[Análisis] Hyper Light Drifter: el viajero solitario

(BETA) Accesibilidad Web: VidaoPantalla pone a tu disposición un reproductor para escuchar esta noticia.

Hyper Light Drifter es la ópera prima del estudio independiente Heart Machine. El juego, considerado por su creador como una mezcla de The Legend of Zelda: a Link to the Past y Diablo, salió a la venta en PC en 2016, mientras que acaba de hacer lo propio para la híbrida de Nintendo, Nintendo Switch.

Antes de comenzar a analizar el juego en profundidad, me gustaría hacer una pequeña reseña en relación a su proceso de creación, altamente ligado a la historia del juego. Hyper Light Drifter comenzó con una campaña en Kickstarter, pudiéndose jugar en el año 2014 a una beta. La razón por la que el juego retrasó dos años su salida, fue debido a que su director, Alex Preston, tiene una dolencia cardíaca desde su nacimiento. La enfermedad se ha ido agravando con el tiempo, haciendo que afectase al propio desarrollo del juego. Pero pese a todas estas dificultades, acabó sacando el juego adelante con éxito, incorporando importantes elementos de su situación actual.

Hyper Light Drifter comienza de una forma un tanto especial: aparecemos entre lo que parecen cadáveres, en un mundo totalmente devastado y lleno de misterio. En seguida nos damos cuenta de que nuestro protagonista tiene algún tipo de afección que le hace toser sangre, momento en el que aparece un monstruo que nos persigue. Un comienzo de juego con un gran simbolismo, probablemente representado por la muerte, la cual persigue a nuestro desvalido protagonista. Pero, lejos de rendirse, luchará por llegar hasta el final cueste lo que cueste.

Podría decirse que la historia es bastante simple teniendo en cuenta la forma en la que la cuentan, pero no sería del todo cierto. La historia es sencilla, pero no por ello simple, tiene cierto trasfondo. No hay diálogos de ningún tipo, no explican absolutamente nada de forma escrita. Aquí la comunicación es visual en todo momento. Nos vamos encontrando a diferentes transeúntes que nos ayudarán a completar nuestra misión y nos contarán su historia, todo a través de viñetas. Es bastante meritorio conseguir en todo momento que sigas el hilo de los acontecimientos sin sentirte desorientado.

Los gráficos y la banda sonora hecha por Disasterpeace son uno de los puntos más sobresalientes del juego. Hyper Light Drifter tiene un estilo pixel art además de ser muy colorido. En esta ocasión, los gráficos retro en 2D encajan perfectamente con la propuesta que nos ofrecen. Aunque se le pueden achacar algunos puntos de mejora, como el escaso sombreado entre otras, son bonitos a la vista y nada monótonos. Una estética que pega totalmente con la historia del juego, una mezcla de paisajes rurales con avanzados componentes tecnológicos.

La banda sonora también encaja muy bien durante todo el recorrido, con melodías más tranquilas al principio que derivan en otras más potentes e intensas cuando estamos más cerca del peligro. Mención especial a las de los jefes finales y secundarios, que nos pondrán a tono en la lucha.

Hyper Light Drifter es un ARPG en 2D que nos recordará a aquellos juegos de 8 y 16 bits que tanto nos gustaban. Tendremos desde el principio una espada para el combate cuerpo a cuerpo y una pistola para enfrentamientos a larga distancia. En el juego no ganaremos experiencia, pero avanzaremos a través de mejoras de una forma muy sencilla. A lo largo del juego, nos iremos encontrando unos chips amarillos, unos más escondidos que otros. Con ellos podremos mejorar nuestras habilidades con la espada, las armas de largo alcance, el desplazamiento, la vida… etc. Las mecánicas jugables son a priori sencillas, pero seguramente necesitareis pararos un poco a profundizar para controlarlas satisfactoriamente.

El juego es lo suficientemente variado para no dar tregua ni un minuto. Los cuatro mundos que lo forman son totalmente distintos. Desde una zona con un lago gigante, un desierto, una zona helada o un extraño bosque rojizo. En cada una de las zonas tendremos enemigos con al menos un jefe final totalmente distintos, tanto gráficamente como en forma de ataque. Además, la colocación de los objetos importantes, los secretos o los enemigos serán una experiencia totalmente nueva en cada uno de los mundos.

Un punto altamente debatido es sin duda su dificultad. El juego no es fácil, es retante de forma creciente, pero totalmente justificado. De esta forma, resulta altamente complicado aunque no imposible, recorrer el juego como si fuese un paseo, sin explorar ni mejorar las habilidades. Uno de los puntos que más no ha gustado en relación a esto, es el guardado automático. Creo que en este juego es totalmente imprescindible, porque guardando prácticamente en cada área, nos ahorramos repetir la misma zona una y otra vez. No guarda todo el rato ni mucho menos, pero es un consuelo para no quedarse atascado continuamente. Además, muchas veces tendremos que intentar alguna estrategia, aquí no vale ir a lo loco, las hordas de enemigos pueden llenar toda la pantalla. A medida que avancemos, iremos aprendiendo como pararles los pies a cada clase de enemigo de la forma más satisfactoria.

La duración es algo que siempre suele ir correlativa a la dificultad, y este no es un caso diferente. Yendo prácticamente a tiro fijo puede que el juego no dure demasiado, aunque es una pena teniendo en cuenta la cantidad de caminos alternativos, puertas cerradas con llave y mejoras de armas y habilidades que podemos encontrar. Desde luego no es un juego largo, pero al menos jugaréis unas 10-12 horas antes de llegar al final. Lo que si podemos prometer a los amantes del género, es que es un título totalmente adictivo. Las habilidades a mejorar, los enemigos, la búsqueda de los objetos para avanzar…es muy divertido. Tanto, que casi nunca os llegaréis a sentir frustrados después de haber muerto un montón de veces seguidas, lo cual es muy probable.

Lo mejor:

  • Los gráficos estilo pixel art y la banda sonora son estupendos y muy en la línea con lo que quieren contar.
  • Es un juego muy adictivo, cuesta parar de jugar.
  • Las mejoras están muy bien implementadas para ayudarte a avanzar y favorecen la exploración del mundo.
  • No hay un tutorial, no explican nada pero aún así nunca os encontraréis totalmente desorientados, tanto el mapa como el diseño del interfaz son muy intuitivos.
  • Jugablemente no tiene prácticamente ningún fallo, es sencillo de manejar pero complicado de controlar con maestría.

Lo peor:

  • Aunque la historia tiene un trasfondo muy interesante, podrían haberle dado más protagonismo.
  • La dificultad para algunos puede ser un tanto exasperante, aunque para eso hay más de un modo de dificultad y un guardado automático.
  • La duración podría haber sido mayor, aunque teniendo en cuenta todos sus secretos, no es juego que se quede corto.

Como conclusión, no podemos dejar de alabar a este juego como la interesante propuesta que es. Un juego que cumple con todo lo que podéis esperar y más. Puede que no sea una obra maestra, pero no le hace falta, ya que proporciona una diversión y adicción con la que pasaréis un muy buen rato.

Hemos realizado este análisis con la versión de Nintendo Switch.

Midna85 Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *