Metal Gear Solid: 20 años de la gran obra de Hideo Kojima

(BETA) Accesibilidad Web: VidaoPantalla pone a tu disposición un reproductor para escuchar esta noticia.

20 años han pasado desde aquel 1998, uno de los mejores en la industria del videojuego, que nos regaló juegos que marcaron una época, como lo son Zelda: Ocarina of Time, Resident Evil 2, Tomb Raider III, MediEvil, Banjo-Kazooie, Half-Life, Grim Fandango… Aunque del que hoy sopla las 20 velas es Metal Gear Solid, que salió al mercado tal día como hoy en Japón  (en el resto del mundo nos tocó esperar un poquito más).

Hideo Kojima, la mente detrás del proyecto, acabo definiendo un nuevo género gracias a las limitaciones de época, ya que cuando estaban creando el primer Metal Gear para MSX2 en 1987, el hardware de la máquina le hacía imposible crear un juego orientado a la acción, y como gran fan del cine que es el bueno de Kojima, se inspiró en películas como ‘La gran evasión’, toda la saga de ‘James Bond’, o ‘1997: Rescate en Nueva York’, de la cual extrajo el nombre en clave del protagonista al que dio vida Kurt Russell en la gran pantalla. Estos elementos hicieron el Cóctel del que nacería Solid Snake.

Después de dos entregas creadas para las dos dimensiones, Metal Gear en 1987 y Metal Gear: Solid Snake en 1990 (no contamos Snake’s Revenge ya que fue una secuela sin el conocimiento de Kojima, y este en respuesta creó la secuela legítima), llegó el salto a las tres dimensiones que PlayStation le brindó.

1998, Metal Gear Solid sale a la venta. El resto, todos lo conocemos. Como olvidar el logo de Konami al inicio, su particular menú o su primera escena en la que vemos a Solid Snake recibiendo las últimas instrucciones a manos del coronel Roy Campbell. 

Atención lectores, a partir de aquí habrá por aquí o allá algún spoiler acerca de la trama, historia que irá muy resumida ya que a estas alturas casi todo el mundo conoce los eventos que sucedieron en una lejana isla de el archipiélago Fox, en Alaska, conocida como Shadow Moses (el mejor sitio para desconectar en vacaciones). 

La llegada submarina de Snake en un torpedo, en donde hace aparición el villano definitivo, Liquid Snake (vamos a ser sinceros, es de los mejores villanos de la saga y del mundo de los videojuegos, si no hubiese sido por el virus FOXDIE, Solid no hubiese podido acabar con él, a pesar de derrotarlo en más de una ocasión). A partir de ahí vamos avanzando en las instalaciones, en donde poco a poco iremos sabiendo más información acerca del incidente ocurrido con el grupo FOXHOUND, los duelos contra los integrantes de éste, ya sea el duelo de francotiradores con Sniper Wolf o la locura que supuso enfrentarse a Psycho Mantis y ver como nos leía nuestra memory card, ver como todos le ocultan información al bueno de Solid… 

Aunque parezcan pocas ganas de escribir por mi parte, no voy a seguir porque podría resumirlo escena por escena, y tardaríamos lo mismo en ver un vídeo con todas las escenas en internet, también existen decenas de reportajes dedicados a esta gran joyita, y hasta un libro oficial en donde el juego está adaptado de forma sublime, escrito por Raymond Benson (si es que 20 años dan para mucho).

Por lo tanto, solo voy a centrarme en las sensaciones que un juego de hace 20 años me dejó en el cuerpo, ya que la primera vez que lo jugué fue hace unos escasos años, y que sirvió como precedente para querer disfrutar de toda la saga (en realidad, mi primer MGS fue el Metal Gear Solid 2: Sons of Liberty, del que no me enteré de casi nada de su trama y me pareció sublime, aunque de su continuación escribiré en otra ocasión). Si, Metal Gear Solid no es para todo el mundo, no todos los jugadores quieren pasarse la mitad del juego leyendo conversaciones por códec, viendo escenas y teniendo que entender una trama compleja lleno de mensajes (a pesar de toda la violencia que el juego destila, su mensaje antibelicista es muy claro, y es mi favorito del juego). Pero aún con todo estos elementos que para muchos resulta muy tedioso, es precisamente lo que mejor resume la esencia Metal Gear.

Y para acabar este texto de celebración de su 20º aniversario, que mejor que hacerlo con la misma banda sonora que el final del juego. “No tengo pasado, tampoco futuro, sólo vivo el presente” -Solid Snake.

Ralencoman

Ralencoman Autor

Infiltrado en @Vidaopantalla cual Solid Snake en Shadow Moses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *