//[Análisis] One Piece Pirate Warriors 4

[Análisis] One Piece Pirate Warriors 4

Compartir

[Análisis] One Piece Pirate Warriors 4

One Piece Pirate Warriors 4 es la nueva entrega de una subsaga de videojuegos basada en el popular manga de Eiichiro Oda dentro del género musou. Los piratas más famosos de Japón regresan por todo lo alto al género y lo hacen con un lavado de cara que alegrará a los fans del hack n’ slash y la estrategia, pues el título disfruta de una enorme actualización respeto a su predecesor.

Ya disponible para Nintendo Switch (versión que estamos analizando), PlayStation 4, Xbox One y PC, One Piece Pirate Warriors 4 (en adelante Pirate Warriors 4) ha sido un soplo de aire fresco tras tres entregas sin apenas cambios, pues es aquí donde se rompen los esquemas y desaparecen los bastiones cuadrados por zonas más amplias en el mapa, se apuesta por un cambio en los mismos en los que se añaden plantas para añadir verticalidad al diseño de niveles, se permite interactuar con el entorno y destruirlo, y sobretodo nos permite una combinación de botones más estratégica y coordinada para evitar la sensación de ‘machaca botones’ que ha sufrido el género.

Porque desde ya os avisamos que os guste o no el musou, si probáis y exprimís al máximo este título, no os decepcionará. Más de 40 personajes jugables y cientos de misiones secundarias en el modo aventura, sumado con un modo historia que recupera algunos de los arcos más importantes de One Piece de modo que, por una parte, quienes han visto la obra refrescarán momentos inolvidables mientras que quienes nunca la han visto podrán enterarse de la historia (aunque hay que tener en cuenta que no se argumentan todas las tramas y algunas pasan muy desapercibidas).

[Análisis] One Piece Pirate Warriors 4

Pirate Warriors 4 comienza con un tutorial explicándonos las mecánicas en la tierra de Wano. Entre los nuevos detalles ahora tenemos la posibilidad de saltar y combinar nuevos ataques, así como de movernos con el viento para ir más rápidos durante un breve periodo de tiempo, una barra de energía para no abusar de estos ataques, y ahora podremos usar hasta cuatro movimientos especiales que podremos alternar a nuestro gusto al conseguirlos.

Una vez terminado el tutorial, podremos jugar en el modo historia, el ‘Diario dramático’, y el modo aventura, el ‘Diario de tesoros’. En el modo historia viviremos los arcos más importantes de One Piece en formato episodios, cada uno de ellos tendrá de 5 a 6 niveles por superar. Un detalle a tener en cuenta es que al principio no podremos usar a muchos personajes, limitándonos a usar en las 10 primeras pantallas sobretodo a Luffy, Zoro y Sanji (Usopp también es jugable en un par de misiones).

Esto puede suponer un inicio bastante lento para el juego que puede afectar negativamente a unas primeras impresiones, pero os aseguramos que una vez terminado este modo, lo mejor es volver a jugar en el ‘Diario libre’ porque ahí podemos jugar cualquier nivel con los personajes que hayamos desbloqueado, y al principio ya están algunos como Bartolomeo, Reiju o Sabo.

Eso sí, la narrativa del juego ya sí tiene un pequeño problema, y es que a pesar de que sin haber aún visto el anime puedes entender la historia, el juego da por hecho que la has visto y argumenta las cosas como si las supieramos, como si simplemente quisiera refrescar la memoria. Y este detalle puede chirriar a algunos jugadores.

Otro problema relacionado con esto es que obvia algunos de los arcos más cortos o menos relevantes de la obra original y los explica detalladamente pero sin la posibilidad de jugarlos. Por lo que si deseabas por ejemplo vivir el arco de Skypiea o Thriller Bark, sintiéndolo en el alma, no va a ser posible.

Durante la campaña iremos alternando entre escenas estáticas al estilo cómic y también en secuencias en 3D. Por último, indicar que la historia del arco de Wano, al no estar terminada en la actualidad, es una historia completamente original del juego, tal y como pasó con Dressrosa en el anterior título.

[Análisis] One Piece Pirate Warriors 4

Para ir terminando con este apartado, deciros que, por lo menos en la versión de Nintendo Switch, los tiempos de carga para entrar en los niveles son un tanto largos. Esto es comprensible dada la potencia de la consola y que tiene que estar también preparada para el momento en el que decides jugar en modo portátil o viceversa. Del resto de versiones desconocemos la duración de los mismos. Eso sí, mientras nos organizamos en el menú o elegimos al personaje con el que queremos jugar, estas pantallas cargarán previamente para ahorrar tiempos.

Gráficamente el juego es precioso, no solo por sus personajes en 3D con un filtro ‘cartoon-anime’ muy interesante, sino que además los escenarios se ven más bonitos, con un estilo un tanto más realista, manteniendo el espíritu del dibujo de Eiichiro Oda. Además se ve a unos preciosos 60fps y lo mejor de todo es que se juega igual de bien en el modo portátil de Switch, todo un logro.

En cuanto al sonido, qué decir, si ya has escuchado la música de sus predecesores, o has jugado a cualquier musou, ya sabes lo que te vas a encontrar: temas muy marchosos y también con un estilo de rock and roll para añadir más frenetismo. El doblaje por supuesto es el japonés y desde el glosario podremos escuchar la música y las voces en cualquier momento.

Y ahora tenemos que pasar al apartado más importante del juego: la jugabilidad. Como cualquier musou, tiene sus ataques normales, fuertes y especiales. En este juego se añade la posibilidad de saltar así como de dar un Acelerón durante un breve periodo de tiempo limitado por una barra de resistencia. En cuanto a los ataques especiales, esta vez tendremos varios tipos de ataques: especiales como tal, de acelerar, de atacar en el aire, a tu alrededor, hacia abajo…

Puedes combinar hasta cuatro de ellos, así como habilidades para mejorar al personaje, como por ejemplo que conquiste zonas más rápido o que rompa los escudos sin demora. Y no solo eso, sino que cada personaje tiene su propio estilo de lucha, divididos en:

  • Poder: si un enemigo al que golpees choca contra el suelo o la pared, generará una onda de choque contra los enemigos cercanos.
  • Velocidad: el consumo de resistencia se reduce durante un Acelerón.
  • Técnica: si ejecutas un ataque normal mientras haces un ataque cargado, harás que los enemigos se acerquen y agrupen hacia ti.
  • Aire: eres invencible durante el Acelerón, este dura hasta que pierdes toda tu resistencia, puedes consumir resistencia para iniciar un ataque inmediatamente después de un ataque aéreo y los enemigos en el aire pueden ser víctimas de un ataque con Acelerón.

Además, y como no, tenemos un árbol de habilidades, con una parte general que afecta a todos los personajes y dos más para un personaje concreto. En este árbol mejoraremos la vida, resistencia, fuerza, defensa, así como conseguir más ataques, habilidades, especiales, mejoras… Así como otras opciones para cambiar los botones, ayuda al daltonismo, y otros tutoriales para comprender mejor el juego y explotarlo al máximo.

Es ahora cuando pasamos al combate, el principal atractivo del juego. Este se divide en dos: un modo historia y un modo aventura. Haciendo un breve repaso de lo que ya hemos hablado, mientras que en primero viviremos algunos de los momentos más importantes de One Piece con personajes limitados para usar (que en el modo Libre podremos usar a los que queramos), en el segundo deberemos cumplir una serie de misiones: recuperar terrenos, derrotar a todos los enemigos… Para aumentar la duración del juego.

El diseño de niveles en esta entrega simplemente genial. Ya no solo porque los mapas son más grandes, sino porque ahora estos tienen toda la importancia de la acción. Antes era moverse por zonas normales hasta llegar a bastiones cuadrados y conquistarlos. Eso está bien, pero si lo actualizas y hacer que esas zonas normales sean los propios bastiones, mejoras un montón tu mecánica.

Y así ya no solo su forma es variada, sino que además interactúas con el entorno, pudiendo romper paredes y demás para hacer ataques más poderosos. Además de ello contaremos con algunas misiones secundarias que, si las hacemos, conseguiremos recompensas en forma de apoyo en combate o monedas para usar en el árbol de habilidades. Y el juego es difícil, lo hemos jugado en normal y alguna que otra vez nos han derrotado.

Pero lo mejor de todo es que la combinación de botones, si no es por propia inercia personal, es imposible que acabes ‘machacando botones’, como la queja principal del género. Aquí no te invitan a pulsar todos los botones, sino a realizar una estrategia, a que tú seas quien decide qué ataques usar y cómo combinarlos con los especiales. Esto denota que el estudio desarrollador ha escuchado tanto a fans como críticos, y les ha dado lo que querían.

En conclusión, One Piece Pirate Warriors 4 es todo un regalo, tanto para los fans de los Sombrero de Paja como para los del musou. Es un juego redondo, que cambia todo lo que sabíamos de Pirate Warriors, y que elimina por completo esa sensación de ‘machaca botones’. Si nunca has jugado un musou, esta puede ser la mejor forma de entrar. Tenéis disponible el título en todas las plataformas.

Este análisis se ha realizado desde la versión de Nintendo Switch con una clave que ha facilitado Bandai Namco a VidaoPantalla.


Compartir