Portada » General » [Análisis] The Walking Vegetables: Radical Edition, ensalada de tiros

[Análisis] The Walking Vegetables: Radical Edition, ensalada de tiros

 

The Walking Vegetables es el nuevo juego desarrollado por Still Running y editado por Merge Games y Tagstar Games. Un twin stick shooter que nos recuerda en cierto modo al popular Hotline Miami. El juego ya está disponible para Pc y Nintendo Switch. Veamos qué nos ofrece:

The Walking Vegetables: Radical Edition es un juego independiente de vista isométrica con un aire muy ochentero. Un juego de acción y muchos tiroteos con un estilo colorido y retro que está claro que bebe directamente del popular Hotline Miami. La historia es de lo más original y divertida. Somos un aguerrido policía al que el departamento de policía radical le encarga una difícil misión: salvar al mundo. Unos aterradores a la par que divertidos vegetales mutantes han tomado el control de las calles provocando el caos. Además de algunos extraterrestres implicados, la historia no es mucho más que esto. Una premisa loca y tan absurda como disfrutable que nos hará pasar rápidamente a la acción.

El mapeado de la ciudad se divide en tres grandes áreas en las que tendremos que aniquilar a las hordas de los Walking vegetables (en una evidente parodia a The Walking Dead). Deberemos explorar cada edificio, cada zona, cada rincón hasta dar con la entrada al jefe final que nos dará paso a la siguiente área. Al principio del juego nos darán un mapa en el que podremos ver cada zona a medida que avancemos. Esto nos dará una pista para ver qué zonas nos quedan por explorar o encontrar la tienda para conseguir items.

Tanto la colocación de las zonas, los enemigos o los items cambian aleatoriamente cada nueva partida.

La jugabilidad se centra en un sistema procedural en el mapeado. Tanto la colocación de las zonas, los enemigos o los items cambian aleatoriamente cada nueva partida. Esto en parte es debido a que no se puede guardar nuestro avance en ningún momento. Si morimos (lo cual es más que probable), volveremos a empezar. ¿Y entonces cómo avanzamos? ¿No se hará muy repetitivo?

Sí pero no. En la comisaría de policía y una máquina de habilidades en las que sí se guardará el progreso automáticamente. Estas habilidades se conseguirán superando diferentes retos de mayor o menor envergadura. De esta forma, aunque tengamos que volver a empezar cada vez que morimos, estaremos más cerca de obtener nuevas habilidades. Además, dada la aleatoriedad de la aparición de armas entre otros items, probablemente iremos consiguiendo mejores armas a medida que practiquemos. No será del todo casualidad que en cada nueva partida avancemos un poquito más.

El juego se basa en completar cada zona matando a todos los enemigos. Una vez que lo hayamos hecho, nos avisarán de que esa zona ha sido erradicada y muchas veces recibiremos algún premio. Además, iremos encontrando llaves para abrir alguna puerta de un edificio, un cofre o la tienda, por ejemplo. Estos nos irán dando tanto munición como dinero.

Con el dinero podremos ir a la tienda y llenar nuestro arsenal, tarea muy importante si queremos seguir avanzando. Los enemigos se moverán frenéticamente hacia nosotros con diferentes formas de ataque, dependiendo del tipo de vegetal que sean. Los hay que simplemente saltan hacia nosotros, otros desaparecen bajo la tierra hasta que emergen de nuevo, otros disparan ácido o fuego. Puede que no sea un gran variedad de enemigos, pero al moverse siempre en grupos numerosos, deberemos reaccionar con rapidez. Los jefes finales ya son otra historia, con una forma más precisa de acabar con ellos y una gran barra de vida que deberemos reducir hasta su muerte.

Las armas serán un componente muy importante. Desde el bate o la pistola con munición infinita hasta la ametralladora, la escopeta o el bazooka ente otros. El control en Nintendo Switch es un tanto mejorable. En cierta forma, no es de extrañar que sea mucho más fácil de manejar en ratón. Al apuntado le falta cierto dinamismo, es demasiado estático y puede que tardemos en cogerle el truco si no estamos acostumbrados. Hay que decir que, aunque sea bastante más incómodo que jugarlo en PC, no es imposible dominarlo.

Al tener que acabarlo de una sentada, nos dará unas cuentas horas de tiroteos de lo más loco. Pura adicción.

La duración de The Walking Vegetables no parece nada del otro mundo y realmente no lo es. No es un título para echar infinidad de horas, pero si las suficientes para poder entretenerte con la propuesta. Tres grandes áreas con algunas zonas de bonus secretas y jefes finales es algo más de lo que parece en un principio.

Al tener que acabarlo de una sentada, nos dará unas cuentas horas de tiroteos de lo más loco. Pura adicción. Además, hay un modo cooperativo que no está nada mal. Podremos jugar junto a un amigo, haciendo que la experiencia sea mucho más disfrutable.

La dificultad está bastante ajustada. El jugador medio necesitará de bastantes partidas para acabárselo, adaptándose a los controles y ganando reflejos. Porque la mecánica del juego realmente es esa: tener los suficientes reflejos para no flaquear estando en un entorno en el que nos intentarán asediar continuamente. Pura adicción para algunos, aunque con falta de variedad para otros.

Los gráficos y el sonido, son pura esencia ochentera. Gráficos coloridos y horteras y un sonido centrado en tiroteo con un hilo musical muy Corrupción en Miami. Se puede decir que le queda como anillo al dedo. Lo que no se puede obviar es que hay una cierta falta de creatividad, el juego no destaca ni para bien ni para mal. Hay una falta de variedad tanto en los gráficos como en el apartado sonoro por lo que les hubiese venido muy bien un estilo más surrealista. 

En resumen.

Lo mejor:

  • Es un juego muy entretenido y adictivo. Para echar unas partidas y liberar tensiones. El estilo desenfadado y cómico le queda muy bien, aunque no hay un tutorial propiamente dicho, los controles son muy sencillos, todo se basará en la rapidez de reflejos. La dificultad está bastante ajustada para tardar bastantes partidas en acabarlo. A medida que juegues mejor y avances más, tendrás armas y habilidades más interesantes.

    Lo peor:
  • Aunque la duración no está mal, hay bastantes juegos de este tipo que supieron darle una vuelta y ofrecer decenas de horas de diversión. El control es algo tosco jugando con mando, aunque no es imposible de dominar. Los escenarios y la banda sonora son mejorables. Falta algo de variedad y creatividad, las situaciones que viviremos son muy parecidas, pudiendo resultar repetitivo.

  • Como conclusión, The Walking Vegetables es un juego retro tanto en su aspecto como en su jugabilidad. No aporta nada nuevo al género pero es lo suficientemente entretenido para tenernos enganchados unas cuántas horas. Ideal para jugadores que busquen un título frenético y divertido sin más pretensiones.

Hemos realizado este análisis con la versión de Nintendo Switch