, pero no podíamos dejar de destacar este detalle.

Y en cuanto a los diálogos… Que decir más que gracias por apostar por una localización, al menos en español, bien trabajada. No se nota en ningún momento que se haya pasado por Google Translate y ya, sino que ha habido una persona o equipo de personas que se han dedicado a incluir expresiones y vocablos propios de nuestra lengua.

Sobre el apartado artístico… Tan bien cuidado como toda la obra. Resulta sorprendente que esto se viese en una tablet y teléfono móvil. Al pasarlo a Nintendo Switch se ha dejado unos gráficos preciosos con todo tipo de detalles, y hasta los más pequeños como las llamas del fuego o el agua están cuidados con mucho mimo y detalle.

[Análisis] Oceanhorn 2: Knights of the Lost Realm

Aunque puede haber una bajada de fps, estas son bastante anecdóticas y no afectan al disfrute. El juego va a 30fps, pero te dará la sensación de que se mueven más fluídos de lo que parece. Eso sí, en sobremesa se ven ligeramente mejor los gráficos que en portátil, más nítidos. Este estilo caricaturesco tirando para el anime le viene como anillo al dedo.

Y ahora ya sí que sí, pasemos a lo importante, al plato fuerte del juego: su maravillosa jugabilidad. Uno de los títulos de los que toma fuertes inspiraciones es The Legend of Zelda: Breath of the Wild. La obra de Nintendo ha marcado un importante punto de inflexión para el diseño de los niveles de los juegos de aventura, y Cornfox&Bros ha sabido sacar el máximo partido de lo aprendido.

Por supuesto la aventura de Link no ha inventado nada nuevo, no obstante, sí lo ha potencia y popularizado, y aunque Oceanhorn 2 no dispone de mundo abierto, sí tiene mapas genial para explorar y varias formas de cumplir un objetivo. Por ejemplo, hay una palanca que puedes activarla tras completar un pequeño puzle, o cogiendo un jarrón y tirándoselo.

Y este no es más que un ejemplo. Las zonas están llenas de secretos y disponen de alguna que otra misión secundaria, que puedes encontrar bien hablando con NPCs o bien por tu cuenta sin darte cuenta. Esa sensación de “no me lo esperaba” es sinónimo de buena aventura.

También nos podremos encontrar con las piedras de sangre, que vuelven tras su aparición en el primer juego. Pero no solo los campos abiertos nos darán desafíos, sino que también las casas de los NPCs tendrán su aquel. Algunas es verdad que están vacías, mientras que otras albergan secretos e incluso pequeñas mazmorras.

De nuevo, esa sensación de aventura y libertad crean una inmersión en un mundo por explorar y descubrir. Esto sorprende sobretodo si tenemos en cuenta que se trata de un indie, una obra con un presupuesto limitado, y cuyo resultado final es excelente y podría pasar perfectamente por un triple A sin problemas.

El sistema de combate también tiene su interés. Por una parte tenemos el combate con espada. Una vez consigamos el escudo podremos fijar a los enemigos, pero si nos cubrimos con el, no podremos usar la espada hasta soltar el botón. Un detalle que puede ser incómodo si venidos de otros juegos de la saga Zelda, pero del que acabas acostumbrándote.

Sobretodo porque el combate respeta tu inteligencia como jugador/a. Los enemigos tienen una IA bastante buena en la que pueden atacarte poco después de que tú ataques, y si no te cubres puedes resultar herido. El escudo tampoco es para siempre, pues requiere de estamina para poder usarse, por lo que no podremos abusar tanto de el.

También está el ataque cargado para realizar más daño, pero que requerirá de un tiempo para lanzarse. A mayor riesgo, mayor ataque. Por otra parte, están los hechizos de curación y la Conjuradora, una pistola que no solo disparará balas normales, sino también elementales como fuego, hielo y rayo (el arco, para que nos entendamos). Al igual que hay objetos, como las bombas y… Bueno, ¡mejor os dejamos descubrirlo por vuestra cuenta!

Como novedad, en Oceanhorn 2 nos acompañarán dos nuevos personajes, el robot Gen y la valerosa Trin. Este equipo nos ayudará en combate, y también podremos usarles para resolver puzles. Es poca utilidad la que tienen realmente, no obstante, sabiendo que venimos de un juego pensado para teléfonos móviles, se hace comprensible la elección como una forma de accesibilidad.

Como conclusión final, Oceanhorn 2: Knights of the Lost Realm es un juego completamente redondo, infinitamente recomendado para los amantes del género, y del que puedes sacar perfectamente más de 20 horas. Ya está disponible en Nintendo Switch y también lo podéis adquirir en Apple Arcade.

Este análisis se ha realizado desde la versión de Nintendo Switch con una clave que ha facilitado la distribuidora a VidaoPantalla.


Compartir