Portada » General » Opinión » [Opinión] Soy una jugadora, no un ser mitológico

[Opinión] Soy una jugadora, no un ser mitológico

[Opinión] Soy una jugadora, no un ser mitológico

Si, ya estaréis pensando ”otro artículo más de que existimos, que ya lo sabemos”, pero no, parece que en el siglo en el que estamos jugar a videojuegos y ser chica es algo antinatural para un gran porcentaje de la sociedad, es por ello que sufrimos un constante acoso, o mejor llamarle ‘ciberbullying’, por parte de los demás jugadores. Eso sin hablar de algunas pobres compañeras de hobby que han recibido desde muy pequeñas todo lo contrario a la palabra ‘apoyo’ por parte de sus familiares. Toda una delicia.

”Eso es de chicos”, ”Seguro que no tienes ni idea”, ”Mejor vete a cocinar”, ”Solo dices que te gustan los videojuegos para gustar a los chicos”. Y bueno creo que no hace falta poner más ejemplos porque todos ya sabemos como van las comunidades y redes sociales, es imposible no encontrarse con alguna frase así.

Por suerte esto no es como hace 10 años, cada vez son más las mujeres que forman parte de esta industria que o bien desarrollan videojuegos, o escriben sobre ellos -Hola, ¿qué tal?-, son cosplayers, jugadoras profesionales, hacen streams o simplemente juegan en su casa y se lo pasan estupendamente. Nuestra imagen es cada vez más fuerte en el mundillo pero hay un problema: los seres humanos somos unos simples.

Con esto me refiero a que, si hay algo que de verdad asusta al ser humano, es lo desconocido. Os puedo asegurar que, haciendo referencia a la novela ‘El Juego de Ender’, si descubriéramos otra especie igual a la nuestra en otro planeta, la extinguiríamos sin si quiera decirles ‘hola’. Somos así. No queremos avanzar, nos asustan las cosas nuevas, desconfiamos de ellas. Lo mismo ocurre con la mujer en el mundo de los videojuegos.

Y es que es un hecho, este mundo en un principio fue creado por y para hombres y, no ha sido hasta al pasar unos años que se ha ido notando la presencia femenina. Pero de verdad, después de tantos años, ¿hay que recordar día a día que todos somos iguales y tenemos derecho a las mismas cosas sin obtener insultos a cambio? La mayoría de los videojuegos nos dan un anonimato completo, aunque esto no es algo por lo que me enorgullezca, ¿a caso tenemos que escondernos? Y esto puede cambiar cuando tu única opción para hablar con los demás usuarios es por micro. Justo ahí, y si el equipo pierde, quitatelo de la cabeza que va a ser tu culpa, y si resulta que matas a tu enemigo o ha sido suerte o es que este tenía lag, porque claro, es imposible que una chica gane una partida.

Luego tenemos el acoso que sufren las streamers. Ellas lo único que quieren es jugar a sus juegos favoritos y que la gente disfrute viéndolas jugando, pero no. ¿Porqué íbamos a ser igual que los streamers masculinos? -Que ojo, también hay hombres que sufren el acoso de algún que otro descerebrado-. Pero la sociedad quiere ponernos a nosotras las cosas más difíciles:

”Llevas mucho escote, ¿de verdad quieres que te vean jugar?”

”Que guapa eres, ¿me das tu teléfono?”

”Tu sin tener ni puta idea con ese juego y yo sin poder comprármelo.”

”Deberías quererte un poco más.”

En fin, que pongo lo más flojo, aunque sabéis la cantidad de locuras que puede soltar alguien siendo anónimo, si no podéis echar un vistazo al perfil de Curious Cat de cualquier chica. ¿Veis esto justo? He conocido mujeres que han dejado de lado una de sus pasiones como es esta por la cantidad de comentarios obscenos que recibían y hacían sentirse como un trozo de carne, hacerles llorar, incluso lo he vivido yo misma.

¿Esto cambiará pasado un tiempo? Puede. Y digo puede porque mi fe en ello está casi a 0. ¿La razón? ¿Cuántos partidos de equipos femeninos de fútbol podemos ver un sábado por la noche en los canales de televisión más vistos? ¿Porqué cuando una atleta española gana un trofeo por cualquier competición importante le dedican en los medios a penas 10 segundos de protagonismo? ¿Qué hay de la Formula 1 femenina? ¿Es que a caso existe? Pues si. Sintiéndolo mucho me temo que el mundo de los videojuegos tomará el mismo rumbo que el del deporte. Va a costar mucho llegar a que ambos sexos tengan el mismo protagonismo.

Pese a ello, quiero dar todos mis ánimos a aquellas luchadoras que se alzan día a día para acabar con esta discriminación, y que cada día se alcen con mucha más fuerza que el anterior. Podemos conseguirlo por que si, por que somos jugadoras, no seres mitológicos.

Soy de las que nacieron con una PSX bajo el brazo hace 21 años, hermana de Crash Bandicoot y elegida por la Keyblade. De día, junto a mi guardián Auron, intento salvar Spira y de noche soy una assassin en busca de la libertad.