//De una cosa vino otra

De una cosa vino otra

Compartir

De una cosa vino otra

Si recordáis, el 26 de diciembre hubo un ataque de «denegación de servicio» o lo que traducido al cristiano sería mandar solicitudes de datos para reventar el servidor. Valve ya se ha pronunciado acerca este ataque.

Como contramedida a las peticiones, configuraron un sistema de caché para seguir dando tráfico a la página. El problema vino después que, tras una segunda de oleada, se configuró erróneamente un segundo caché, el cual generaba respuestas aleatorias a las peticiones de los usuarios, así que unos veían la última compra del vecino del quinto o el perfil de cierta persona en algún lejano lugar del mundo.

Poco después decidieron tirar el acceso a la tienda para que el problema no fuera a mayores y pudieran arreglarlo, lo que les llevó una hora. Pero según Newell, el problema no es muy grave, ya que solo se podían ver páginas que veían los usuarios, así que a lo mejor una cierta persona ha visto que te llamas Pepito y vives en Calahonda.

De todas formas, Valve está trabajando en que este error no vuelva a pasar y contactar con los usuarios a los que le han sido comprometida su información de usuario.

¿Creéis que estos errores de seguridad son demasiado cotidianos para este tipo de empresas?


Compartir