Portada » General » [Análisis] Undertale, la magia de la amistad
1

[Análisis] Undertale, la magia de la amistad

Compartir

Undertale es un videojuego de rol independiente creado por el singular desarrollador y compositor estadounidense Toby Fox. Fue lanzado en septiembre de 2015 en PC, en agosto de 2017 en Playstation 4 y PS Vita y en septiembre de 2018 en Nintendo Switch. Uno de los juegos indies más aclamados de los últimos tiempos con una pequeña legión de apasionados fans que lo adoran por encima de todo. Un éxito de crítica y público que confirma la indudable calidad del juego. A pesar de ello, en el último trimestre de 2019 nos preguntamos: ¿realmente era para tanto? ¿es un videojuego imprescindible en el mundo indie?

Toby Fox se inspiró en Earthbound para crear Undertale, marcándole especialmente su guion, estilo visual y humor

Undertale es uno de esos juegos que si no los pruebas en el momento de su lanzamiento, es muy complicado poder verlo con cierta imparcialidad. Aunque se trata de un juego de nicho, ha conseguido ganar innumerables y apasionados fans que hablan de él como una obra maestra. Si a esto le sumamos la unanimidad a su favor de la crítica especializada, se hace aún más difícil no esperar algo auténtico cuando nos aventuramos a probarlo. Si por algo suelen distinguirse los juegos indies en relación a los triple A, es la libertad creativa y audacia de la que son capaces los desarrolladores noveles. Como es bien sabido, Toby Fox se inspiró en Earthbound para crear Undertale, marcándole especialmente su guión, estilo visual y humor. Un RPG que se consideró diferente a los demás, teniendo un protagonista con el que los jugadores podían identificarse.

Partiendo de esta idea, con un presupuesto limitado financiado por Kickstarter, alguna que otra ayuda y mucha ilusión, surgió Undertale. Desde la primera demo y el tráiler , pudimos ver que no era un juego al uso, y que la historia primaba por encima de todo. En el juego dos razas gobernaban la Tierra: los humanos y los monstruos. Pero todo se complicó y se acabó iniciando una larga guerra. Los monstruos fueron desterrados al subsuelo por los humanos. Los años pasaron, y un un día un ambiguo infante cayó en el mundo de los monstruos.

De esta forma, partimos de una premisa a priori aterradora: un niño indefenso cae en un mundo lleno de peligrosos monstruos y deberá intentar escapar por todos los medios. Pero pronto veremos, que las cosas no son blancas o negras, y que luchar no es la única alternativa, sólo es una alternativa.

La campaña de marketing incentivó a los futuros jugadores a conseguir que ningún personaje muriese.

La campaña de marketing de Undertale no ocultó las posibilidades del juego en absoluto, sino que incentivó a los futuros jugadores a conseguir que ningún personaje muriese. O al menos a intentarlo. Pero no será pan comido precisamente. A lo largo de nuestra aventura, nos encontraremos con todo tipo de monstruos, algunos serán simpáticos, otro irán directamente a degüello. Seremos nosotros lo que tendremos que elegir si queremos entablar conversación con alguien, dejarle sólo (cuando se pueda) o matarle. Elegir entre estas opciones nunca es obvio, a medida que vayamos avanzando podremos ir dándonos cuenta de los secretos que esconde el título.

Aunque podemos hacer lo que nos plazca, vale realmente la pena intentar conocer a los personajes, especialmente a los principales. Cada uno de ellos tiene algo que lo hará especial: desde la maternal Toriel, pasando por el dúo humorístico formado por Sans y Papyrus o la inteligente pero bastante despistada Alphys. Estos son algunos de los mejores personajes del juego, pero no los únicos. En cada mundo tendremos personajes menos importantes para la historia pero que también aportarán su granito de arena a enriquecerla. Monstruos con diferente aspecto físico, ambiguas motivaciones y un sentido del humor muy especial. Tal vez no sea el humor más inteligente que se haya visto, pero nos sacará más de una sonrisa continuamente. Hay que tener en cuenta que el protagonista es un crío y, por tanto, sus relaciones con los demás personajes serán vistas desde este prisma, al igual que un cuento infantil.

Disfrutar realmente de Undertale es dejarnos llevar, creer en que hay algo bueno en todo el mundo

Quizás, por ser la historia el apartado más reseñable del juego, no está exenta de tener algunos detractores, aunque sean una minoría. Undertale es un juego que nos atrapa relativamente pronto, ya que exceptuando su inicio, que no deja de ser más que un tutorial alargado, pronto empezaremos a enamorarnos de este singular mundo. Pero puede que no sea el caso de todos los jugadores, ya que aunque en nuestra aventura podremos hacer amigo increíbles y darnos cuenta de que algunos personajes no son lo que parecen, un mirada cínica sobre el juego le quitaría bastante encanto. Disfrutar realmente de Undertale es dejarnos llevar, creer en que hay algo bueno en todo el mundo (o casi todo el mundo) e intentar seguir el juego que nos proponen esforzándonos un poco. Si no queremos sumergirnos en ella, probablemente el título nos parecerá edulcorado e infantil, lo que es una verdadera lástima.

Los videojuegos no están para dar enseñanzas sobre la vida, pero sí que pueden llegar a hacernos reír, llorar y, a veces, incluso enseñarnos algo. Lo cual siempre que no se tome en sentido literal, nunca está de más. No es nuestra intención la de salir al mundo real e intentar hacernos amigos de cualquier extraño, sino de descubrir lo que realmente nos propone el juego: ver más allá de las apariencias. Creer que a veces, debido a alguna situación en particular, algún malentendido o una norma sin sentido, no llegamos a conocer la verdadera esencia de las personas. O tal y como lo llaman en Undertale: el alma, un elemento muy importante en las mecánicas jugables.

Lo más importante es la interacción con los personajes

En Undertale iremos avanzando buscando diferentes rutas, encontrándonos con diferentes personajes y situaciones y visitando tiendas para comprar armas y objetos de defensa o vida, entre otros. Pero lo más importante como es obvio con todo lo dicho hasta ahora, es la interacción con los personajes. Las mecánicas jugables no son complicadas pero al principio necesitaremos una pequeña orientación al respecto. En el momento en el que un posible enemigo nos ataque, nuestra alma, representada por un corazón rojo, será encerrada en un cuadrado. Tendremos que esquivar los ataques del enemigo como podamos, siendo éstos de lo más diverso y sobre todo, original: no habrá un ataque repetido. Nuestro corazón irá cambiando de color ayudado por ciertos enemigos, lo que modificará las reglas del juego. No explicaré demasiado sobre esto, pero en algunos deberemos saltar para esquivar cambiando la gravedad, en otros tendremos un escudo mientras permanecemos quietos…etc.

Puede que la idea no os parezca apasionante en un principio pero creedme: le da muchísima variedad y es muy divertido. Como cualquier RPG en Undertale se abrirá un apartado con nuestras acciones en combate. La primera será pelear, en la que tendremos que acertar a darle al botón en el momento justo para hacerle el mayor daño posible. La segunda opción será actuar, en la que tendremos que elegir entre otras opciones para mantener una conversación y tantear a nuestro enemigo según sus respuestas. La tercera será la de escoger ítem, en la que básicamente podremos rellenar nuestra vida o escoger otras armas o armaduras que hayamos conseguido en tiendas u otros lugares. La última opción es la de misericordia, opción que utilizaremos cuando veamos que podemos hacer las paces con él.

El juego se ha hecho con el motor gráfico más sencillo posible, pero es algo que no ensombrece el brillante estilo artístico de los personajes

Un pequeño inconveniente en un juego con tantos diálogos es que oficialmente sólo está en inglés. No es demasiado difícil de entender, pero sí hay que tener un cierto dominio para entender todo. En algunos enemigos (no en todos) también se puede huir, lo que es muy cómodo cuando no para de sorprendernos el mismo tipo de enemigo. Porque en el juego, pululan muchos enemigos que nos atacarán sin previo aviso y a veces no podremos esquivar. Por ello, una forma de avanzar en algunas partes es simplemente huir si no queremos matar a nadie.

Básicamente lo mejor del apartado jugable es nuestra defensa ante los diversos ataques de los enemigos y la opción de actuar, que cambiará completamente con cada tipo de personaje. Además, durante nuestro camino encontraremos varios tipos de puzzles, que si bien no son nada del otro mundo, no llegan a molestar en absoluto.

Algo que suele llamar la atención en Undertale, y no especialmente para bien, es su apartado gráfico. Es cierto que los gráficos en 2D son extremadamente sencillos y parece hechos por un amateur, pero no dejéis que ésto os engañe. No se necesitan los gráficos más bonitos o realistas para dotar de personalidad un videojuego. Y aquí tenemos la prueba. El juego se ha hecho con el motor gráfico más sencillo posible, predominando el blanco y negro en muchos momentos, pero es algo que no ensombrece el brillante estilo artístico de los personajes.

Cada uno tiene su personalidad, tanto en su diseño como en su forma de actuar, logrando que sea muy digno de ver. De todas formas, hay lugares que sí tienen más colorido y no se nos hará monótono pasar por ellas. Tendremos zonas boscosas, nevadas, de fuego…zonas algo típicas, no siendo un impedimento para disfrutar de ellas.

Mención especial merece el apartado sonoro, creado por completo por Toby Fox. Los sonidos recuerdan a los juego retro de antaño, canciones hechas con no demasiadas notas pero sí con mucho talento. La banda sonora es de esas que no nos cansaremos de escuchar, sobresaliente en todos los sentidos. Los temas son tan pegadizos y casan tanto con los personajes que acaban siendo familiares desde el primer momento. Especial mención a la canción que acompaña a la pelea con el maniquí, la araña o Papyrus., difícil sacárselas de la cabeza. 101 melodías que serán el mejor de nuestros acompañantes.

Siempre podremos recapacitar y ver qué hubiera pasado si hubiésemos actuado de otra forma.

En relación a la dificultad, no se trata desde luego de un juego especialmente difícil, aunque tampoco pretende serlo. Al principio tendremos que ir haciéndonos al sistema de juego y eligiendo qué acciones queremos llevar a cabo. Dependiendo de eso, el nivel de dificultad variará, aunque no demasiado exceptuando algunos puntos. Si matamos algunos enemigos tendremos más experiencia, lo que irá aumentando nuestro nivel y nuestra vida, además de darnos dinero para comprar ítems.

Si por el contrario decidimos perdonarlos, nos darán dinero pero no experiencia, y por tanto nuestra barra de vida no subirá. Es algo que veremos desde el principio y que deberemos tener en cuenta. Además, al poder elegir casi siempre que hacer, cambiaremos el rumbo de la historia y viviremos algunos acontecimientos de forma diferente.

La duración es un apartado en el que Undertale podría haber fallado, pero no ha sido así. Aunque hay puntos de guardado bastante frecuentemente, moriremos más de un vez. También tendremos en cuenta que es un título extremadamente rejugable. Algunas acciones que tomemos cambiarán acontecimientos, pudiendo acceder a algunas historias secundarias dependiendo de lo que hagamos. Pasarse el juego una vez no nos llevará demasiado tiempo, tal vez unas 7-8 horas.

Pero indudablemente deberemos jugarlo al menos un vez más, porque la primera vez hay ciertos momentos que no podremos vivir. En la vida real no podemos dar marcha atrás en nuestras decisiones, pero en Undertale…siempre podremos recapacitar y ver qué hubiera pasado si hubiésemos actuado de otra forma.

En resumen

Lo mejor:

  • La historia es excelente, de esas que a pesar de partir de una aparente simpleza, acabando llegando al corazón si decidimos dejar de lado nuestros prejuicios y meternos en su mundo.
  • El apartado sonoro es impresionante, con melodías muy pegadizas y asociadas algunas veces a ciertos personajes. El diseño de los personajes es único y junto a su cuadro de acciones, les dota de una gran personalidad.
  • Las mecánicas jugables son muy originales y una vuelta de tuerca a los RPG retro, tanto la forma de interactuar con los enemigos como sus ataques.
  • Es un juego altamente rejugable, ya que queremos desentrañar todo la historia y conseguir formar parte de todos los acontecimientos. Por lo tanto, hay que pasárselo más de una vez.

Lo peor :

  • Es un juego de nicho, no es para todo tipo de jugadores. Sólo les encantará a los que consigan expulsar un rato el cinismo de la vida adulta.
  • El inicio en forma de tutorial podría haber sido más corto, le cuesta algo arrancar y es tiempo que perdemos sin enterarnos aún de qué va realmente el juego.
  • El estilo gráfico es muy bueno para el motor gráfico utilizado, aunque no hubiese estado de más texturas y modelados más complejos si el equipo de desarrollo hubiese sido mayor.
  • Desafortunadamente, el juego sólo está en inglés de forma oficial, aunque no es demasiado difícil de entender.
  • Que después de estos años lo único nuevo que tengamos de Toby Fox sea el primer capítulo de Deltarune, un intento excelente de emular y superar a Undertale que, de momento, no parece que vaya a tener continuidad en un futuro cercano.

Como conclusión, Undertale no es un videojuego imprescindible en el mundo indie, simplemente, es un videojuego imprescindible. A pesar de tratarse de un RPG de nicho, éste ha sido mucho más grande de lo que Toby Fox hubiese imaginado. Un juego original, divertido y que incluso conseguirá sacarnos más de una lágrima si le damos una oportunidad. Una experiencia de la que no podremos hablar hasta que la hayamos vivido. Sólo nos queda elegir una ruta y disfrutar.

Os dejamos un enlace con el tráiler:

 

Undertale es un videojuego de rol independiente creado por el singular desarrollador y compositor estadounidense Toby Fox. Fue lanzado en septiembre de 2015 en PC, en agosto de 2017 en Playstation 4 y PS Vita y en septiembre de 2018 en Nintendo Switch. Uno de los juegos indies más aclamados…

Nota:

Historia - 9.6
Jugabilidad - 9.4
Gráficos - 8.8
Sonido - 9.6
Duración - 8.4

9.2

Como conclusión, Undertale no es un videojuego imprescindible en el mundo indie, simplemente, es un videojuego imprescindible. A pesar de tratarse de un RPG de nicho, éste ha sido mucho más grande de lo que Toby Fox hubiese imaginado. Un juego original, divertido y que incluso conseguirá sacarnos más de una lágrima si le damos una oportunidad. Una experiencia de la que no podremos hablar hasta que la hayamos vivido. Sólo nos queda elegir una ruta y disfrutar.

User Rating: 5 ( 1 votes)

Compartir