//Por qué merece la pena comprar Xbox One

Por qué merece la pena comprar Xbox One

Compartir

Por qué merece la pena comprar Xbox One

La Xbox original salió en 2001 como reacción a las varias consolas que ya había sacado Nintendo y a las dos PlayStation que había sacado Sony. Era un nuevo terreno para Microsoft, y poco a poco fueron sacando exclusivos y atrayendo más third-partys hasta que se acabó dicha generación y llegó Xbox 360, la Xbox que realmente triunfó, y en donde la gente realmente conoció la marca, sus sagas exclusivas y más.

Años después, en 2012 se reveló Xbox Durango, el nombre en clave de un kit de desarrollo de la nueva Xbox, y ya en mayo de 2013 Microsoft presentó Xbox One y en el E3 2013 anunciaron la consola, aunque de una manera donde se centraron más en dejar claro que One era más un reproductor multimedia que una consola, con políticas como tener Internet todo el rato y una cuenta de Xbox para que la consola funcione. Tampoco podíamos comprar juegos de segunda mano ya que la consola no los reconocería, y el online de pago llamado Xbox Live Gold seguiría activo. Además se incluyó Kinect como necesidad para hacer todo en la consola implementándolo en el pack, y subiendo los precios hasta 500€ en tan solo su versión con 500GB que era la barata.

Todo esto destruyó tanto la imagen de la consola que incluso Wii U que, aunque no estaba siendo tan exitosa como debería por su marketing y forma de venderla, casi supera en ventas los primeros años a Xbox One, y es que en esos primeros años aunque si salían third-partys los exclusivos propios de Xbox Game Studios escasearon muchísimo, no fue hasta la llegada de Phil Spencer a los diferentes equipos, yendo destacando tanto que se convirtió en presidente de la marca Xbox, que la consola realmente se convirtió en una consola, y no en un reproductor multimedia con juegos.

Hoy vamos a repasar a la Xbox One actual, la consola de Phil Spencer y su equipo, no el reproductor multimedia con políticas que Don Mattrick y su equipo intentaron crear para vender más que incluso viejos trabajadores de Microsoft han declarado que se sintieron muy decepcionados cuando en el E3 2013 convirtieron la consola, que con toda su pasión ayudaron a crear, en un reproductor multimedia con dichas políticas.

Empecemos con lo técnico, la Xbox One original tiene una AMD Jaguar x86-64 de 8 núcleos junto a una AMD Radeon personalizada con 8 GB de RAM DDR3 y 32 MB de ESRAM, es decir, tiene especificaciones parecidas a la PS4 original. Por su parte Xbox One S es 40% más pequeña, además de que reproduce series y películas a 4K gracias a su nuevo HDR, literalmente eso 3 pequeños cambios y otros pequeños hacen que S sea mucho más rápida y con mejores gráficos que la One original.

Finalmente tenemos a Xbox One X, la consola más potente de la historia hasta PS5 y Xbox: Series X. Tiene 4K nativo para juegos, series y películas, todo sin HDR gracias a la AMD-customized Jaguar Evolved de 12 núcleos junto a una AMD Radeon 40 personalizada con 12 GB de RAM GDDR5 convirtiéndose como hemos mencionado la consola más poderosa hasta PS5 y Xbox: Series X.

Para empezar con el sistema en si empecemos según se nos enciende la consola. El menú está diseñado para que lo primero que nos encontremos sea la biblioteca de juegos ordenada de varias maneras:

  • Juegos propios.
  • Aplicaciones.
  • Juegos de suscripciones.
  • Demos.
  • Grupos que podemos crear nosotros mismos para ordenarlos como queramos.

Además de que al lado de ese menú nos saldrá el juego metido en la disquetera junto a los juegos recientes, y para abajo encontraremos banners de la Store y Game Pass, entre otros. En el menú desplegable tendremos todo, desde sitios para entrar a menús y la Store, a la configuración y los logros. Es un menú que cuesta pillar al principio, pero una vez lo toqueteas, sabes hacía donde ir al segundo.

La Store está bastante bien hecha, teniendo un banner principal, un menú de ofertas y un buscador justo al lado del de suscripciones, a lo que llegaremos después. Junto a la etiqueta de cada juego están sus DLCs y algunas recomendaciones, y comprar online es muy fácil, incluso podemos hacerlo desde la propia web para cuando lleguemos a casa el juego este descargado. El único problema de la tienda es el de la tienda digital de 360 retrocompatible, ya que es otra totalmente diferente y si no tenemos Paypal o la tarjeta metida no nos descargará nada de ella, aunque sea gratis.

Y hablando de Xbox 360, la retrocompatibilidad de Xbox One hacía Xbox y 360 es uno de los puntos fuertes para comprarla, ya que tenéis un listado larguísimo accesible aquí mismo, que podréis jugar si tenéis el juego en físico o si lo teníais en digital. Si no lo teníais también podéis comprarlos en la tienda de 360 que está unida a la de One.

Por su parte pasemos ahora a las 3 suscripciones que han completado Xbox One estos últimos años: Xbox Live Gold, EA Acess y Xbox Game Pass. Empecemos con Xbox Live Gold que ya lo conoceréis de la época de 360, vale 6,99€ mensuales e incluye el online, y 4 juegos gratis mensualmente, 2 de Xbox One y otros 2 de Xbox 360. Continuando tenemos EA Access, el único servicio de suscripción que no es de la propia Microsoft, ya que Uplay+ aún no está en consolas, que vale 3,99€ al mes y que ofrece casi todo el catalogo de EA.

Finalmente tenemos a la joya de la corona que ninguna otra consola tiene actualmente, aunque si que están empezando a aparecer servicio de este estilo que podrán convertirse con el tiempo en formas igual o más fuertes que este Xbox Game Pass, disponible tanto para One como en una beta para PC, este servicio literalmente tienes más de 100 juegos, algunos viejos como los de 360 o Rare Replay, pero la mayoría actuales como Red Dead Redeption 2 e incluso de lanzamiento como Gears Tactics o Minecraft Dungeons.

¿El precio? Pues según el pack que quieras, la versión de Xbox One y PC sueltas valen 9,99€ mensuales, y Xbox Game Pass Ultimate que incluye las dos versiones y Gold (es decir, 4 juegos mensuales y 100 juegos más + online) vale 12,99€ al mes, una buena oferta. Y hablando de estas, si compráis la consola el Gold estará a 1€ mensual durante un par de meses y Xbox Game Pass y su versión Ultimate también (aunque para PC a 3,99€, pero en consola a 1€), así que aprovechadlo por que es un servicio muy bueno, algo de lo más interesante que le ha pasado al mundo de los videojuegos en los últimos años.

Y ahora a lo importante, los juegos, el catálogo de exclusivos de Xbox One es impresionante, aunque muchos los comparta también con PC, empezando por Halo: The Master Chief Collection que incluye los remakes de Halo 1 y 2 y los Halo 3 y 4 originales, además de ODT y Reach remasterizados como DLC, para prepararnos para el gran exclusivo en si que es Halo 5: Guardians, además de el estratégico Halo Wars 2.

Continuando por la lista de sagas propias tenemos Gears of War 4 y 5, los dos exclusivos y de gran calidad y hablando de exclusivos fuertes también tenemos a la saga Forza que nos sorprendió con Forza Horizon 2 crossgen con 360, Forza Horizon 3 exclusivo y un Forza Horizon 4 exclusivo, además del Forza Motosport 5, 6 y 7, que son de carreras puras también exclusivos.

Por parte de Rare tenemos dos juegos exclusivos: Rare Replay, que incluye 30 juegos antiguos que la compañía lanzó de Nintendo 64 en adelante, como Banjo&Kazooie y sus 2 secuelas, y Sea of Thieves, un divertido mundo abierto pirata al que siguen añadiendo contenido al día de hoy. Si queréis algo con más historia, Quantum Break es un exclusivo que os llenará mucho ya que se centra tan solo en el desarrollo de la historia.

Y aún tenemos para rato con exclusivos con los divertidos Dead Rising 3, State of Decay 2 y Sunset Overdrive, o los roleros Ryse Son of Rome y Ashen, entre otros como el de peleas Killer Instinct o el inmenso Outer Wilds. Por otra parte en el estilo más indie tenemos Ori and the Blind Forest, Super Lucky Tale y Cuphead, que aunque salieron exclusivos y son propiedad de Xbox Game Studios posteriormente tuvieron un lanzamiento en Nintendo Switch.

Ori and the Will of the Wisps, la secuela del primer Ori, sí que es exclusiva. Por parte de third-parties, prácticamente todos los de PS4 y PC llegan a Xbox One, excepto los thirds-partys japones, hasta hace apenas unos meses que se anunció que grandes IPs niponas como Final Fantasy, Kingdom Hearts y Yakuza llegaron con absolutamente todas sus entregas a la consola, incluyéndose incluso en Game Pass y esperemos que sea el futuro que veamos respecto a la futura Xbox: Series X.

Como veis entre los nombres exclusivos veis muchos juegos que también habréis visto en PC, aunque solo hayamos mencionado los exclusivos que llegarán a otras consolas, y es que desde la llegada de Phil Spencer al mandato él y el equipo decidieron que la preferencia era que las personas pudieran jugar al juego, a que fuera exclusivo en si de una plataforma. Es más al principio sí que en PC solo lanzaban dichos exclusivos en la Windows 10 Store, pero vieron una oportunidad y también empezaron a lanzarlos en Steam como si de otra desarrolladora más se tratará.

Esto no es algo malo para Xbox One, pero esto es algo bueno para esta consola, ya que gracias a esto creó una infraestructura para Xbox en PC que dio a un soporte mejor en la propia consola, posibilidad de streamear la pantalla al PC cuando esta esté ocupada, o el futuro Project XCloud, además de que gracias al programa Xbox Play Anywhere si compras un juego digital que esté en Xbox One y PC, en una de las dos plataformas, podrás jugar la versión de la otra de forma totalmente gratuita, e incluso tu progreso se guardará entre ellas. Este programa es válido para cualquier juego que estée de forma exclusiva en las dos plataformas, que son bastantes.

Los futuros lanzamientos destacables en Xbox One son el estratégico Gears Tactics, que también saldrá para PC, Minecraft: Dungeons que aún siendo de Xbox saldrá en todas las plataformas, Marvel’s Avengers, Cyberpunk 2077, Gods & Monsters, Tom Clancy’s Rainbow Six Quarantine, Watch Dogs: Legion y el prometedor Halo: Infinite que tan solo será compartido con Xbox: Series X, y es más, gracias al programa Smart Delivery de Xbox: Series X si compramos Cyberpunk 2077 o Halo: Infinite en Xbox One al meter el disco o conectar la versión digital cuando compremos la consola Xbox: Series X recibiremos dichas versiones de forma totalmente gratuita.

Por todas estas cosas que os hemos contado y por más, aunque Xbox One pueda parecer una consola prescindible. realmente tiene servicios propios como la suscripción, y buen precio para jugar a juegos con muchísima calidad casi parecida a la de PC, que se hace automáticamente necesaria desde el momento que Phil Spencer puso pie en el equipo ejecutivo ya que ha hecho que la marca Xbox pase de ser una marca más a algo necesario por sus exclusivos, semiexclusivos y third-partys, de los que Spencer busca cada vez más apoyo. La retrocompatibilidad y Game Pass ya completan ese circulo de convertir la consola en algo necesario para muchísimos jugadores como yo mismo.

Ya desde mi opinión personal elegí Xbox One por todos los juegos ‘exclusivos’ por jugar, por los que iban a llegar, por los third-partys, pero también por todos los exclusivos no disponibles en ninguna otra parte, y varios thirds que no pude jugar su día en Xbox y Xbox 360. También fue por que me llamó muchísimo el Game Pass, ya que por un gran precio cuando algún juego no te llame tanto para comprarlo directamente, pero si te entra la curiosidad y está en Game Pass, podrás probarlo junto a otros muchos juegos que incluso tendrán descuentos si los juegas en el servicio.

Es una gran consola que igual si tienes PC no te llama, pero que complementa mucho tanto a PC como a las consolas de Nintendo y Sony, siendo su propia consola, y aunque comparta muchos exclusivos con PC, tiene muchas cosas propias que la hacen brillar por si misma.

La Xbox One original ya no está disponible en ninguna parte, ya que se ha dividido en la joven y rápida Xbox One S, y en la potente Xbox One X. Ahora mismo muchos packs han dejado de estar disponibles como el pack que estuvo disponible hasta hace 2 años que incluía Xbox One S 500 GB, Rocket League, 3 meses de Gold y 1 mes de Game Pass a un gran precio (que fue la que yo mismo compré y en rebajas, y con Assassin’s Creed Origins como extra a 180€), así que para elegir ahora mismo, y si no encontráis ninguna otra oferta de alguna tienda exacta como la que yo elegí, los más recomendables son:

  • Xbox One S de 1 TB con Star Wars: The Fallen Order y 1 mes de EA Access que se complementan con Star Wars: Knights of the Old Republic 1 y 2 retrocompatibles gratis comprándolo en GAME.
  • Xbox One S de 1TB con Gears of War: Ultimate Edition, Gears of War 2, Gears of War 3 y Gears of War 4, 1 mes de Xbox Live Gold y 1 mes de Xbox Game Pass.
  • Xbox One X de 1 TB con Forza Horizon 4 y Forza Motorsport 7.
  • Xbox One X de 1 TB con Star Wars: The Fallen Order y 1 mes de EA Access aunque no incluye los Star Wars: Knights of the Old Republic 1 y 2 extras ni en GAME.
  • Xbox One X de 1TB con Gears of War: Ultimate Edition, Gears of War 2, Gears of War 3 y Gears of War 4, 1 mes de Xbox Live Gold y 1 mes de Xbox Game Pass.

Xbox One S+X Pack

Por qué merece la pena comprar PlayStation 4

Por qué merece la pena comprar Nintendo Switch

Por qué merece la pena comprar Google Stadia


Compartir