[Análisis] Sonic Adventure DX: Director´s Cut

Sonic Adventure DX: Director´s Cut es una versión mejorada del clásico y carismático videojuego de la SEGA Dreamcast, última consola de la compañía nipona. Se puede jugar en PlayStation 3, Xbox 360, Steam y GameCube, versión que vamos a analizar. Como novedades la versión DX incluye un nuevo Modo Misión…

Nota:

Historia - 7.5
Jugabilidad - 9
Gráficos - 7
Sonido - 8
Duración - 9

8.1

La primera aventura de Sonic en las 3 dimensiones. Un juego que ningún fan del erizo de SEGA se puede perder.

User Rating: Be the first one !

[Análisis] Sonic Adventure DX: Director´s Cut

Sonic Adventure DX: Director´s Cut es una versión mejorada del clásico y carismático videojuego de la SEGA Dreamcast, última consola de la compañía nipona. Se puede jugar en PlayStation 3, Xbox 360, Steam y GameCube, versión que vamos a analizar. Como novedades la versión DX incluye un nuevo Modo Misión con más de 60 juegos extra, posibilidad de conectar con el Jardín Tiny Chao de Sonic Pinball, Sonic Advance y Sonic Advance 2 y, por si fuera poco, ¡más de 12 juegos de Sonic de Game Gear para desbloquear!

Sin duda una versión muy completa de la primera aventura de Sonic en 3D, que ningún fan debería perderse. Comencemos por la historia del videojuego, aunque veremos más adelante que uno de los puntos fuertes del juego es como une todas las historias de la campaña. En total tenemos 6 personajes jugables: Sonic, Tails, Knuckles, Amy, Big y E-102 Gamma, además de uno más que cerrará la historia.

El Dr. Robotnik (o Eggman como se le empezó a llamar desde este juego) ha encontrado a Chaos, “dios de la destrucción”, y tiene como objetivo encontrar la 7 esmeraldas del caos para despertar su verdadero poder y así poder crear su propio imperio. Nuestros personajes tendrán la misión de detener sus planes antes de que logre su objetivo. Durante el trayecto nos iremos encontrando con Tikal, una joven echidna que nos irá dando información sobre Chaos.

Pero lo más llamativo es como une todas las historias para que estén en perfecta sincronía. Es decir, si ha pasado algo en el capítulo de Sonic, por ejemplo, es porque otro personaje ha hecho ese algo en su historia, y otros detalles que es mejor no exponer para que disfrutéis de vuestra experiencia. Tal vez no sea nada del otro mundo en la actualidad, pero estamos hablando de finales de 1998, siendo la primera vez que SEGA utiliza a Sonic íntegramente en un juego en 3D.

También es menester hablar de los gráficos, que en GameCube se ven ligeramente mejor que en su versión original, y que sabiendo el año en que se lanzó, no sería justo analizarlos como si de un juego de la actualidad se tratase. Incluso hay que decir que en algún momento es hasta gracioso, ver cómo mueven la boca los personajes, sobretodo Sonic y Tails. Podríamos decir que en ese estilo artístico reside la magia del universo de Sonic y de Dreamcast.

Musicalmente la banda compuesta por Crush 40 le viene como anillo al dedo, y la gran mayoría de los temas se te acaban quedando en la cabeza. Temas pegadizos, energéticos, llenos de vitalidad y frenetismo. Pero también los hay relajantes, tranquilos, serenos… Toda una maravilla de banda sonora. En cuanto a efectos de sonido el juego también está muy bien dotado, encajando perfectamente el “mundo real” con los personajes de Sonic.

Y pasamos al apartado jugable, donde tenemos que decir que hemos quedado encantados. Por una parte tenemos a Sonic, en el cual se centra la mayor parte de la historia. Tenemos hasta 10 niveles jugables llenos de caminos secretos, power ups, enemigos por derrotar, raíles, plataformas… De todo para que no nos aburramos de jugar y disfrutar. Además sus niveles son bastante largos, pero no se hacen tediosos ni aburridos, al contrario, cuando los terminas te quedas con una sensación de “¿ya se ha acabado?”, pero no para mal, ya que te queda un buen sabor de boca.

Los niveles de Tails son una especie de carrera contra Sonic, es decir, ver quién llega antes a la meta. La diferencia está en la habilidad para planear del zorro de dos colas, que le da un toque diferente al del erizo azul. La historia de Knuckles se resume en encontrar tres trozos de la Master Emerald en cada uno de los niveles, ofreciendo más que velocidad, plataformeo y exploración.

Amy usará su martillo para esquivar a un robot que nos irá persiguiendo a lo largo del nivel. Big the Cat es una variación un tanto extraña de Knuckles, ya que lo que deberemos hacer es encontrar a nuestra amiga Froggy y pescarla. Sí, con una caña. Se hace un poco extraño al principio, pero al acostumbrarse se hace menos tedioso. Por último tenemos a E-102 Gamma, que al igual que con Big, es una variación entre Sonic y Tails solo que añadiéndole un arma para disparar.

Cada una de estas historias cuenta con sus propios jefes. Algunos son exclusivos de cada acto, otros se repiten… Pero en general son bastante interesantes ya que tendremos que poner a prueba todo lo que hemos aprendido jugando. Además contamos con zonas para explorar secretos, vidas y emblemas escondidos, minijuegos… Todo un mundo por explorar. Los emblemas y misiones que cumplamos nos servirán para desbloquear los más de 12 juegos de Game Gear secretos que podremos disfrutar siempre que queramos.

Y, ¿los niveles se quedan en solo pasárselos y ya está? ¡No, y es que cada vez que entremos podremos cumplir misiones diferentes! Como por ejemplo llegar con cierta cantidad de anillos o antes de 2 minutos, por ejemplo. Completar todos los niveles al 100% nos hará rejugarlos varias veces hasta que cumplamos todas las misiones, ¡más de 60!

En conclusión, Sonic Adventure DX es una obra que no te puedes perder si eres un amante del erizo azul de SEGA. Su historia principal tal vez no te ocupe más de 5 horas, pero su rejugabilidad, sus juegos de Game Gear, y las misiones que tienes por completar estamos hablando de un juego al que le puedes dedicar muchísimas horas.

Shergiock

Shergiock Autor

Jefe de marketing. Fan de Resident Evil y de Nintendo, pero abierto a todo videojuego. Estudio Comunicación Audiovisual, y todo lo que tenga que ver con la TV o los videojuegos me chifla. Soy ese que piensa que la música y el sonido son apartados extremadamente importantes en un videojuego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *