[Análisis] World of Final Fantasy

Hace ya dos añitos que salió a la venta World of Final Fantasy, un spin off de la aclamada franquicia de Square Enix que es sin duda todo un regalo para los fans. El juego está disponible en Steam, PlayStation 4 y PS Vita, versión que analizaremos. También, si quieres iniciarte la franquicia, esta es sin duda una de las mejores opciones, pues conocerás a muchos de los carismáticos personajes de títulos anteriores sin entrar en grandes spoilers de sus títulos.

En World of Final Fantasy controlaremos a Lann y Reynn, dos gemelos que se despiertan un día y descubren que son la clave para salvar Grymoire, una tierra asolada por la Federación. Durante sus viajes irán conociendo a varios personajes de juegos clásicos de Final Fantasy e irán descubriendo poco a poco la verdad que se esconde. La historia hay que decir que comienza un tanto lenta, pero al terminar lo que vendría siendo el “primer mundo”, la cosa mejora hasta llegar a engancharte.

Sin entrar en detalles, decir que todo el viaje, que puede llegar a durarnos más de 30 horas perfectamente, merece la pena por toda la historia que vamos descubriendo. Lann y Reynn, junto con su nueva amiga y compañera Tama, son un dúo perfecto para echarnos unas risas y emocionarnos, ya no solo en momentos cómicos, sino también dramáticos. Sin duda todo un descubrimiento por parte de Square Enix, estaría muy bien verlos en futuros juegos.

Además a lo largo de la aventura veremos escenas animadas en 2D que nos harán sentir que estamos viviendo un anime, un detalle a agradecer. También deberemos capturar enemigos para mejorar nuestros ataques, habilidades y formaciones, ofreciendo cientos de formas diferentes de jugar. Gráficamente el juego se ve espectacular, habiendo una clara diferencia entre las versiones de consola y portátil, pero hay que decir que la versión de PS Vita no tiene nada que envidiar al resto. Eso sí, de vez en cuando hay alguna caída de frames, pero no afecta a la jugabilidad.

Y su estilo artístico hay que decir que único. Con un estilo que mezcla lo chibi junto con uno más realista crea una mezcla muy interesante. En una época en la que la mayoría de JRPGs no suelen arriesgar en sus estilos gráficos (con excepciones como el recién Octopath Traveler, por supuesto), se agradecen nuevos estilos artísticos que quieran ofrecer algo diferente. Square Enix ha querido apostar por ello en su spin off, y le ha salido muy bien la jugada. Si me lo permitís, ¡un punto para Square!

Y musicalmente, creo que no hace falta decir nada más que Square Enix y Final Fantasy, es imposible que decepcione. Los efectos de sonido, eso sí, pueden dejarnos un poco fríos, pero la música… Simplemente increíble, con ya no solo temas nuevos muy buenos, sino también remasterizaciones de temas clásicos. Tenéis que escuchar la banda sonora, es toda una delicia. Tiene doblaje tanto japonés como en inglés, sin embargo, en la versión de PS Vita solo podremos descargar las voces en inglés desde la PS Store. Os dejamos con dos piezas:

Y pasamos ya al punto fuerte del videojuego, la jugabilidad. Esta rinde homenaje a su franquicia, ofreciendo combates por turnos y mazmorras de los más variopintas. En estas, que tendrán que ver con elemento, nos encontraremos aleatoriamente con enemigos mientras caminamos, como suele ser normal en la saga. En algunos momentos esta forma de encontrar combate puede ser un tanto molesta, en especial en las consolas de sobremesa, ya que solo podremos guardar la partida en puntos de guardado, y estos solo están al principio y final de cada mazmorra.

En estos combates por turno tendremos que esperar un poco para luchar cada vez que ataquemos. Podemos usar ataques físicos, mágicos, y de curación. También tendremos una serie de objetos para usar además de habilidades de cada uno de los miembros de nuestra formación. Y es ahí dónde reside la gracia del juego, las diferentes formaciones que podemos crear. Lo primero de todo, Lann y Reynn pueden elegir entre ser grandes o pequeños. Esto afecta a las posibles formaciones.

Debajo hay un personaje de tamaño L, seguido de uno M y arriba uno S. Para ello deberemos capturar enemigos como si de Pokémons se tratase. Incluso podemos evolucionarlos y convertirlos en aliados más poderosos. Aunque, eso sí, ello puede afectar a su tamaño y, por ende, a la formación. Es importante elegir bien a nuestros aliados preferidos y hacer una buena torre, añadiendo y mejorando las habilidades del árbol de habilidades llamado “tablero mirágico” para ser más fuertes.

Además de la historia principal contamos con misiones secundarias y también con los emblemas de protector, mediante los cuales podemos invocar a un personaje de Final Fantasy para que nos ayude atacando al enemigo, reduciendo su defensa o aumentando nuestro ataque, o curándonos. Este es otro de los alicientes del título, aunque hay que decir que algunos de estos emblemas eran DLCs temporales que ya no podemos obtener.

En conclusión, y tras más de 35 horas jugadas, decir que World of Final Fantasy no es un juego que vaya a cambiarte la vida ni pueda postularse como uno de los mejores spin off de la franquicia, pero sí es un magnífico videojuego que disfrutar tanto para amantes de FF como para nuevos jugadores que nunca antes han jugado un juego de la saga.

Este análisis se ha realizado desde la versión de PlayStation Vita con una copia adquirida por el analista.

Shergiock

Shergiock Autor

Jefe de marketing. Fan de Resident Evil y de Nintendo, pero abierto a todo videojuego. Estudio Comunicación Audiovisual, y todo lo que tenga que ver con la TV o los videojuegos me chifla. Soy ese que piensa que la música y el sonido son apartados extremadamente importantes en un videojuego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *