Menu

[Análisis] SteamWorld Dig 2

SteamWorld Dig 2

Mi primer contacto con el primer SteamWorld Dig no pudo ser más negativo. No venía el sentido a cavar, bajar para volver a subir, así una y otra vez. Pero menos mal que no me quedé solo con el primer contacto, ya que solo se trataba de un aperitivo de lo que estaba por llegar.

El universo SteamWorld es obra del estudio sueco Image & Form, los cuales hablan de su nueva entrega como su “mejor juego hasta el momento”, y no podrían estar más en lo cierto. Está claro la evolución que ha hecho el propio equipo, con el primer SteamWorld Dig intentaron ver si la formula era correcta, con un juego simple pero efectista. Con SteamWorld Heist se adentraron en una nueva fórmula con total decisión, dándole una complejidad no vista en el primer título. Y todo llega a su cenit con esta nueva entrega. SteamWorld Dig 2 perfecciona hasta el extremo todo lo visto hasta ahora, pero no se queda solo en perfeccionarlo, lo amplía hasta el extremo y nos dice a la cara que aquí están ellos.

En esta nueva entrega manejamos a Dorothy que llega al pequeño poblado de El Machino en busca de Rusty, protagonista de la primera entrega, que se encuentra desaparecido después del final del SteamWorld Dig original.

El punto más fuerte de esta saga es darle una vuelta de tuerca al término Metroidvania que tanto abunda en la escena indie. SteamWorld Dig no se queda solo en los más estricto del término. Según nuestra querida Wikipedia los videojuegos Metroidvania “incluyen un gran mundo conectado que el jugador puede explorar, sin embargo, el acceso a parte del mundo se limitará a puertas y otros mecanismos que solo se abrirán después de haber conseguido algunos artículos especiales, herramientas, armas o habilidades”. ¿Y a qué me refiero con que no se queda en lo más estricto del término? SteamWorld Dig 2 no se basa en poder avanzar a determinadas zonas tras haber conseguido determinado objeto, que también, pero también seremos capaces de diseñar el escenario a nuestro gusto. El hecho de tener total libertad para poder cavar en la dirección que queramos nos abrirá un mundo de posibilidades, encontraremos salidas que a otro jugador no encontrará en la primera vuelta o encontrar minerales que nos hagan ganar dinero para mejorar todo nuestro equipo. No es necesario adentrarnos mucho en el subsuelo para ver la inteligencia con se ha diseñado cada pieza del mapa.

Si de algo pecaba la primera entrega era de los tediosos trayectos que había entre mapas, no tenía ninguna especie de conexión entre ellas. Para ir desde A hasta B no había ningún hilo conductor. En este caso nuestra querida, y adorable, Dorothy podrá salvar esa papeleta de una forma mucho más elegante. Dot va a tener muchos más gadgets que nos hará que la exploración se haga de una forma mucho más llevadera, ya que podremos recurrir a nuestro inseparable gancho o hasta un jetpack.

Volviendo a que el título nos permite crearnos nuestro propio escenario, esto contribuye a algo que ocurría ya en la primera entrega y es el sentimiento de querer seguir siempre un poquito más, adicción siendo francos. El no saber que hay detrás de cada roca, no saber que te depara cada golpe del pico, hace que siempre estemos deseando seguir un poquito más, saber que se esconde tras ese amasijo de rocas. Esto en mi experiencia hizo que se me alargaran las partidas hasta altas horas de la noche en busca de más minerales, más cuevas, más secretos  y más herramientas. Esto le viene como anillo al dedo, ya que es un título que es muy gratificante querer llegar hasta el final.

Pero si hay algo que recriminarle al título, aparte de no durar infinitamente. Falta una parte de exploración en otros géneros. En el propio tráiler del juego se puede ver que se le da una importancia a los jefes finales, y hasta matices de bullet hell que pasan sin pena ni gloria, habiendo uno al comienzo y después tendremos que esperar unas cuantas horas para encontrar el siguiente. Volviendo a los escasos jefes. Concretamente el jefe final del título nos hace cree clímax final está por llegar, pero sin darte cuenta se ha acabado el juego, siendo el clímax lo que acabas de vivir y no te has dado ni cuenta.

Aunque tengamos algún mal momento en el desarrollo del juego, y junto a todos los buenos, lo que no podremos parar de hacer será dejar de mover el esqueleto y es que la banda sonora del título es simplemente magnífica, no tiene ni un solo pero que echarle en cara. No te cansas en ningún momento de ella, acompaña bien en todo momento haciendo que sea todo mucho más fluido. Se nota que hay un gran talento tras sus creadores.

Dicho esto, no entiendo como todavía no habéis cogido todavía un pico y os habéis puesto el traje steampunk para acompañar a Dot en la búsqueda de Rusty.

Este análisis se ha realizado desde la versión de Steam con un código de descarga que ha facilitado Image & Form a VidaoPantalla.

Mi primer contacto con el primer SteamWorld Dig no pudo ser más negativo. No venía el sentido a cavar, bajar para volver a subir, así una y otra vez. Pero menos mal que no me quedé solo con el primer contacto, ya que solo se trataba de un aperitivo de…

Nota:

Historia - 7
Jugabilidad - 9
Gráficos - 10
Sonido - 10
Duración - 8.5

8.9

SteamWorld Dig 2 eleva hasta el máximo exponente la fórmula del primera haciendo una adicción jugable al alcance de muy pocos.

User Rating: Be the first one !

Te puede interesar...

Pablo Castejón
Videojuegos, electrónica y Architects de fondo.
Comentarios

No comments

Deja un comentario

¡Escucha nuestro Podcast!

Próximos Lanzamientos

No hay próximos lanzamientos