Portada » General » Opinión » [Opinión] Soy un orgulloso fan de Tales of

[Opinión] Soy un orgulloso fan de Tales of

Compartir

[Opinión] Soy un orgulloso fan de Tales of

Cura contra la depresión, lema de vida, aprender a respetar a los demás, a ser yo mismo, a querer a mis amigos e incluso volver a creer en la humanidad. Estas han sido algunas de las lecciones que me ha enseñado Tales of a lo largo de casi dos años jugando sus videojuegos. Un proceso en el que he ido viendo cómo la franquicia de Bandai Namco ha ido creciendo, evolucionando y cambiando a medida que lanzaba más y más juegos.

Una franquicia que tengo que decir es mi favorita del género RPG, y pese a que no es muy famosa aquí en Occidente, sí que me gustaría fomentar el cariño y respeto a esta gran franquicia y animar a todas las personas que estáis leyendo este artículo a disfrutar y probar sus videojuegos, con sus virtudes y sus defectos. A día de hoy hay 17 títulos principales, de los que 5 no han llegado a Europa y 3 solo están disponibles en Japón, dejándonos con 12 juegos.

De esos 12 juegos, oficialmente hay 9 títulos traducidos, siendo Eternia, the Abyss y Graces f los que vienen solo en inglés. Es interesante destacar que Graces, Xillia 1 y 2 y Phantasia son los únicos que solo tienen doblaje en inglés en Europa. Al mismo tiempo varias entregas cuentan con su propia adaptación al anime e incluso manga, así como una película precuela de Vesperia.

Primero de todo hay que hablar del juego que lo empezó todo, Tales of Symphonia. Recuerdo que era Navidad, mi hermano pidió este juego y teníamos dos mandos, por lo que pudimos jugarlo juntos. Estábamos fascinados por todo lo que ofrecía el juego, por todo lo que aprendimos jugando, por cómo nos quedábamos embobados con lo que pasaba… Y con los cientos de momentos épicos que hemos vivido.

No os miento ni os exagero si os digo que posiblemente este sea el juego que más veces me he pasado (unas 30 veces seguro) en GameCube. Me he pasado también una partida en su versión de Steam y ahora mismo sigo jugándolo en PlayStation 3, donde seguramente me acabe quedando para siempre. Por si no lo sabéis, Tales of siempre que te lo terminas te dan la posibilidad de jugar desbloqueando extras con rango.

Este rango lo vamos obteniendo mientras luchamos. Si seguimos una serie de pasos conseguiremos rango… ¡Pero también podemos perderlo! Esto hace que te llegues a animar a volver a pasártelo, y algunos de estos son muy interesantes, como por ejemplo doblar la cantidad de dinero o experiencia para realizar más cómodamente las misiones secundarias.

Pero donde están las alegrías… Están las decepciones. Symphonia 2 iba a ser una secuela directa dos años después del juego que más me ha marcado. Tenía muchíiiiisimo potencial, podrían haber explicado cientos de detalles que se dejan a la imaginación en el primer juego, podrían haber mostrado qué pasó después que de nuestros héroes acabasen su peregrinación, qué pasó antes de todo… Era un juego con tantísimo potencial que… Al final acabó en un buen videojuego y un buen Tales of, pero (desde mi punto de vista) una horrible secuela.

La historia de Symphonia 2 traiciona todo lo que ocurre en Symphonia 1. Es un completo sinsentido, es una historia de amor estúpida entre dos palos siesos, ni siquiera el desparpajo de Marta logró ayudarme a querer a la nueva pareja de personajes… Fue un durísimo golpe que me hizo no querer seguir jugando a Tales of, con miedo de que pudiera volver a pasar (a ello hay que sumarle que su gran mayoría de juegos salían en consolas que no tenía).

Hay que decir que Xillia 2 sí es una perfecta secuela que hasta supera a la original, que sabe continuar la historia donde la dejaron en el primer título, que sabe ser original y de su propio estilo, sin necesidad de traicionar nada. Xillia 2 sí es un buen ejemplo de cómo realizar una secuela y poner el broche de oro a una historia.

Tras el duro golpe que sufrí, así como con la casi exclusividad de sus juegos en plataformas que no tenía, abandoné la franquicia durante más de 10 años. Gracias a VidaoPantalla y a Bandai Namco, tuve la oportunidad de analizar la versión de Steam de Tales of Berseria y, así, volver otra vez a la franquicia. Cual fue mi sorpresa al ver que marcaría el inicio de una historia de amor con estos videojuegos.

Tales of Berseria es muy importante para mi por muchos motivos: uno de ellos es el guion de la obra, el cual me habría encantado escribir algún día. Después está la música, la cual considero que es la mejor banda sonora de todos los Tales of. Una música que me ha entrado de una forma… Que soy incapaz de olvidarla. De hecho conduzco mucho con esta BSO y me siento feliz, con éxtasis cada vez que escucho sus temas.

Otro motivo principal por el cual amo este videojuego es su protagonista, Velvet Crowe. Un personaje con el que me siento muy, muy identificado. No os digo nada porque quiero que viváis este juego por vuestra propia piel. Y el verdadero motivo por el cual admiro y aprecio Tales of Berseria y la franquicia en general es porque esta última entrega me ayudó a superar mi depresión.

2016 fue un año muy duro para mi. Por una serie de motivos acabé sufriendo una depresión bastante importante. Cabe destacar que esta depresión era diagnosticada por mi médica de cabecera, no era ninguna tontería. Pasé muchísimos meses malos hasta que poco a poco acabé encontrando la luz del túnel. Fue entonces cuando llegó enero de 2017 y pude disfrutar de esta obra, y entonces ocurrió.

Terminé el juego, publiqué el análisis y continué jugando, continué explorando, buscando nuevos caminos, misiones secundarias… De todo. La historia, el tema principal del juego, Velvet, Laphicet, Magilou, Eizen, Eleanor… Sus historias lograron entrar en mi corazón y ayudarme a cambiar, a ser quién soy yo realmente, a no dejar que nadie me controle ni nadie me de miedo.

«Yo dirijo el timón de mi propio barco». Esas palabras… Me marcaron tanto como en su día me marcaron las palabras de Richter, «El coraje es la magia que convierte los sueños en realidad». Es posible que estas frases e historias no estén tan cuidadas como otros RPGs, que te suelten el mensaje sin darte apoyos para pensar por tu cuenta, que las tramas sean más simples que otros juegos…

Pero a veces las personas no queremos obras maestras, no queremos historias que nos exploten la cabeza, no queremos divinizar a su director/a, no queremos juegos con más de un 9 o 9,5 de nota. No. A veces solo queremos jugar, disfrutar, vivir una historia y ya está, nada más. Simple y limpio. Existe el punto medio.

Hace unos días pregunté en Twitter a mis seguidores por qué no les gustaba la franquicia Tales of, qué cosas tiene que no les termina de gustar. Podéis ver el tweet completo haciendo clic aquí. He sacado bastantes cosas interesantes que al final de este artículo explicaré en el resumen de lo que más me gusta de la franquicia y lo que menos.

Y realmente poco más quiero deciros, no quiero tampoco excederme demasiado. Os animo a todos y cada uno a disfrutar de esta maravillosa franquicia, y si queréis una pequeña ayuda, os comparte este Excel con información para jugar.

Infinitas gracias Bandai Namco por todo lo que has hecho y lo que vas a hacer con Tales of. No defraudas nunca, en cada título intentas abarcar nuevas formas de jugar y combatir, y eso se agradece muchísimo. Gracias por existir, Tales of.


Compartir