Portada » General » Análisis » [Análisis] Tennis World Tour

[Análisis] Tennis World Tour

[Análisis] Tennis World Tour

Nos vamos de tour gracias al equipo de Breakpoint Studios y su nuevo Tennis World Tour para PlayStation 4, Xbox One, Nintendo Switch y PC, un título que pretende convertir los videojuegos centrados en este deporte en algo más táctico y realista que nunca, donde cada movimiento determinará si nos llevamos el oro o nos quedamos a las puertas.

Como un buen simulador que es, su punto fuerte está en la jugabilidad, punto por el cual vamos a empezar. Y es que, si creíais que sería el típico juego donde solo se utilizan 2 botones todo el tiempo para darle a la pelota y fin estabais equivocados, Tennis World Tour se centra más en la compensación de energía -factor muy importante para nuestra rapidez en pista-, los diferentes tipos de golpes, la fuerza con la que le damos a la pelota y, por supuesto, la dirección hacia donde va esta. Todos nuestros oponentes tendrán estilos variados y el mejor consejo que, personalmente os puedo dar, es que vayáis adaptándoos en los primeros puntos a sus estilos para pisar en suelo firme y ganarles sin ningún problema, aunque la mejor táctica sin duda será jugar con su energía mientras cuidamos de la nuestra, agotar la suya y, cuando no le sea posible hacer un sprint, colar la pelota en el extremo opuesto.

Hablando sobre los controles, estos son bastante sencillos pero a la vez elaborados, haciendo un juego mucho más divertido y estratégico.

En el menú principal tenemos a nuestra disposición diferentes modos de juego como partidos de exhibición con los cuales podremos ponernos en la piel de hasta 31 estrellas diferentes del mundillo como el suizo Roger Federer, la alemana Angelique Kerber o el estadounidense John Isner, acudir a la academia de tenis para practicar y fortalecer nuestras habilidades, jugar en línea contra jugadores de todo el mundo, o la sección Mi jugador, que nos permite crear a nuestro propio tenista con una sencilla personalización con la cual, además de cambiar su aspecto físico podremos elegir sus poses, su estilo de juego, si es diestro o zurdo e incluso cambiar su nacionalidad. Por desgracia, no cuenta con una gran variedad de rostros y no hay manera de cambiar de color nuestro pelo u ojos por lo que ver en el modo online jugadores igual que nosotros será algo habitual, lo que si nos ha gustado mucho es el vestuario con una infinidad de equipajes y colores sacados de los patrocinadores más importantes del mundo del tenis.

Y el último modo de juego es el plato fuerte: el modo Mi Carrera, con el que tendremos que llevar a la cima a nuestro tenista personalizado. Este modo de juego es sin duda el que aporta más realismo al juego: tendremos que gestionar nuestra carrera como tenistas, entrenar duro -lo cual nos aportará bonificaciones en los siguientes torneos-, elegir bien a qué campeonatos inscribirnos para ganar y conseguir dinero para inscribirnos más adelante a los más importantes y por supuesto descansar y desconectar para reponer fuerzas, pues la vida de un deportista puede desgastarlo mucho si no se toma un respiro. Todo ello se va dosificando en meses virtuales, pero hay que elegir bien nuestras acciones si queremos exprimir el máximo de nuestro jugador y llegar a lo más alto.

Además, aspecto que hace la diferencia son los arquetipos y es que como sabréis, ningún jugador es igual a otro, unos son más rápidos, otros más fuertes, unos más defensivos, otros más ofensivos… y gracias a los puntos de habilidad que vayamos recibiendo cada vez que subamos de nivel podremos potenciar estos factores. Pero esto no es lo único, a parte de las fichas o cartas, que hará llevarnos todos los sets, si tenemos la suerte de encontrar un representante, este nos proporcionará beneficios pasivos como por ejemplo una subida de la ganancia de experiencia en cada partido, entre otros.

Respecto a lo visual el juego cumple en su género, dispone de diferentes tipos de escenarios de tierra batida, césped o cemento, algo que debería influenciar mucho en nuestra manera de jugar aunque casi no se puede apreciar la diferencia. Las animaciones de los tenistas por su parte, son bastante realistas e incluso divertidas, aunque a veces pueden pecar por repetitivas. Y por último el sonido, que digamos que por desgracia es prácticamente nulo, algo que tiene sus pros y sus contras, es indiferente para los jugadores que son fans del género, pues el silencio consigue concentrarnos al máximo, pero por otra parte le quita realismo el no escuchar ni una voz proveniente del público ni si quiera para animar.

Tennis World Tour es un juego que, pese a flojear en aspectos como lo visual y lo sonoro, ofrece una jugabilidad diferente y completa, y por supuesto una duración infinita con sus diferentes modos de juego que nos proporcionarán horas y horas de entretenimiento.

 

Este análisis ha sido posible gracias a una clave para PlayStation 4 cedida por Bigben Interactive, ¡esperamos que os guste!

Soy de las que nacieron con una PSX bajo el brazo hace 21 años, hermana de Crash Bandicoot y elegida por la Keyblade. De día, junto a mi guardián Auron, intento salvar Spira y de noche soy una assassin en busca de la libertad.