//Por qué merece la pena comprar Nintendo Switch

Por qué merece la pena comprar Nintendo Switch

Compartir

Por qué merece la pena comprar Nintendo Switch

Nintendo Switch salió a la venta en marzo de 2017 y lo hizo rompiendo una vez más los esquemas. Sucesora directa de WiiU, Nintendo supo evolucionar su consola de sobremesa haciendo que esta fuese una tableta a la que poder acoplar dos mandos pequeños. Y no solo eso, sino que también añadió el dock, un pequeño aparato por el cual podías pasar la imagen de la tableta a la pantalla del televisor por medio de un cable HDMI. Por si fuera poco, Switch tiene una pequeña pata para poder dejarla en una mesa y poder jugar con los mandos desacoplados.

De esta forma, se puede jugar a la videoconsola dónde, cuándo y cómo quieras. Este es el concepto y el principal reclamo para comprar una Nintendo Switch pero, ¿merece la pena? Vamos a entrar en detalles para confirmaros que evidentemente sí merece la pena comprar una Nintendo Switch.

Nintendo realizó una presentación mediante conferencia de su consola en enero de 2017, en ella nos presentaba sus capacidades técnicas, el uso de los Joy-Cons, sus controles, y nos habló sobre la vibración HD, un sistema por el que los mandos nos harían sentir de una forma más real e inmersiva el interior de un videojuego. Como ejemplo nos pusieron un vaso de agua con cubitos de hielo en su interior.

Este sistema ha sido muy utilizado en la gran mayoría de juegos de Nintendo Switch, generando una inmersión más realista dentro de la obra. Así mismo nos confirmaron no solo nuevos juegos como Super Mario Odyssey, Xenoblade Chronicles 2 o la fecha de lanzamiento tanto de la consola como de su juego más esperado, The Legend of Zelda: Breath of the Wild, sino que además anunciaron su nueva IP, ARMS, que en la actualidad ha vuelto a estar en boca de todos tras anunciarse que uno de sus personajes será uno jugable en Super Smash Bros. Ultimate.

Mas lo que probablemente sorprendió a todos fue el enorme apoyo de los Third Party que actualmente siguen apostando por Switch para lanzar ahí sus videojuegos. De esta forma, la consola no solo se nutre de los exclusivos propios de la Gran N, sino que también cuenta con títulos de otras compañías que adaptan sus productos para que, además de jugarlos en una pantalla de televisión, también lo puedan hacer en el modo portátil.

Una vez tenemos ya la consola en nuestras manos y la instalamos, así como poner nuestra cuenta de Nintendo, nos encontramos con un menú estándar, que a día de hoy tres años después de su lanzamiento sigue intacto. Por una parte tenemos las noticias, que nos irán informando de las novedades disponibles en videojuegos y actualizaciones. También tenemos la eShop, la tienda virtual en la que comprar y descargar juegos y demos.

Contamos también con un menú exclusivo para los mandos, la configuración de la consola, y otro para apagar o suspender la consola. Además de ello, Switch tiene una biblioteca con las capturas tanto de imagen como de vídeo (función no disponible en todos los juegos) que podremos compartir mediante redes sociales. Los vídeos tienen una limitación máxima de 30 segundos.

Por último, tenemos nuestro perfil, hasta ocho cuentas puedes tener, en la que ver nuestra lista de amigos y cuánto tiempo llevas jugando a un videojuego, y el menú con los videojuegos. Este puedes organizarlo mediante el uso más reciente, el tiempo total de uso, orden alfabético o autor. Actualmente no cuenta con carpetas ni tampoco con temas lejos del fondo negro o blanco. Esta es una de las principales quejas del menú de Nintendo Switch.

Hay dos tipos de mandos, los Joy-Con y el mando Pro. Los Joy-Con son dos mandos pequeños adaptados para jugar con la consola tanto acoplados como no dentro de ella, y que tienen como principal reclamos el compartirlos con alguien para jugar en modo multijugador. Su principal problema ha sido el derrape en los sticks, y es que muchos usuarios del mundo han presentado quejas de que estos se les estropeaba fácilmente, ocasionando que el personaje o la cámara se moviera sin el control del usuario.

La otra opción es el mando Pro, un mando más grande y resistente, especialmente cómodo para las manos. La consola cuenta con un programa de juego en línea llamado Nintendo Switch Online, mediante el cual por un precio no superior a 20€ al año podemos jugar online a gran cantidad de sus videojuegos, y además podemos descargar los programas de SNES NSO y NES NSO para jugar a una cantidad de títulos retro.

Esta biblioteca incluye funciones para guardar hasta cuatro partidas mediante ‘save states‘ así como rebobinar para rectificar nuestros movimientos dentro del juego. En la de NES hay algunos títulos con el modo Extra, en el que se desbloquean algunos aspectos como todos los niveles, empezar con más objetos, ir directamente al jefe final… Y así dar un apoyo a quienes no tienen tanto tiempo para revivir algunos de sus momentos preferidos.

En cuanto a títulos disponibles tenemos de varios tipos, desde exclusivos de Nintendo como Splatoon 2, Mario+Rabbids Kingdom Battle o Animal Crossing: New Horizons, como juegos de WiiU como Bayonetta 2, Hyrule Warriors: Definitive Edition o Captain Toad: Treasure Tracker, como de terceros de la talla de The Elder Scrolls V: Skyrim, Tales of Vesperia: Definitive Edition, Resident Evil 6, Disgaea 4, y también indies como Stardew Valley, Thimbleweed Park Yooka-Laylee and the Impossible Lair y Golf Story.

A día de hoy, y según la eShop europea, más de 5.790 títulos disponibles. Dicho de otra forma, es imposible que no haya un solo videojuego que no te interese jugar en la videoconsola si te la compras. Como puntos negativos de Nintendo Switch, decir que el hecho de que el menú no tenga ni siquiera carpetas es curioso, ya que 3DS y WiiU no tardaron mucho tiempo en añadirlas. Además de ello, si quieres mantener los archivos de guardado en la nube deberás ser suscriptor/a de Nintendo Switch Online.

Además, el hecho de que los Joy-Con se puedan estropear puede ser un problema para algunos usuarios que no pueden permitirse un mando Pro. En cuanto a temas de la batería en modo portátil no hay problemas, pero si quieres jugar a juegos que necesiten una mayor carga gráfica, apenas podrás jugar más de 3 o 4 horas seguidas sin cargar la consola. Por último, indicar que la consola tiene memoria interna para 32Gb, por lo que si necesitas más espacio deberás adquirir una microSD de un tamaño superior.

Como experiencia personal, decir que claro que he tenido mis problemas como por ejemplo el derrape con mi Joy-Con izquierdo, así como mi problema con el menú que podría estar mejor diseñado, pero en general he tenido una experiencia muy rica y positiva. Gracias a una funda que me compré de salida con la consola, he podido llevarla al campo o a casa de amigos y familiares, y no solo he podido jugar yo solo, sino que también he podido jugar acompañado gracias a los Joy-Con.

En conclusión, sí merece la pena comprar una Nintendo Switch y os animamos encarecidamente a que, si tenéis dudas, las podáis resolver con este artículo, o debatiendo en Twitter.

Por qué merece la pena comprar Xbox One

Por qué merece la pena comprar Google Stadia

Por qué merece la pena comprar PlayStation 4


Compartir