[Crítica] Una buena oportunidad

[Crítica] Una buena oportunidad

Su estreno en el año 2009 supuso una revelación en el mundo de los reportajes televisivos sobre viajes. Callejeros viajeros, extensión del programa Callejeros de Mediaset España, consiguió posicionarse en lo más alto del panorama televisivo. Pero ¿a qué se debió tanto éxito? El programa se compuso de cinco temporadas, en las cuales, los reporteros se desplazaban a lugares de todo el mundo para dar a conocer su cultura, la gastronomía, costumbres o sus peculiares habitantes, entre muchas otras cosas. De esta forma, podías desplazarte a cualquier parte del mundo sin moverte del sofá. Lo excepcional y lo que, a mi me fascina de este programa, es el resultado que consiguen obtener con los pocos medios técnicos con los que realizan los reportajes. Con tan solo un reportero y un cámara, logra transportarte a cualquier parte y te hacen sentir parte del viaje.

A parte de los profesionales que se desplazan para obtener el material, hay que hablar de los colaboradores que participan en el programa, sin los cuales no tendría la misma repercusión. Normalmente son personas españolas que por algún motivo han acabado viviendo en otro país y, que hacen de guía turístico para los espectadores a través del reportero, quién le acompaña y le va haciendo preguntas al respecto. También suelen contar un poco su historia y eso, genera una cierta empatía en el receptor, lo cual ayuda a la adhesión del público al programa. Lo que se logra con esta forma de reportaje es mucha naturalidad. La espontaneidad que se transmite a través de las historias que se cuentan, a la vez que se muestran los lugares, generan un inevitable interés.

Este programa nos brinda una magnífica oportunidad para conocer lugares que igual no sabemos ni que existen si no los vemos en la televisión. Esto sucede porque al contar con testimonios de personas que conocen el lugar, te enseñan todos los secretos que esconde la ciudad, los lugares más recónditos. Este hecho es lo que de verdad te nutre, el ver algo que no te enseñan los típicos programas de viajes que se centran únicamente en los monumentos más representativos. Este formato te ayuda a culturizarte porque, como ya he dicho antes, no conoces únicamente un lugar si no también, su cultura.

Ciudades soñadas para casi todos los apasionados a viajar como son Las Vegas, Tokyo, Roma o Venecia, tienen cabida en este programa y hacen las delicias de cualquiera que sueñe con visitarlas. La visualización de cada emisión te permite, a su vez crear una guía de viaje si tienes pensado visitar alguna de esas ciudades. He de decir que me incluyo entre las personas que, antes de viajar a algún lugar ha comprobado si Callejeros había hecho algún programa sobre el y de ser así, he apuntado cada cosa que me ha parecido interesante para no perderme nada al llegar a mi destino. Me consta, que no soy la única que ha hecho esto.

En relación con esta posible guía, el programa también emitió programas sobre México o Nueva York en los que, la reportera vivía el viaje desde dos posiciones, una muy económica y la otra por todo lo alto. De esta forma consiguieron demostrar que las posibilidades para viajar son infinitas y están al alcance de cualquier bolsillo. ¿Qué mejor guía de viaje que una en la que puedes verlo todo y encima saber cuánto cuesta?

No hay duda de que no todo el mundo se puede permitir viajar, porque por desgracia es una afición, generalmente cara, pero con este tipo de programas, puedes llegar a saciar un poco el gusanillo si es que te conformas con eso. Aunque claro, también puede que tenga el efecto contrario y te entren aún más ganas de visitar ciertos lugares. Lo que está claro es que es una pena que desde 2013, la productora no cree nuevos contenidos, para desilusión y pesar de muchos aficionados. Sin embargo, y por suerte se puede seguir disfrutando de todos y cada uno de sus programas en diferido y a la carta desde la página web.

Belen Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *