Portada » General » Opinión » [Primeras Impresiones] Summer in Mara

[Primeras Impresiones] Summer in Mara

Compartir

Nada más y nada menos que la semana pasada, tuvimos el placer de visitar las oficinas del estudio Chibig, desarrolladora valenciana creadora de títulos tan bien valorados como Deiland, el cual ha conseguido llegar a más de 3 millones de jugadores de todo el mundo y que destaca sobretodo por su mágico apartado artístico. Pero de este tampoco se queda corto Summer in Mara, el nuevo título del estudio que llegará este mismo año del cual os hablaremos hoy y que pudimos probar así como conocer más afondo aquel día.

Y… ¿por qué hoy? Pues porque hoy día 5 de febrero da comienzo su campaña de Kickstarter de la cual se pretende, tras alcanzar el objetivo marcado, sacar a la luz un Summer in Mara pulido y acabado este mismo verano para PlayStation 4, Nintendo Switch y PC gracias a Steam. Pero vayamos al grano:

¿Qué es Summer in Mara?

En Summer in Mara volveremos a revivir nuestras aventuras veraniegas de la infancia: manejaremos a Koa, una dulce niña a la que se le ha otorgado la tarea de construir, cultivar y cuidar su propia isla, aunque no estará sola, durante su aventura le acompañarán su abuela Haku y un inseparable amiguito, nombre del cual desconocemos, mientras exploramos las diferentes islas que forman el archipiélago de Qü y conocemos a sus habitantes, así como también, nuestro misterioso destino y el de Mara.

Muy lejos de ser el típico juego de crafteo y recogida de recursos, el nuevo proyecto de Chibig pretende, no dar un paso, si no estar varios pasos más allá: ofrece una nueva forma de jugar a este tipo de simuladores fusionando una exploración de lo más trabajada que bebe de The Legend of Zelda: The Wind Waker, convirtiéndose así en un pequeño sandbox del que hay mucho que ver, la diversa agricultura del exitoso Stardew Valley y una estética de ensueño inspirada en el grandioso Studio Ghibli.

Como propietarios de una isla para nosotros solos, nuestra misión será conseguir abastecernos por nosotros mismos teniendo nuestras propias cosechas y ganado, descubrir nuevos lugares y encontrar tesoros, bucear, conocer nuevos personajes y comerciar con estos como antiguamente con el sistema de monedas, hacer recados… pero lo más importante: aprender a respetar el medio ambiente y a los animales, la importancia de estos actos y vivir en paz y armonía con todos ellos, es lo que quieren destacar sus creadores y no podríamos estar más de acuerdo.

Creo que no hace falta decir nada más para que nos llame totalmente la atención así que, dicho esto…

¿Qué nos ha parecido?

Summer in Mara se presenta como un indie, aunque es innegable que tanto algunos aspectos del juego, como las aspiraciones del equipo, denotan un trabajo logrado por mucho más que los 7 integrantes actuales, los cuales aportan sus propias referencias y mezclan lo mejor de cada uno.

Empezando por su estética tan dulce, cuidada y pintoresca que denota sus claras referencias al estudio de animación japonés, al pasearnos por el juego es imposible que no se nos escape un ”¡ay qué bonito!” como llega a ocurrir con Deiland pues, aunque es totalmente independiente un título del otro, comparten ciertas razas. El mimo puesto creando cada paisaje, animal o personaje es obvio, por lo que es un gran placer explorar cada palmo del lugar, no sólo por lo que nos ofrece visualmente, si no también por lo interactuable que llega a ser el mundo. Está vivo y, ¡ay! es que es muy bonito…

Por otro lado la jugabilidad también es algo que hay que destacar. Contando con un sistema único de habilidades y mejoras, esta llega a ser bastante diversa y nos ofrece un montón de posibilidades mientras observamos a la pequeña Koa madurar: por ejemplo con el ciclo diurno y nocturno, lo cual nos permitirá realizar diferentes acciones según el momento del día que nos encontremos o tener nuestro propio barco, con el que podremos desde explorar nuevas islas con temáticas propias hasta competir en carreras contra temidos piratas, mejorar nuestras habilidades buceando o, si lo deseamos, darle de comer a todos los animales del mundo.

Tenemos libertad para hacer todo lo que queramos. El juego cuenta con una interesante trama llena de misiones principales y secundarias pero, si lo preferimos, opcionalmente podremos centrarnos en subsistir con una gran diferencia respecto a otros títulos: de una forma de lo más relajada y pacífica que ni se acerca a la fina línea de jugar por placer o jugar por deber. Es todo mucho más relajado y perfecto en esos momentos muertos en los que no sabemos qué hacer.

En definitiva, esta futura obra promete como la que más. Cuenta con los suficientes elementos para atraer y entretener a un gran número de jugadores llevando a otro nivel los simuladores agrícolas. Por el momento habrá que esperar a cómo va evolucionando durante estos próximos meses pero estamos ansiosos por ver el resultado final.

Recordad que podéis apoyar su campaña de Kickstarter desde hoy mismo en este enlace.

 


Compartir