Menu

Nuestro Equipo Opina: ¿Los videojuegos son más fáciles que antes?

Nuestro Equipo Opina: ¿Los videojuegos son más fáciles que antes?

Bienvenidos una quincena más a la sección Nuestro Equipo Opina, donde todos los departamentos de VidaoPantalla se unen para expresar su opinión sobre algunos de los temas más comentados de la actualidad.

Esta vez es hora de hacernos esta gran pregunta: ¿son los videojuegos más fáciles que antes? La comunidad está dividida por diferentes opiniones pero, ¿qué es lo que opinan nuestros miembros?

 

Danny, Medios.

Bueno la respuesta corta es depende, la larga es… con muchos matices.

En la década de los 90 los juegos eran cortos, muy cortos. La única forma que tenían las desarrolladoras de apuntalar el precio de los juegos era que fuese muy muy difícil acabarlos. En efecto eso era lo que hacían, los juegos de esa época eran muy cortos, pero costaba muchísimo tiempo acabarlos. En la época, cuando se alquilaban juegos, era básicamente imposible acabar un título en el fin de semana que lo alquilabas. Lo común era alquilarlo varios fines de semana. Finalmente acababas comprándolo ya que de lo contrario te costaba más el alquiler que el propio juego.

El archivo de guardado era inexistente salvo algunos juegos, se limitaba a aquellos especialmente largos como los de Rol, sin embargo, no todos lo tenían. Se usaba un sistema de contraseñas, en el menú principal estaba la opción de introducir una serie de números y letras que te colocaban donde estabas la última vez. Este tipo de cosas hoy en día parecen algo prehistórico, pero en la época era algo común, tener una libreta para apuntar cosas del videojuego que estabas jugando, así como las contraseñas para no perder tiempo en volver a pasar todo hasta ahí.

¿Significa esto que antes era más difícil? Pienso que para nada. Antes los juegos basaban su dificultad en que no sabías que venía después, una vez te aprendes lo que tienes que hacer solo tenías que practicar una y mil veces. Sin embargo, la dificultad de hoy en día se basa en, por ejemplo, juegos de enorme complejidad técnica que debes consensuar con más gente, ya no es tú solo contra el juego, sino, tú solo en tu habitación contra el juego y contra otra gente como tú a través de internet.

¿Entonces, era más difícil antes o ahora? Pues depende amigos, antes era difícil, pero a base de repetir lo sacabas adelante, ahora más que repetir debes “estudiarte” el juego al que vas a jugar. Por ejemplo, los juegos de carreras actuales son juegos tremendamente difíciles, en el pasado los juegos de carreras eran muchísimo más sencillos en mecánicas. Ahora mismo juegos como Forza se podrían considerar tremendamente “hardcore” ya que tienes que ver tanto la parte mecánica del vehículo como el control de todos los botones del mando.

Por lo tanto, amigos, el decidir antes o ahora es algo que bueno, tiene más enjundia de lo que pueda parecer. Los juegos de antes tenían unas limitaciones y los de ahora pese a tener más manga ancha tienen la dificultad de implementar todo aquello que se les ocurre.

 

Jorge, CEO.

La dificultad en los juegos es obvio que ha variado. A mi parecer, un título de un sistema retro es más difícil que uno de un tiempo a esta parte.

Esto se debe en gran parte a la comercialización de productos. Antiguamente no todo el mundo se podía comprar una videoconsola y, cuando se extendió la venta de este tipo de ocio, bajó la dificultad para amoldar los videojuegos a un sector emergente de la población que quería disfrutar de ellos sin la frustración de no poder completar un nivel.

Por ello, las compañías muchas veces cubren la necesidad de algunos usuarios que, para proponerse retos más difíciles, dan a elegir en que dificultad el jugador quiere disfrutar de su obra.

Otra opción son los retos que cada propio jugador se impone. Por ejemplo, los juegos de pokémon no cuentan con un selector de dificultad, por lo que el propio jugador se exige alguna norma para completarlo, haciendo más difícil el poder completar el título. Algunas de estas normas pasan por limitar la cantidad de objetos a usar, no poder volver a usar un pokémon que se ha debilitado en combate, o solamente recuperar a los pokémon una vez en cada centro pokémon.

En general, podríamos decir que la industria está cambiando para que todos aquellos usuarios no experimentados que quieran disfrutar de un videojuego, puedan hacerlo sin una tremenda barrera que podría frustrarles y por ende, dejar de usar este tipo de productos.

 

Shergiock, Redacción.

Los videojuegos han cambiado. Los jugadores han cambiado. Estos días un muy buen amigo mío ha descubierto el maravilloso título de GameCube Super Mario Sunshine, probablemente el juego en 3D del fontanero más difícil de todos. Y de entre todas sus impresiones, una de las cosas que más me llamaban la atención era la excesiva dificultad del título.

Todos los veranos suelo echarme unas partidas al título, y este verano me he animado a volver a pasármelo. Y no recordaba lo desafiante que era. Cuando era pequeño Super Mario Sunshine me encantaba, y uno de sus motivos era la satisfacción de terminar un nivel complicado varias veces. Su sucesor, Super Mario Galaxy, sin embargo, era como un paseo comparado con su predecesor.

Y a partir de ahí… Los videojuegos se han hecho cada vez más y más fáciles. Miedo me da la dificultad que pueda tener Super Mario Odyssey en Switch.

 

DuELm, Medios.

¿Eran más difíciles los juegos de antes…? Esa es la pregunta que muchas veces me hago a mi mismo mientras sostengo el mando… en ocasiones pienso que si, que hoy en día todo es más fácil, que ya las barras de vida se regeneran, que ya no hay puntos de guardado entre kilómetros y kilómetros de recorrido, sino que disponemos de “checkpoints” que al poco que mueves al personaje se está guardando la partida, y de forma automática. Que cuando estamos en plena carrera y nos salimos de la trazada o nos empuja la IA fuera de pista, ¡hasta podemos rebobinar! y así muchas otras situaciones…

Pero la verdad es que cuando me pongo a pensar fríamente, es justo ahí cuando me planteo que quizás la realidad es que este humilde servidor ya se está haciendo mayor y no quiere admitir que lo que quizás está pasando, es algo tan sencillo como que los tiempos cambian. Hay que admitir que el videojuego hoy por hoy es una industria muy potente, y está claro que el objetivo de toda empresa es obtener beneficios, por lo que en parte es lógico que pretendan llegar al mayor público posible. Y quizás, es por lo que se hayan “casualizado” un poco mas de lo normal los juegos…

Pero aun a día de hoy hay juegos que dan la talla y que llegan a ser tan difíciles que dan hasta ganas de llegar a probar la resistencia de los gamepad, y almenos a mi me traen gratos recuerdos, entre otras por esa nostalgia que me invade en lo que a dificultad se refiere, mención especial a ese DARK SOULS.

 

Rafa1995, Redacción.

Realmente es difícil encontrar una respuesta, pues hay que tener en cuenta diferentes factores. En principio podemos decir que para llegar a un público más amplio se han hecho más accesibles incluyendo dificultades más bajas o puede que el popular modo “normal” se haya hecho más sencillo, aunque seguimos disponiendo de niveles más complicados que hacen que jugar sea todo un reto. Sin embargo, en esos niveles altos vemos que no nos cuesta tanto como antes, al igual que ese juego que se nos hacía imposible hoy podemos pasarlo sin despeinarnos. Aquí entra el factor de nuestro aprendizaje a través de la práctica y es que vamos ganando habilidad conforme van pasando los años y con cada juego que nos pasemos.

Y por otro lado tenemos el factor de la tecnología, hemos visto mejoras gráficas en los juegos, pero también en el control. Así los juegos tienen movimientos más precisos y esto junto a nuestra habilidad hace que nos sintamos más cómodos. Por ejemplo, en mi caso, he visto como los juegos de fútbol han ido mejorando de forma asombrosa su control haciendo que parezca que tengo los pies de un futbolista en mi mano. Sin embargo, he visto también que al dejar de lado por un tiempo este género me ha costado más volver a jugar en sus dificultades más altas.
Por ello es fundamental tanto aprovecharse de las mejoras técnicas como ganar habilidad dedicando horas y horas. Pero aun con todo, creo que los niveles altos de dificultad siguen provocando que queramos tirar el mando por la ventana.

 

Dajo, Magazine.

Para mí existe una respuesta clara que no es ni sí ni no, mas bien sería un depende. Los primeros videojuegos en aparecer se caracterizaron por la inexistencia de dificultad, pues no podían programar mas allá que una serie de cálculos para mover al contrincante y a la pelota. Con el tiempo salieron a la luz los primeros sistemas más consistentes de videojuegos como las recreativas o la NES, en estos sistemas las dificultades eran muy disparatadas en la mayoría de los casos pero tenían un por qué de existencia, por aquel entonces costaba tanto programar como hacer juegos largos de modo que la única forma de poder alargar estos para que duraran más era añadir dificultad artificial (en el caso de las recreativas era esto y por supuesto sacar pasta a mansalva).

Con el tiempo y la llegada de las próximas consolas el panorama cambió, las recreativas gozaban de gran salud aún, con mejores gráficos y un ajuste a la dificultad (aunque seguían siendo difíciles en su mayoría, es un negocio) pero en cuanto a consolas todo cambió bastante, no solo el numero de bits, también la dificultad a grandes rasgos. En las épocas venideras a las 16 bits, el panorama de dificultad era para todos los gustos, había juegos difíciles y había juegos extremadamente fáciles como ejemplos: la saga Disney de la Snes comparada con Earthworm Jim, que puede llegar a ser una broma de dificultad. En la actualidad ese panorama ha ido creciendo centrándose en ofrecer experiencias para todos, claro que siguen existiendo ciertos géneros que tienen mercados específicos centrándose en un público que o bien, ama la dificultad extrema tanto en aprendizaje como en injusticia (aquí el caso de Street Fighter donde la dificultad radica en aprender a usar combos del personaje o Dark Souls, el cual no solo es aprender los lugaras y farmear, también tiene picos de dificultad injusta).

Muchos a día de hoy critican la apertura, pues dicen que damos las cosas mascadas, que no se pueden disfrutar etc, pero no se dan cuenta que los videojuegos (gracias a los santos) se han abierto a todos, permiten que cualquiera por muy malo que sea pueda introducirse en el mundo y amarlo, ofreciendo muchas experiencias muy variadas desde la acción hasta la interacción más calmada. Solo es necesario probar algunos de esos juegos que recordamos tan difíciles o explorar en diferentes juegos del catálogo, por que los 90 sin duda fueron una gran época pero, pero no nos sacará de la mayoría el adjetivo significativo de mediados/finales de los 80 para cualquier juego, “difícil”, quitando la excusa de que los juegos cuanto más dificultad tengan mejores son.

 

Jorge Ruiz, Redacción.

¿Cuántas veces hemos escuchado a algún amigo decir “Dificultad eran los juegos de antes, ahora son un paseo” o alguna otra frase venga a significar lo mismo.?Es muy posible que te sientas identificado con esa situación, y si no lo haces, tal vez seas tú ese amigo que pregona que lo que se hacía antes era mejor.
El motivo por el que siempre se dice que los juegos de la vieja escuela eran más difíciles es el tener que iniciarlo desde cero al morir un determinado número de veces y perder todos los créditos. ¿Por qué esto era así? Las máquinas arcade fueron pensadas como un negocio, en el que lo rentable era jugar partidas cortas para rentabilizar el juego. Pero desde que llegaron las consolas o los PC, esto dejó de tener sentido, por lo que hacer juegos con esa dificultad dejó de tener sentido. Y entonces, aparecieron los niveles de dificultad. Cada jugador es un mundo, y lo que busca para disfrutar en un juego y sus habilidades para manejarse con él son diferentes. Entonces, la dificultad de los juegos actuales puede adaptarse al jugador, y no al revés.

Por supuesto, hay otros varios motivos aparte del ya mencionado, como la falta de guías que nos ayudasen o el aumento de la importancia de otros factores tan imprescindibles como la historia. Aunque uno de los pensamientos que nos llevan a pensar en que los juegos de antes eran más difíciles es el recuerdo que tenemos de ellos. Así es, incluso juegos no tan antiguos parecían más difíciles cuando éramos más jóvenes, y el rejugarlos varios años después, nos puede confirmar que pensábamos que eran más difíciles.

 

Kalay, Redacción.

Obviamente sí. Los juegos eran antes más difíciles pero por dos razones simples: la primera eran las limitaciones técnicas; y es que no se podía dar a un juego la profundidad que le otorgan el mapeado, el diseño de niveles, la exploración o la diversidad de mecánicas. Por tanto, hacer el juego difícil, incluso a veces de forma injusta, era una manera de alargarlo para que durara más horas (otra manera eran por ejemplo los coleccionables, aunque no siempre era efectiva, ya que algunos jugadores los obviaban). Por otro lado, estas limitaciones técnicas hacían también que las mecánicas de los juegos no fueran completamente efectivas, y fallasen muchas veces.

La segunda razón era el desconocimiento del concepto “curva de dificultad”, que establece un aumento progresivo de la dificultad de los videojuegos, de forma que no resulte aburrido ni frustrante. Así, los desarrolladores no tenían en cuenta ningún estándar para la dificultad, y no sabían realmente si el juego acabaría siendo demasiado fácil o demasiado difícil, por lo que debían trabajar bastante a tientas en ese sentido. En resumen, sí, los juegos eran antes más difíciles, sin embargo, eso no es malo, ya que nos han llegado nuevas formas de hacernos disfrutar de ellos gracias a su complejidad.

Sota, Redacción.

Si bien a día de hoy la gran demanda hacia todo tipo de juegos hace que el mercado cuente con una gran diversidad y existan por lo tanto títulos modernos de gran dificultad, la norma general se ha adaptado a un mercado acomodado, que no busca un reto sino simplemente una experiencia satisfactoria y que no les dé mucho dolor de cabeza. Puede que no sea el único que mencione títulos como Dark Souls en su opinión, pero esta saga es conocida por su dificultad precisamente porque a día de hoy escasean los verdaderos desafíos.

Además, hay que tener en cuenta que los juegos antiguos utilizaban la dificultad como medida para alargar su duración artificialmente; las consolas no eran tan potentes como ahora, y esto impedía crear mapas tan largos, lo cual daba lugar a dos cosas: metroidvanias que te hacen pasar por la misma zona muchas veces a medida que aumentan tus habilidades para exprimir al máximo el espacio y juegos en los que morir una y otra vez hasta que consigues avanzar te dan más horas de juego (si no, mirad cuánto se puede tardar en pasarse un Megaman si no mueres cada tres minutos).

Concluyendo, debo decir que esta bajada de dificultad no tiene por qué ser algo realmente negativo. Los títulos difíciles nunca desaparecerán mientras una parte del mercado los pida, y al pasar la dificultad a un segundo plano podemos disfrutar de otro tipo de juegos como Last Day of June, que es un –precioso, eso sí– walking simulator en complejidad y que cualquiera podría terminar.

 

Dunkel217, Redacción.

Ante la salida de un nuevo videojuego en el mercado, uno de los puntos clave a analizar hoy en día por parte de los jugadores es la dificultad o carencia de ella que presenta dicho título. De hecho, parece que hoy por hoy si un videojuego no es difícil, no es bueno.

¿Pero realmente esta dificultad es real? Es decir, todos aquellos que hablamos acerca de si este juego es muy fácil, y este también, y este otro todavía más, solemos ser jugadores que ya llevamos una serie de años jugando, practicando dentro de las distintas categorías que existen en el mundo de los videojuegos. Es decir, ¿podrían resultarnos simplemente los videojuegos de antes más difíciles por el simple hecho de que teníamos mucha menos práctica?

 

Danny, Redacción.

Cuando los videojuegos eran una gran novedad del siglo XX, no todos podían permitirse comprarse una videoconsola. Por este motivo, no había tantos jugadores como ahora, y sólo los que se veían capaces de aceptar los desafíos que estos juegos implicaban acababan comprando dichas consolas. Con los años los videojuegos han ido ganando popularidad y hay mucha más gente que puede permitirse comprarlos. Ahora hay gente de todas las edades disfrutando de los videojuegos, y por ello las empresas deciden hacerlos más aptos para todos los públicos, o al menos en muchos casos. Podemos ver en sagas de videojuegos como Mother, Metroid y hasta Pokémon que la dificultad ha sido reducida considerablemente con los años.

 

Susanapz, Redacción.

¿Si los juegos de antes eran más difíciles que ahora? La respuesta a esta pregunta por supuesto es un ‘si’. Ya fuera de lo que mis compañeros han mencionado sobre la falta de recursos a la hora de hacer un juego hace unos años o la práctica que tenga el jugador, en mi opinión el motivo es algo más obvio: las nuevas generaciones.
Y si, tal y como nos nombramos nosotros mismos como la ‘raza inteligente’, debemos evolucionar como lo que somos, es por ello que poco a poco vemos a jóvenes con más temprana edad expertos en nuevas tecnologías. Un 50% de la gente cree que eso es maleducar a los hijos, otro 50% cree que es bueno que aprendan cosas nuevas, da igual como lo llamemos, lo importante es que la evolución está ahí y cada vez son más juegos los que se adaptan para atraer más variedad de jugadores.
Sin ir más lejos, una de las sagas más exitosas de Ubisoft como es Assassin’s Creed, es un gran ejemplo de esta ‘adaptación’, esto lo podemos observar en algunos elementos de las primeras entregas como la barra de vida, la cual debía rellenarse yendo a visitar a un médico, mientras que en las últimas entregas esta se rellena sola pasado un corto tiempo. Tanto el combate, como los acertijos también son menos complejos, algo que ayuda a las nuevas generaciones a que disfruten jugando.

Quitando esta y otras sagas, en el mercado siempre dispondremos de juegos recomendados para los más pequeños, o para más adultos gracias a la clasificación Pegi, -aunque se lo pasen por el forro-. En conclusión, quizás el problema de que veamos los juegos más fáciles esté en que algunas compañías adapten sus títulos a la edad de sus consumidores sin respetar si quiera su clasificación por edad.

 

Y vosotros, ¿qué opináis al respecto? ¡Dejad vuestra opinión en los comentarios!

Te puede interesar...

Susanapz
Soy de las que nacieron con una PSX bajo el brazo hace 21 años, hermana de Crash Bandicoot y elegida por la Keyblade. De día, junto a mi guardián Auron, intento salvar Spira y de noche soy una assassin en busca de la libertad.
Comentarios

No comments

Deja un comentario

¡Escucha nuestro Podcast!

Próximos Lanzamientos

No hay próximos lanzamientos