Portada » General » Análisis » [Análisis] Pokémon Let’s Go, actualizando la fórmula

[Análisis] Pokémon Let’s Go, actualizando la fórmula

Pokémon ha vuelto. Lo que comenzó pareciendo tan sólo una moda pasajera hace 2 décadas, se ha convertido por derecho propio en una de las sagas más importantes de Nintendo. Pero, ¿Qué es Pokémon Let’s Go? ¿Tan sólo una expansión de Pokémon Go? ¿Un remake de la primera generación para los más nostálgicos? ¿O es algo más que eso? Vamos a averiguarlo.

Nunca estaremos del todo seguros de si Game Freak intuía de alguna forma el enorme éxito en el que se convertiría Pokémon. Un fenómeno con innumerables videojuegos a sus espaldas, series de televisión, juegos de cartas e incluso una película que se estrenará el año que viene.

Pokémon Go se convertiría en un evento social, tal y como siempre intentaron sus creadores

No podemos hablar de Pokémon Let’s Go sin hablar antes del fenómeno que supuso Pokémon Go. El juego para móviles de realidad aumentada ayudaría a unir dos mundos totalmente diferenciados: los videojuegos y la vida real. De esta forma, podíamos capturar Pokémon en cualquier zona de nuestra ciudad mientras dábamos un paseo o quedábamos con nuestros amigos. El juego se convertiría en un evento social, tal y como siempre intentaron sus creadores. Recordemos que en la primera generación,no tendríamos a todos los Pokémon a nuestro alcance. Por ello, era muy importante el intercambio de los Pokémon deseados. Una buena forma de convertir un videojuego en una herramienta de socialización, no sólo centrándose en el afán de coleccionismo. En ese sentido, Pokémon Go dio totalmente en el clavo, sacando a la calle a jugadores que, hasta ahora, pasaban su tiempo libre frente a una pantalla normalmente en soledad.

Por ello, cuando supimos de la existencia de Pokémon Let’s Go Eevee y Pokémon Let’s Go Pikachu no estuvimos seguros de qué pensar. Por un lado, que hubiese dos versiones diferentes del mismo juego nos traía demasiados recuerdos. Quizás demasiada nostalgia. Por otro lado, la inclusión en el título de “Go” nos hacía pensar que puede que sólo se tratase de una expansión de Pokémon Go para la híbrida de Nintendo, mientras esperábamos a la nueva generación en 2019. Sin lugar a dudas, podemos decir que el resultado, sin ser brillante, ha superado nuestras expectativas. Por tanto, ¿merece la pena este Pokémon Let’s Go?

Pokémon Let’s Go se desarrolla de nuevo en la región de Kanto. Un mundo conocido por todos, dónde hace ya dos décadas nos adentramos con nuestra querida Gameboy. Podemos elegir nuestro sexo, apariencia y nombre, lo que hará que vivamos la experiencia de primera mano. Dependiendo de la versión que escojamos, el profesor Oak nos dará a Eevee o Pikachu. En nuestro caso, nuestro compañero fue el entrañable Eeevee. Sin más dilación, nos sugerirá que nos sumerjamos en la aventura, en pos de convertirnos en el mejor entrenador Pokémon del mundo.

Es obvio que lo han querido hacer es un homenaje a la primera generación. Tal y como venía pasando en los juegos originales, prima la exploración

Es obvio que Pokémon Let’s Go no tiene una historia intrincada, compleja o sorprendente. Basada en los videojuegos de primera generación, se nos presenta un panorama muy similar. Tenemos un mundo de sobra conocido lleno de rutas en los que encontraremos tanto Pokémon salvajes como entrenadores de todo tipo, pueblos con simpáticos lugareños, laberínticas cuevas y edificios, islas…En cada pueblo habrá un gimnasio, en el cual nos tendremos que enfrentar a su líder que nos dará una medalla como símbolo de nuestra valía. Una vez tengamos todas, podremos ir a la liga Pokémon y averiguar si realmente hemos alcanzado nuestra.

A lo largo de la historia nos encontraremos con personajes de todo tipo, incluido el famoso Team Rocket. Como olvidar a esos auténticos patanes a los que siempre les acabamos fastidiando los planes. El mapa, exceptuando algunas zonas, es muy similar al del juego original. Es cierto que ha habido algunos cambios tanto en la historia como en el mapeado, pero es obvio que lo que han querido hacer es un homenaje a la primera generación. Tal y como venía pasando en los juegos originales, prima la exploración.

Nuestra relación con Eevee o Pikachu será especial, hasta el punto de influir fuertemente en combate.

Está claro que dónde realmente radica la esencia de Pokémon es en sus mecánicas jugables, las cuales se han visto alteradas aunque conservan su esencia. Tenemos que tener en cuenta que nuestra meta no es sólo conseguir llegar al final, también conseguir capturar los 151 Pokémon. Tendremos que tener en cuenta que dependiendo de la versión, hay algunos Pokémon que no podremos capturar, sólo intercambiarlo con alguien o transferirlos desde Pokémon Go.

Nuestro Pokémon inicial nunca evolucionará, aunque si subirá de nivel, aprendiendo nuevos movimientos. Pero no debemos preocuparnos, ya que lo largo de nuestra aventura nos encontraremos a otros Eevee que sí podremos evolucionar sin problemas. Nuestra relación con él será muy especial, no sólo será nuestro compañero, también nuestro amigo. Dependiendo de los que juguemos con él o lo que le cuidemos, nuestra relación mejorará, algo que influirá fuertemente en el combate. Además, nos obsequiarán con movimientos exclusivos que no serán de gran utilidad. Quizás de demasiada utilidad, porque en el caso de Eevee al menos, son tan buenos y variados, que nos facilitarán mucho las cosas, disminuyendo la dificultad. Hay que tener en cuenta que en situaciones dónde habría que buscar una determinado tipo de Pokémon para vencer a otro, no haría falta en el caso en el que Eevee tenga el movimiento exclusivo equivalente.

Además, también tendremos técnicas secretas que iremos aprendiendo a lo largo de la aventura con la que podremos acceder a nuevas zonas. Con estas técnicas iremos abriendo poco a poco el mapa, avanzando en consecuencia. También dispondremos de montones de movimientos MT que podremos ir añadiendo a diferentes Pokémon, ampliando la gama de movimientos. Vuelven las piedras evolutivas, con las las que podremos evolucionar a ciertos tipos de Pokémon sólo de esa forma además de las megaevoluciones, sólo disponibles durante el combate. No vamos a comentar lo obvio, sería un error centrarse en los distinto tipos de Pokémon conocidos por todos explicando como funcionan los combates por turnos y cómo encontrar la debilidades de cada tipo.

Lo que han querido hacer es actualizar la franquicia partiendo de la fórmula conocida por todos. Añadir algunos ingredientes de generaciones posteriores y de Pokémon Go, simplificando de ciertas forma algunas mecánicas para acceder al mayor tipo de público. Pero esto no tiene porqué ser malo, ya que el juego conserva su esencia y cierta profundidad, pero ahondando en la sencillez en todo momento.

Los combates aleatorios con Pokémon salvajes han sido totalmente eliminados, dándole un mayor dinamismo al juego

Uno de los mayores cambios que ha experimentado Pokémon Let’s Go con respecto a entregas anteriores ha sido en relación a los Pokémon salvajes. Un modificación muy comentada que diremos con total sinceridad que nos parece muy acertada. Los combates aleatorios han sido totalmente eliminados. De esta forma, nos iremos encontrando a diferentes Pokémon dando tumbos por el mapa. Los veremos y decidiremos si queremos capturarlos. Para ello, tendremos que chocar contra ellos y capturarlos de la misma forma que hacíamos en Pokémon Go. Una forma mucho más interactiva y divertida de captura. El Pokémon se moverá , nos atacará y sólo nos tendremos que centrar en intentar atraparle. Saldrá un círculo de diferentes colores según la dificultad del Pokémon a atrapar o la Pokéball que estemos usando. En pantalla veremos si lo hemos hecho bien, genial o de forma extraordinaria, aumentando nuestras posibilidades de poder capturarlos.

¿Y si no nos interesa capturar ese Pokémon en concreto? Pues no pasará nada, ya que podremos evitarlos o, si chocamos sin querer contra ellos, huir en la mayor parte de los casos. Una modificación que le da muchísimo dinamismo al juego, impidiendo que nos interrumpan continuamente mientras vas de un punto a otro. Tanto en modo dock como en portátil el sistema de capturas es muy cómodo. En modo dock usaremos sólo un joy-con moviéndolo como si fuese una Pokéball. En el modo portátil podremos jugar sin detector de movimientos de forma más tradicional. Una verdadera pena es que el juego no permita usar el mando Pro en ningún momento.

La rachas serán importantes para subir de nivel con más rápidez, encontrar Pokémon raros o incluso variocolor

Relacionado con este sistema de captura tenemos las rachas. Estas capturas en cadena serán totalmente imprescindibles. Podremos  subir de nivel con más rapidez, encontrar Pokémon raros o conseguir Pokémon variocolor. Además de una medianamente rápida multiplicación de puntos de experiencia, también aumentarán las posibilidades de alcanzar estadísticas perfectas. ¿Y cómo se hace? Pues es muy fácil (relativamente). Sólo tendremos que capturar al mismo tipo de Pokémon una y otra vez. La forma de conservar la cadena es conseguir que no se te escape ni uno. Nosotros podremos huir, pero en cuánto no podamos atrapar a uno y escape, la racha habrá acabado. Las cotas de nerviosismo ha alcanzar podrán ser realmente épicas.

¿Pero aquí hemos venido a luchar no? Sin lugar a dudas, así que no temáis, porque en el transcurso de nuestra aventura, no sólo de gimnasios viviremos. Habrá montones de entrenadores diferentes con los que tendremos que luchar, algunos de forma inevitable. Normalmente lucharemos de uno en uno, aunque hay excepciones. Además de los diferentes niveles o tipos de Pokémon que poseerán, nos encontraremos con  un número diferente de Pokémon por entrenador. Para el competitivo tendremos una amplia selección de objetos para utilizar durante el combate. Tendremos que procurar ganar el mayor número de combates posibles para ganar dinero y hacernos con un buen arsenal.

Conseguir Pokémon con estadísticas perfectas será mucho más simple

Otro punto a tener en cuenta es la eliminación del sistema de crianza en pos de métodos mucho más simples. Si queremos intentar conseguir a un Pokémon con estadísticas perfectas, siempre podremos tirar de las rachas. La forma en la que podremos verlo es consiguiendo cierto objeto con el que podremos ver un gráfico con los atributos de cada Pokémon capturado. Podremos utilizar los caramelos para subir esas estadísticas, haciendo que sea más sencillo conseguir Pokémon con atributos muy altos. Además, subir de nivel es bastante más asequible que nunca, a través de las capturas o combates no nos resultará difícil que nuestro equipo de seis Pokémon alcance altos niveles de experiencia.

Como ya hemos dicho anteriormente, Eevee influye demasiado en la dificultad. Sus movimientos especiales son muy buenos y facilitan mucho las cosas. Es cierto que no tenemos porqué utilizarlos, y podemos centrarnos en otros Pokémon. No es un juego mucho más fácil que otros de la saga como se ha dicho en varias ocasiones, pero sí es cierto que hay factores que lo hacen más asequible. La rápida subida de niveles a través de las capturas y combates o el sistema de rachas pueden hacer que nos acabemos el juego sin realmente ser unos expertos. Todo depende de lo que queramos profundizar en las mecánicas y en el número de Pokémon que queramos utilizar.

El diseño artístico cumple con creces, las animaciones son buenas y la banda sonora estupenda, reinterpretando clásicos de los primeros juegos

La duración del juego es francamente satisfactoria, teniendo en cuenta que se trata de un juego muy divertido y adictivo. Sólo conseguir llegar al final, nos llevará sobre unas 25 horas. Después de eso, tendremos que completar la Pokédex y luchar contra los entrenadores maestros. Teniendo en cuenta que hay un entrenador maestro por cada Pokémon, puede llevar infinidad de horas. Todo dependerá de si queremos gastar el tiempo en esta tarea, a todas luces algo repetitiva. Quizás un post game diferente hubiese supuesto un mayor incentivo.

Tanto los gráficos como el sonido están lo suficientemente trabajados para resultar muy agradables. Es obvio que el diseño artístico cumple con creces, aunque técnicamente no sea nada fuera de lo normal. Los entornos son agradables a la vista, al igual que los Pokémon. Las animaciones son buenas, pero se echa de menos una mayor interacción entre las bestias. Quizás en ese apartado en un RPG demasiado tradicional. La banda sonora es tan estupenda como siempre, reinterpretando clásicos de los juegos de primera generación. Los efectos de sonido y las voces de los Pokémon son magníficas, dando lugar a una mayor inmersión.

Tanto el cooperativo como el on-line son meramente anecdóticos. Creemos que se les podría haber sacado mucho más partido, especialmente para el competitivo. El modo cooperativo es más un extra que nos servirá de bastante ayuda más que un modo dos jugadores. El segundo jugador nunca interactuará con el entorno, sólo nos ayudará a capturar Pokémon y a combatir con entrenadores. Una forma muy fácil de conseguir subir de nivel rápidamente. El modo on-line tan sólo nos servirá para intercambiar Pokémon a través de Internet y luchar contra otros jugadores. Una lástima que con el sistema de códigos sólo podamos jugar con otros amigos, y no buscar rivales aleatoriamente.

En resumen

Lo mejor:

  • Al igual que los juegos de Pokémon de la primera generación, es increíblemente divertido y adictivo. No podremos parar de jugar hasta que consigamos a todos.
  • Han dado en el clavo con la eliminación de los combates con los Pokémon salvajes. Le da mucho dinamismo al título.
  • Es un juego para todos los públicos, tanto para nuevos jugadores que no conocen las reglas como para los más nostálgicos.
  • El diseño artístico y la banda sonora son muy buenos. Los gráficos y las animaciones de los Pokémon son muy agradables de ver y la banda sonora muy pegadiza.
  • El sistema de capturas es muy entretenido y divertido.
  • Teniendo en cuenta que han reducido el número de Pokémon a los 151 iniciales, la duración del título es bastante satisfactoria.

Lo peor :

  • Que haya que comprar la Pokémon Ball Plus para tener a Mew, es a todas luces injusto (sobre todo teniendo en cuenta que no es muy barata precisamente).
  • Técnicamente es un juego muy normal, no es malo pero no sentimos que estemos ante un título de 2018.
  • Aunque sea un homenaje a la primera generación y hayan hecho modificaciones importantes, quizás le hacía falta un poco más de innovación.
  • Eevee tiene demasiado poder, no resultará muy difícil acabarse el juego sin apenas hacerle caso a los demás Pokémon salvo en momentos puntuales.
  • El post game tiene un margen de mejora bastante grande.
  • El cooperativo y el on-line son meramente anecdóticos, se les podía haber sacado más partido.
  • Como conclusión, Pokémon Let’s Go, más que un remake de los primeros juegos, es un homenaje a toda una generación. Un juego divertido y adictivo, en el que sentiremos Kanto como un lugar conocido pero inédito al mismo tiempo. Esto es gracias a las modificaciones implementadas, que le dan una frescura al título que nunca hubiésemos pensado. Puede que no sea una obra maestra, pero no le hace falta serlo. ¿Quién no quiere ser el mejor entrenador Pokémon del mundo?

Este análisis se ha realizado mediante un código de descarga que ha facilitado Nintendo España a VidaoPantalla.